Autor: Hernández Rodríguez, Marcial. 
 Primera rueda de prensa de Suárez. 
 Harermos una política de centro-izquierda     
 
 Pueblo.    29/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 24. 

PRIMERA RUEDA DE PRENSA DE SUAREZ

"Este fin de semana se conocerá el nuevo Gobierno, que será «monocolor»"

"Creo que el PSOE será una oposición leal, pero dura y discrepante"

MADRID. (PUEBLO, por M. HERNÁNDEZ.) B presidente del Gobierno, Adolfo Suárez,

anunció ayer tarde, «i la primera rueda de Prensa que celebra desde su

nombramiento, que esta misma semana se conocerá la composición del nuevo

Gabinete ministerial. Este tendrá carácter monocolor, integrado únicamente por

hombres de UCD, aunque, según declaró el propio Suárez, algunos de sus miembros

no pertenecen ni al Congreso de Diputados ni al Senado. Afirmó que el nuevo

Gobierno seguiría una línea de centro-izquierda y, sobre lo que ha venido

denominando la Prensa «reforma administrativa», dijo que se trataba «pura y

simplemente de una pequeña adecuación a lo que entiendo es la necesidad del

Gobierno que ha de dirigir [os destinos políticos de este país en los próximos

meses».

Dijo también que el proximo Consejo de Ministros se celebrará probablemente el

próximo jueves o viernes.

La rueda de Prensa con el presidente Suárez se celebró al término de una reunión

de los doscientos setenta y dos diputados electos de la UCD. en la qua se

suscribieron los documentos mediante los cuales se formaba una Unión

Parlamentaria y se llegarla a un compromiso para constituir un partido político.

En el mismo acto se acordó la designación de Adolfo Suárez como presidente del

partido que habrá de constituirse y —según una nota de Prensa facilitada por

UCD— se le encomendó la formación, de acuerdo con los Jefes de los partidos y

grupos que constituyen la coalición electoral, de sendas comisiones gestoras

para la Unión Parlamentaria y para el partido, que organizarán una y otro hasta

su formalización definitiva.

En la rueda de Prensa posterior, Suárez afirmó que la reunión había sido una

síntesis de las conversaciones que había celebrado en los últimos días. -Se

manifestó —dijo— la voluntad de todos los partidos y congresistas que integran

la UCD de constituir un partido de estructura regional y que responda al

programa que ha servido de base a la campana electoral durante las pasadas

elecciones.»

UCD: NO HABRÁ «ALAS» ORGANIZADAS

Adolfo Suárez, que al ser preguntado sobre cuál era la tendencia ideológica de

las tres que existen en el Centro (demócrata-cristiana, liberal y

socialdemócrata), en la que él se incluía, había respondido «en la resultante de

las tres», dijo que «el partido político que quiere constituirse con UCD va a

tener en su seno las tensiones lógicas de los grupos políticos que lo integran.

Si lo que se me pregunta es si va a tener orgánicamente establecidas dentro del.

partido diversas «alas», creo que

Suárez firma el acta del nuevo partido de UCD, que habrá de constituirse, del

que fue elegido presidente

no. Esa es la voluntad manifestada hoy por todos los congresistas de todos los

partidos».

Afirmó que UCD va a seguir una línea política de centro-izquierda, «de profundos

cambios en los terrenos económico, social, cultural y político».

«LA OPOSICIÓN SERA LEAL Y DURA»

Adolfo Suárez —quien, en un momento de la rueda de Prensa encendió su cigarrillo

con el mechero que el día anterior le había regalado Felipe González, comentando

con Manuel Bueno, jefe de Prensa de UCD: «Mira el mechero del PSOE» —se refirió

a la entrevista que había mantenido con el secretario ge.neral del Partido

Socialista y, tras indicar que «la cordialidad se daba por supuesta», dijo que

el encuentro se había desarrollado en un ambiente de gran sentido de la

responsabilidad por ambas partes.

«Yo tengo la enorme satisfacción de que ambas formaciones políticas, y pienso

que todas, pero me refiero ahora a UCD y al PSOE, porque me han preguntado

ustedes por mi entrevista con Felipe González, darán respuesta exacta a la

voluntad que el pueblo español ha expresado en las elecciones. Será una

oposición leal, evidentemente dura, en otros momentos discrepante de muchas

acciones que pueda plantear el Gobierno. Ese es el juego democrático y ése es el

deber y la obligación que tenemos con los electores respectivos.»

