Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
 Barcelona: ruego del concejal señor Soler. 
 Que el Ayuntamiento se solidarice con el programa de aperturas del presidente Arias     
 
   30/09/1974.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

BARCELONA: RUEGO DEL CONCEJAL SEÑOR SOLER

Que el Ayuntamiento se solidarice con el programa de apertura del presidente Arias

Por Enrique SOPEÑA

BARCELONA, 30.—Que el programa de apertura preconizado por el presidente del Gobierno llegue

al Ayuntamiento de Barcelona y éste, asimismo, apoye tal postura. Tal es el deseo del concejal señor

Soler Padró, según un ruego enviado el sábado al municipio con el fin de que sea debatido en el Pleno que

ha comenzado esta mañana. Digamos inmediatamente que, tras el editorial de «Fuerza Nueva», el ruego

del señor Soler Padró sintoniza perfectamente con lo expresado aquí por los portavoces más

representativos de la opinión pública.

Textualmente, el escrito del mencionado regidor es el siguiente «Que el Pleno municipal acuerde

transmitir su adhesión y apoyo al programa político del presidente Arias Navarro, expresado tanto en su

discurso del 12 de febrero como en sus recientes declaraciones a los órganos de Prensa: programa que

sobre las anchas bases de una mayor integración y participación política de todos los españoles y un

enraizamiento de la monarquía, está destinado a consolidar el futuro institucional del país. Esta adhesión

y este apoyo que se prestan al presidente Arias constituyen el exponente de lo que Barcelona desea en

esta hora: la pacífica convivencia en el entendimiento y en la libertad de todos los españoles, lejos de

radicalismos de cualquier género.»

¿Qué alcance otorga el señor Soler Padró a su petición? Ayer mismo lo explicaba personalmente al

periodista don Josep-F. Valls en «El Correo Catalán». «Quisiera afirmar —señala el regidor— que el

clima de apertura del Gobierno Arias ha de trasladarse a los entes municipales. Durante treinta años, los

Plenos municipales han sido los Plenos del silencio de la anormalidad; los Plenos municipales deben ser

un foro donde se hable, se discuta, se vote y gane la mayoría; los ciudadanos, en última instancia.»

Don Jacinto Soler Padró es tal vez uno de los concejales más jóvenes del actual consistorio. Ganó las

elecciones por el tercio corporativo representando a la Universidad y a los Colegios profesionales,

concretamente al Colegio de Economistas, corporación que, en sus pocos años de existencia, todavía no

se ha alineado junto a los Colegios más «contestatarios» de la Ciudad Condal. El señor Soler Padró es

abogado y economista y colabora habitualmente en las páginas de «La Vanguardia» en torno a problemas

económicos. De unos meses acá, el señor soler Padró parece seguir la «linea Tarragona». Con notable

frecuencia envía a los periódicos sus puntos de vista, municipales —«el ciudadano debe enterarse de lo

que nosotros efectuamos», explica a «El Correo Catalán»—, al tiempo que se está especializando en

ruegos, preguntas y proposiciones. Junto al ruego político reseñado, el concejal corporativo ha planteado

para hoy la ordenanza contra incendios (formulada inmediatamente después de la catástrofe de la calle de

las Tapias: «Desgraciadamente, en este país, y en otros también, las medidas se toman tras los grandes

acontecimientos»), y ha solicitado otro Pleno extraordinario dedicado en exclusiva a la nueva entidad mu-

nicipal metropolitana, organismos polémicos nacidos por decreto a mediados de agosto y que, por ahora,

no ha convencido a nadie, cuando los barceloneses habían reivindicado una corporación comarcal de

mayor envergadura, capaz de enderezar la caótica situación urbanística de Barcelona y su entorno.

30 de septiembre de 1974

 

< Volver