Unión de Centro y reforma administrativa     
 
 Ya.    26/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

26-VI-77

Unión de Centro y reforma administrativa

DOS temas son objeto estos días de la atención de (a prensa: el *~* de las

reuniones con los grupos que integran la Unión de Centro Democrático con vistas

a constituirse en el partido gobernante y el de la reforma administrativa que

afecta a la estructura del Gobierno.

Nosotros no entramos ni salimos en cuál sea la forma que adopte la Unión de

Centro. Pero, por encima de todas las fórmulas, existe la realidad de que su

presencia en las dos Cámaras le impone la obligación de gobernar. Y si ya no es

bueno que un Gobierno no cuente en el Congreso con la mayoría absoluta, es

absolutamente inadmisible que su mayoría carezca de la cohesión suficiente. Al

ir esos partidos a las elecciones en candidatura única y bajo el liderazgo de

quien en ese momento podía presentar al país el carisma más atrayente, como los

hechos han demostrado, esa coalición ha conseguido la mayoría nacional. Y ha

asumido por ello el compromiso que ya era previsible en tal caso: el de

gobernar, comprometiéndose a resolver los gravísimos problemas de todo orden que

nos agobian. En primer término, los económicos.

Pensar que el apoyo parlamentario a un Gobierno puede estar sometido a lo que en

cada momento quieran -acordar por separado, una cantidad cíe partidos a los que

los electores votaron balo la unión que representaba una candidatura única,

podría conducir a un resultado gravísimo; algo así como la traición a los

electores. A nadie se le podría ocurrir semejante dislate. Ahí hay un grupo que

tiene que mostrarse unido en virtud de compromisos previos. Lo cual no quiere

decir que gobierne solo. Desde la oposición se gobierno también.

Y" hay que contar con la oposición para todo. Reiteradas veces hemos dicho que

una constitución no puede ser un texto que salga por la mitad más uno da los

votos. Una constitución necesita un consenso general, so pena de nacer condenada

a figurar pronto en el archivo histórico del exceso de constituciones españolas.

Y ésta es la expresión más concluyente de nuestra Inestabilidad política. Dos

siglos tiene la Constitución de los Estados Unidos, actualizada a base de

enmiendas agregadas. Y el país constitucional por excelencia, la Gran Bretaña,

ni siquiera tiene el texto da una constitución escrita, porque está elaborada

por la vida misma a lo largo de los siglos.

DECIENTE, por otra parte, está nuestro comentario editorial sobre la necesidad

de negociar el plan económico. Indispensable, urgente, de vida o muerte quizás.

El ministro de Hacienda, auténtica víctima, ha dicho algo incuestionable: que si

hasta ahora la economía ha estado supeditada a la política, ahora es la política

la que ha de supeditarse a la economía.

Urge, pues, el acuerdo definitivo entre los grupos de Centro para poder estar a

la altura de las circunstancias.

EL PSOE ha dado a la publicidad una nota en la que dice que la reforma

administrativa debe ser sometida a las próximas Cortes. Creemos que *e olvida

que una reestructuración de ministerios debe ser hecha antes de la constitución

del Gobierno. De otro modo, lo lógico es que no haya tal reforma en mucho

tiempo. Y eso puede ser grave si se considera necesaria.

Porque una de dos: e se prolonga la vida del Gobierno actual hasta que las

Cortes aprueben la reforma, con el ríesgo de interinidad consiguiente y no están

los tiempos para interinidades , o se constituye ahora un Gobierno que iba a

durar poco, hasta que fuera aprobada la reforma, con lo cual la interinidad es

mucho más grave. El PSOE dirá si cree que alguna de esas soluciones es

aceptable, salvo que su política sea la de lugar al desastre. Pero esto ya lo

iremos viendo.

 

< Volver