® «NUEVOS MODOS»

El presidente Suárez aludió, a lo largo de sus declaraciones, a los «nuevos

modos» que han de regir la vida política. «La política española —dijo— cambia

sustancialmente desde el 15 de junio, exige una mayor transparencia pública, el

dar mayor cuenta de las acciones de gobierno. Inauguramos una nueva etapa, en la

que creo que todos estamos dispuestos a poner de nuestra parte lo que sea

preciso para dar una respuesta adecuada, y me importa mucho subrayarlo, a lo que

entendemos que ha sido la voluntad mayoritaria del pueblo español.» «Las grandes

formaciones políticas presentadas en el país tienen, y lo han demostrado, un

evidente deseo de moderación.»

TARRADELLAS: «LOS CATALANES DECIDIRÁN»

El presidente Suárez remitió la respuesta a las preguntas que se le hacían, al

futuro Gobierno, al próximo Parlamento o a próximas decisiones del partido que

dirige.

Así, por ejemplo, cuando se le preguntó su opinión personal sobre la posible

presidencia de Tarradellas, vino a decir que serían los catalanes quienes

habrían de decidir en su momento. Al ser preguntado por un periodista sobre los

trabajos que tenía en torno al problema de las autonomías, vino a decir que no

eran más que parte de los muchos trabajos que se harían sobre el tema —«porque

soy muy trabajador», dijo sonriendo—. Más concretamente dijo que la ley, que en

principio sería una ley constitucional de las regiones, sería discutida en el

seno de UCD con todas las representaciones regionales que componen dicho

partido. «No puedo anticipar —dijo— el resultado que obtenga´ en el Parlamento.»

«El anticipar ahora hasta dónde y hasta qué punto las regiones querrán un

determinado grado de autonomía dentro de varias opciones posibles, el

anticiparlo ahora sería una osadía sin límites.»

En definitiva, Suárez vino a decir que muchos de los problemas de gobierno que

ahora se plantean habrán de ser resueltos en un marco de diálogo con las fuerzas

representativas y mediante el uso de los cauces habituales en una democracia «A

no ser que me dejen utilizar el decreto-ley», dijo sonriendo.

Este especial interés demostrado por el presidente a lo largo de la rueda de

Prensa en evitar personalismos también se reflejó a la hora de1 abordan el tema

internacional. Así, al referirse a la Comunidad Económica Europea, tras afirmar

que «España es parte de Europa», añadió «en cualquier caso, los criterios

personales del presidente no pueden servir nunca como orientación válida».

.Respecto a la posible entrada de España en la OTAN, manifestó: «Yo no sé si

España quiere que entremos en la OTAN. Es evidente que hay que contar con la

voluntad de este partido que se constituye y con la voluntad de las demás

formaciones políticas. En este país tiene que haber nuevos modos, nuevas maneras

y nuevos métodos y los criterios personales del presidente y de los políticos no

pueden servir nunca, en principio, de decisión.»

En otro orden de cosas, Suárez se mostró partidario del control parlamentario de

RTVE «cuanto antes».

En la reunión, de , más de dos horas" de duración que ayer celebraron los

parlamenta!.os electos con Adolfo Suárez, tras un almuerzo de trabajo en la

Moncloa, a la que asistió el Comité Ejecutivo de UCD, intervinieron alrededor de

40 oradores.

Insistirían en el tema de la necesidad de «un único partido», en apoyo de la

tesis de Suárez, los señores Sancho Rof, Cisneros y Esperaba. Habría habido un

discrepante —según las fuentes consultadas por PUEBLO, ya que la reunión fue a

puerta cerrada—, perteneciente al grupo de los liberales, que habría pedido que

se demorase la elección de presidente del partido, hasta que éste se hubiera

constituido. Se le habría respondido de la necesidad del nombramiento, por la

necesidad de afrontar el futuro con un aparato organizado. El discrepante, según

nuestras fuentes, no discutiría tanto el liderazgo de Suárez como el momento de

su nombramiento.

En otro orden de cosas, Suárez habría reafirmado la necesidad de realizar una

política de centro-izquierda; la necesidad de prepararse para las próximas

elecciones municipales, y habría aclarado, a preguntas de un diputado oue UCD no

llegaría a una alianza con el partido del señor Praga Iribarne.

También, , según estas fuentes, Suárez dijo que «hay que acostumbrarse al hecho

da que el PSOE es una altsmativa de Poder», y se habría manifestado muy

optimista tras su entrevista con Felipe González.

Por últ´aio. cabe reseñar un hecho anecdótico: el presidente estuvo n punto de

perder su reloj •de pulsera, que databa, precisamente,´ del día en que las

Cortes aprobaron la reforma política. Al final, tras intensa búsqueda del propio

presidente inspeccionando sus bolsillos y de líderes centristas mirando por

todas partes, apareció el reloj.

Fotos SANTISO

 

< Volver