Autor: Mayoral (Posible José Mayoral Encinar ó Antonio Mayoral Fernández;padre e hijo). 
   Convendría retrasar la edad de ordenación sacerdotal hasta los veintiocho años  :   
 Se celebraron en Ávila las jornadas para formadores y superiores de seminarios españoles. 
 ABC.    17/05/1979.  Página: 25. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

LA IGLESIA EN EL MUNDO DE HOY

CONVENDRÍA RETRASAR LA EDAD DE ORDENACIÓN SACERDOTAL HASTA LOS VEINTIOCHO AÑOS

Se celebraron en Avila las ¡ornadas para formadores y superiores de seminarios

españoles

LA FORMACIÓN DE LOS SEMINARISTAS EN PEQUEÑOS GRUPOS AYUDARA A SU PREPARACIÓN

PASTORAL Y PRACTICA

Aviláis. (Denuestro corresponsal.) Ciento cinco rectores y formadores de

seminarios mayores diocesanos y catorce formadores religiosos de distintas

órdenes y congregaciones han participado en las jornadas de estudio que, bajo el

tema central "Presente y futuro de nuestros seminarios mayores", se han llevado

a cabo en la Casa de Ejercicios de Avila, organizadas por el Secretariado

Nacional de Seminarios y Universidades.

Monseñor don Jacinto Arguya, obispo de San Sebastián, que está al frente de la

Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades, presidió el acto de apertura,

asistiendo también los obispos de Avila, Salamanca, Málaga, Huesca, Segovia y

obispo auxiliar de Santiago de Compórtela,

Durante los seis días que han durado estas jornadas, fueron estudiados todos los

aspectos teológicos,pedagógicos y estructurales que deberán, posibilitar- la

formación más adecuada de Jos futuros sacerdotes, desarrollando las distintas

ponencia» temas tan interesantes como son: elementos esenciales del sacerdocio

ministerial a í>z luz del Nuevo Testamento, formas •sítales de realizar hoy el

sacerdocio ministerial, madures psicológica del futuro sacerdote, formación

religiosa del aspirante al sacerdocio, formación pastoral del aspirante y

posibles modalidades concretas de formación para el ministerio sacerdotal.

Entre las conclusiones más importantes de estas jornadas figuran la aceptación,

como una realidad que se acelera, de un sacerdocio pluralista y secularizado. Se

imponen nuevas formas de realización del ministerio sacerdotal frente al

sacerdote monolítico que ha existido hasta ahora. Esto encaja perfectamente

dentro de la teología del sacerdocio ministerial del Nuevo Testamento.

Naturalmente, esto repercute en las orientaciones que desde este momento se deba

dar a la pedagogía del seminario, en cuya evolución se aprecia también el paso

del seminario masiva a, los pequeños grupos, sin que por ello deba renunciarse a

una. dirección común. En el terreno tte las posibles modalidades para la

formación de los seminaristas se ha destacado la importancia que tiene el lograr

una madurez psicológica, mediante la realización afectivosexual y la integración

psico-laboral, abriendo de este modo la posibilidad del trabajo para los

seminarista» durante el tiempo de formación. En el aspecto religioso se aprecia

una gran crisis en los seminaristas actuales, que se atribuye a la profunda

mutación histórica que es-4amos padeciendo y que afecta a todas las dimensiones

del hombre. Desde ese punto de vista deben estudiarse las nuevas orientaciones

de aspectos concretos, como la oración, el celibato y la obediencia. Los

asistentes se han pronunciado a favor del celibato al abordar el tema de la

educación de los seminaristas para esta modalidad, vital, que deben aceptar como

condición para el sacerdocio. Se ha insistido, una veZ más, en la gran

importancia gue debe darse a la formación pastoral, tanto desde el ángulo

teórico como desde el práctico. A ello ayudará, sin duda, la constitución de

pequeños grupos viviendo integrados en la vida del barrio o de la ciudad.

Los formadores de los seminarios se han pronunciado por un retraso en la edad

para, recibir la ordenación sacerdotal hacia los veintiocho anos y por te

implantación á» un año del ejercicio del diaconado fuera (Leí seminaria y ante»

¿e ordenarse sacerdotes. Estas y otras proposiciones de tipo práctico se le

sugieren a la Comisión Episcopal para su posterior estudio e implantación.—

MAYORAL.

 

< Volver