Señor Valentín Gamazo en la conmemoración dela exaltación de Franco a la Jefatura del Estado. 
 "Compartimos la demanda de una rápida respuesta al tema asociativo"     
 
   30/09/1974.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

SEÑOR VALENTÍN GAMAZO, EN LA CONMEMORACIÓN DE LA EXALTACIÓN DE

FRANCO A LA JEFATURA DEL ESTADO:

"COMPARTIMOS LA DEMANDA DE UNA RÁPIDA RESPUESTA AL TEMA ASOCIATIVO"

SALAMANCA, 30. (CIFRA.)—«Tenemos cada uno de nosotros la obligación histórica de proseguir la

obra de Franco, y para entendernos un poco más, proseguir su obra y continuarla no es otra cosa que

perfeccionarla», ha dicho el delegado nacional de la Juventud, don Manuel Valentín, en el acto

conmemorativo de la proclamación de Francisco Franco como Jefe del Estado

El acto, al que se sumaron unos 20.000 salmantinos, tuvo lugar en el barracón de los campos de San

Fernando (Motilla de los Caños), donde Franco fue exaltado a la alta magistratura de la nación. Tras la

celebración de una misa de campaña en la ermita de Santiago Peregrino pronunció la lección política el

delegado nacional de la Juventud que expuso las circunstancias concretas que llevaron a los generales y

oficiales de la Junta de Defensa Nacional a proclamar para la más alta magistratura al militar de mayor

prestigio popular en el momento, y refiriéndose al acto conmemorativo que se celebraba, añadió:

«Los hombres de Franco no aspiramos a más patrimonio que un mañana por hacer, pero un mañana con

cimientos y con historia, donde cada piedra se asienta en otra piedra, donde los últimos brotes de su

tronco robusto reconocen la legitimidad de sus raíces.»

Más adelante, recordando las raíces sociales del régimen, exigió «la libertad de ascender en la escala

social según los justos merecimientos de cada uno; es la libertad de tomar la parte que corresponda en el

producto de mi trabajo; es la libertad de expresar la disconformidad ante la presión y el monopolio; es la

libertad de intervenir libremente en los asuntos comunitarios; es la libertad de encontrar cada día el cauce

justo responsable de una crítica que edifique; es la libertad de entender y conocer lo que me rodea sin

manipulación ni parcialidades.

Pero esa libertad —dijo—, naturalmente, tiene que tener su cauce y su expresión. Por una parte, los

cauces orgánicos, que tienen que acoger la problemática personal de cada hombre en su ámbito familiar,

profesional y comunitario; por otra las vías de participación política que configurarán el movimiento

asociativo. Tanto uno como otro cauce de participación, es justo reconocerlo, precisan de potenciación o

lanzamiento. ¿Ocultaremos aquí las voces y exigencias que demandan una mayor autentificación de las

estructuras orgánicas y una rápida respuesta a1 tema asociativo? No es licito recatar ninguna verdad;

bueno será que desde aquí reconozcamos y apoyemos la demanda, porque la compartimos.»

El delegado nacional explicó en este marco el significado de la obra de Juventudes y la aportación realiza-

da al país por los hombres que en ellas se formaron. Se refirió a continuación a la reconciliación nacional

sin exclusiones, y rechazó cualquier desaliento. El señor Valentín Gamazo expuso a continuación una

serie de puntos en los que centra el compromiso de las nuevas generaciones:

«Una sociedad más justa, donde las cosas se llamen por su nombre y a nadie se le engañe llamando

patriotismo al patrimonialismo. Una mas real, electiva y posible participación en las cosas de todos donde

la democracia que apetecemos y nos enseñasteis constituya más una norma de conducta que un

reglamento de juego. Una, mayor ejemplaridad y limpieza en el mando, la autoridad y el magisterio, para

que ante la juventud que espera y desea creer prevalezca la conducta consecuente sobre el oportunismo

variable.»

Por ultimo, el delegado nacional de la Juventud hizo un llamamiento a la unidad y a la concordia para que

todos los españoles pudieran participar libremente en la construcción del futuro, y terminó diciendo;

«Cuando la Providencia disponga, don Juan Carlos asumirá, como Rey de los españoles y con nuestra

lealtad anticipada, la parte más difícil de la herencia. Y por eso mismo, desde aquí tenemos que hacerle

sentir la seguridad de nuestra compañía.»

30 de septiembre de 1974

 

< Volver