Autor: P. A.. 
   Los sacramentos no pueden pedirse ni administrarse por rutina, obligación o presión social  :   
 Una Comisión prepara en Barcelona unas normas sobre la administración de sacramentos. 
 ABC.     Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

LOS SACRAMENTOS NO PUEDEN PEDIRSE NI ADMINISTRARSE POR RUTINA, OBLIGACIÓN O

PRESIÓN SOCIAL

Una Comisión prepara en Barcelona unas normas sobre la administración de

sacramentos

Barcelona 11. Una Comisión de sacerdotes de la Archidiócesis de Barcelona,

presidida por el obispo aumiliar monseñor Guix, ha trabajado con el fin de

elaborar unas normas comunes sobre la Pastoral de los Sacramentos.

Los dos párrocos, miembros de la Comisión, hacen unas declaraciones en «El

Correo Catalán». Entre otras cosas, dicen:

«La realidad socio-religiosa de muchos católicos —dice nuestro informe— hace que

pidan los sacramentos y servicios religiosos por motivos ajenos a la fe, como

pueden ser la costumbre, el miedo al qué dirán, las presiones familiares, el

miedo a posibles conexiones entre las creencias religiosas y los derechos y

deberes cívicos.»

Ante esta situación, la Iglesia se encuentra con el Concilio Vaticano II, que

adoptó y se manifestó sobre la libertad religiosa.

«El respeto de la Iglesia por la libertad religiosa es, a la vez, respeto a la

dignidad de los sacramentos y servicios religiosos que reclaman por su propia

naturaleza ser celebrados con una actitud libre y consciente.»

Haciendo alusión a la ley española sobre libertad religiosa de 1969, los dos

sacerdotes entrevistados dicen:

«La libertad civil en esta materia podría ampliarse en dos sentidos: en el de

hacer facultativo para los contrayentes o el matrimonio religiosa (con efectos

civiles reconocidos), o el civil, sin que en el caso de elegir la vía civil

tuviesen que manifestarse las convicciones religiosas; o bien en el sentido más

radical de hacer el matrimonio civil obligatorio para todos los contrayentes, y

el religioso optativo para los que lo deseen.»

«La Iglesia, por ejemplo, debería obtener de todos los organismos competentes

que en adelante no pidieran comprobantes de las celebraciones de la fe que son

los sacramentos, o bien certificados de buena conducta, para finalidades no

específicamente religiosas, decimos en el informe.»

Respecto a los entierros, problema también tratado por la comisión dicen:

«La celebración religiosa de la muerte tendría que ser entendida como un acto

libremente decidido, y no como un trámite obligatorio para poder enterrar a un

difunto.»—-I". A.

 

< Volver