Autor: Moreu, Fernando. 
   La reforma administrativa debería ser consultada     
 
 Informaciones.    28/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

LA REFORMA ADMINISTRATIVA DEBERIA SER CONSULTADA

Como español demócrata, como profesional y como ingeniero de caminos con alguna

e_xperiencia y coa plena dedicación, en buena parte desinteresada, a las obras

públicas, ante la anunciada, desconocida y para mi precipitada reforma

administrativa, rae siento en e] deber de exponer una serie cié ideas personales

al respecto, por si alguna pudiera ser útil a administrados y administradores de

este pais al" que ´casi todos estamos demostrando querer.

La operación reforma administrativa, a mi inicio, debe reunir una serie de

requisitos y garantías, sin las cuales podrían constituir un freno o mal

precedente para otra reforma más seria o participada o simplemente pudiera ser

un movimiento inútil de personal y medios de elevado coste, que ayudara a

consolidar situaciones desagradables o simplemente sustituirlas por otras

similares en el fondo, aunque con novedoso y brillante formato. Pero es más. la

anunciada reforma podría ser aprovechada ix>r grupos profesionales conocidos o

intereses de cuerpos anodinos para encaramarse en puestos de gestión, desde hace

tiempo ambicionados.

Debe ser la reforma científica, seria y meditada para cubrir o mejorar el

alcance de unos objetivos: previamente definidos y después de comprobar que

aquéllos no pueden alcanzarse eficientemente con la estructura "administvativa

octual.

Una reforma de envergadura no puede nacer de la feliz idea de un hombre, ni de

un grupo reducido de hombres, en el tiempo que vivimos con administrados mayores

de edad ni tampoco puede obedecer a las directrices de un libro blanco, verde,

azul o rojo. Deben, a mi juicio, estudiarse y evaluarse todas las alternativas

imaginables, y no sólo por expertos anónimos o en las altas esferas de la

Administración. Paralelamente los profesionales que trabajan dentro y fuera de

aquélla y los propios administrados pueden y deben ser oídos, y estos últimos

decisivamente a través de los senadores y diputados, que ya !os representan.

Es decir, ni la reforma Administrativa debe ser diseñada por el poder ejecutivo

actual, ni hay ninguna urgencia como para que asi sea,.ni rima ello con la

democracia española recién estrenada; tampocp pueden elaborarse por expertos

administrativos, que dudo los haya en el conjunto de la ciencia de la

Administiación.

Los colegios profesionales, como corporaciones cualificadas independientes,

aunque con intereses propios, pueden y deben ser oídos, cada uno en los asuntos

de la Administración que les competan.

Los criterios básicos y experiencias de cada grupo profesional en las distintas

esferas de la vida física real con las que se encuentre Intimamente relacionado,

serán útiles en el diseño de una auténtica y eficaz reforma, que no puede

consistir en un simple reajuste departamental ni en un cambio somero de

competencias, descripciones o atributos profesionales; más bien, a mi juicio,´

deberla tratarse de dar entrada al administrado, haciéndolo oartícipe y

responsable de una Administración o.ue no puede serle extraña ni caerle desde

arriba.

Por último, y en el caso del actual Ministerio de Obras Públicas, diseñado hace

tiempo por un buen e inteligente hombre, con participación directa del usuario,

a mijuicio es precipitado su despiece y la gestión y decisión de los ingenieros

de Caminos que en él trabajan podrá sustituirse, en parte, por el administrado,

que desde luego tiene más derecho a ello cue otros grupos de profesionales por

muy bien que hablen o redacten y por muchos diplomas, oposiciones y títulos que

posean en Derecho Administrativo, Legislación Laboral. Dirección de Empresas,

etc., ya que de lo que se trata ´ es de hacer y de hacer bien, no de hablar o

escribir.

Creo que en el Ministerio de Obras Públicas, y más aún en el de Hacienda, lo que

de verdad hacen falta son economistas profesionales, que hasta´ .ahora han sido

sustituidos por abogados y técnicos de Administración Civil, cuerpo .que. a mi

juicio, es demasiado ambivalente para la compleja Administración actual. —

Fernando Moren (Granada).

28 de junio de 1977

 

< Volver