La mía es una lucha más a nivel mental que físico     
 
 Vida Nueva.    08/11/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

2.- "La mía es una lucha más a nivel mental que físico"

En uno de los últimos números del semanario "Destino" Albert Viladot hizo una

Interesante entrevista a Luis Mª Xirinachs, que fue puesto en libertad el 6 de

octubre, después de haber pasado en Caramanchel más de dos años. Estas son

algunas de sus respuestas.

—Se ha dicho que si bien tu trabajo responde a unos intereses sociales, tiene un

carácter excesivamente individual o individualista. ¿Qué piensas tú sobre esto?

—Primero he de decir que yo he empezado a actuar en público muy tarde, y esto ha

sido debido a que no he actuado hasta que he encontrado un interés y una

repercusión popular. Y aún podría decir más: creo que informalmente trabajo a

las órdenes del pueblo. En una guerra, al lado de las grandes acciones del

ejército hay acciones individuales, perfectamente planificadas por el Estado

Mayor, y realizadas por una sola persona.

—Sin querer en absoluto entrar dentro del prohibitivo tema del terrorismo

quisiera que me explicaras el por qué tus métodos de acción se han caracterizado

en el pacifismo y en !a no violencia.

—Yo distinguiría entre el terreno en que trabajo y el estilo particular mío. El

terreno, más que definirlo como no violento, lo definiría como el inmenso campo

de la lucha ideológica por oposición al campo de la lucha violenta. La mía es

una lucha que se desarrolla más a un nivel mental que físico. Creo que la

opresión mental es muy superior a la represión física y, por el contrario, a

menudo olvidamos la importancia de esta lucha por métodos materiales que nos

parecen más expeditivos. Me preocupan tanto o más cinco millones de espectadores

de fútbol distraídos de sus responsabilidades que unos cuantos activistas

detenidos.

—¿Y respecto al estilo?

—Algunos periodistas sensacionalistas hablan sobre si soy profeta o no soy

profeta. Me parece que mi actuación se podría definir actualmente como la de

animación social. Ya hice un artículo explicando lo que era esto, en la revista

"El Pont". Es un trabajo que quizá se parece al de asistente social, aunque no

existe ni título ni sindicación.

—¿Y qué finalidades persigue la animación social?

—La unión de los hombres a todos los niveles. Una primera unidad interna de la

persona humana, llena de contradicciones, la unión en la convivencia íntima,

familiar y amical, la unión de la comunidad nacional y de la comunidad humana

universal, y la unión cósmica del hombre con la Naturaleza. No se trata de matar

para conseguir la paz, sino de asumir el equilibrio dinámico de las

contradicciones inherentes a la vida.

—Al margen de tus principios ideológicos generales, ¿tienes una línea política

concreta?

—Mis actuaciones han incidido en los siguientes campos: la consecución de una

sociedad democrática y pacífica donde el pueblo pueda ser demócrata, no sólo a

nivel político, sino también a nivel económico.

Lucho por el libre ejercicio de los derechos humanos; por eso he pedido tan

insistentemente la amnistía, incluidos también el derecho de huelga y de

sindicación obrera efectivos. Me preocupa también el derecho de

autodeterminación de las nacionalidades.

—¿Cómo ves la actividad política? Me refiero a sí te consideras un hombre

político.

—Resulto un hombre político. Yo me considero un hombre-hombre, pero como la

política es una de las viejas actividades humanas, quedo inmerso en ella.

 

< Volver