El padre Arrupe no condena la teología de la liberación  :   
 El pluralismo dntro de la Iglesia es bueno. 
 Informaciones.    19/05/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Información religiosa

El padre Arrupe no condena la teología de la liberación

«EL PLURALISMO DENTRO DE LA IGLESIA ES BUENO»

ROMA. 19. (EFE.)—No es exacto que el padre Pedro Arrape, prepósito general de la

Compañía de Jesús, aprobó la» criticas formuladas por el jesuita Roger Vekemans

contra la «Teología de la liberación», difundida principalmente en Iberoamérica,

afirma un comunicada de Prensa hecho público por la curia generalicia de la

Compañía de Jesús.

El texto íntegro de dicho comunicado es el siguiente:

«La Prensa ha hecho últimamente mención de un documento del padre Roger

Vekemans, S. J-, presentado a una organización asistencial internacional, con

vistas a obtener fondos para realizar un estudio sobre problemas internos de la

Iglesia en Iberoamérica. Según la misma Prensa, el padre Vekemans, en el

documento aludido, ha criticado duramente la Teología de la Liberación difundida

en Iberoamérica, y en favor de esta orientación dice que cuenta con la

aprobación y el apoyo del padre Pedro Arrapo, general de la Compañía de Jesús.

El padre Arrupe —prosigue el comunicado— no puede ser citado en apoyo de la

orientación que la Prensa atribuye al padre Vekemans. El padre Arrupe está hace

tiempo convencido de la urgencia e importancia de una seria reflexión teológica

sobre los problemas con que tiene que enfrentarse la Iglesia en el mundo de hoy.

Ha promovido todos los esfuerzos que se hacen en este campo de la reflexión

teológica, incluyendo los del padre Vekemans y su equipo en Bogotá. Pero esto no

significa de ninguna manera que el padre general apruebe personalmente cada

enfoque u orientación que se dé a esta reflexión teológica. En particular el

padre Arrape, en sus orientaciones, nunca he expresado un juicio de valor sobre

la Teología de la Liberación.

Dada la complejidad de algunos problemas actuales —concluye el comunicado—> como

el de la revolución y liberación, es natural que haya cierta diversidad de

pareceres dentro de la Iglesia. El padre Arrupe ha afirmado frecuentemente que

el pluralismo es bueno siempre que ayude a conocer más clara y objetivamente la

realidad. Sin embargo, él padre Arrope ha insistido igualmente en que el

pluralismo debe respetar la integridad de la fe los principios morales

formulados, por ejemplo, en la «Populorum Progressio», y el compromiso social

que los superiores de la Compañía han adoptado, siguiendo las directivas de la

Iglesia.»

 

< Volver