"ICE", órgano del Ministerio de Comercio. 
 La reforma administrativa inadecuada e inoportuna     
 
 Diario 16.    30/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

"ICE", árgana del Ministerio de Comercio

La reforma administrativa inadecuada e inoportuna

MADRID, 30 (D16).—"Información Comercial Española", revista del Ministerio de

Comercio, publica hoy un editorial muy duro contra la reforma administrativa que

proyecta Suárez, aunque el presidente se haya negado a denominarla "reforma

administrativa".

"Si la reforma administrativa es la que ha hecho pública "ICE", el procedimiento

Utilizado es "Irregular y antidemocrático". Las Cortea todavía no constituidas

no han conocido las diferentes alternativas ni han discutido sobre los diversos

proyectos posibles. Tampoco las organizaciones d« funcionarios han elevado su

voz, e Incluso los Departamentos interesados, hasta el momento, parece ser que

no han sido consultados."

"Por añadidura —resalta ^el órgano d« Comercio—, la reforma en el momento

presente e»-´Inadecuada e Inoportuna, por el desconcierto burocrático que pueda

provocar en un momento Inmediatamente anterior a la formación d* un nuevo

Gobierno y a la,constitución de los órganos legislativos." Luz verde a los

grupos de presión

«Este desorden administrativo —argumenta la revista—, en mementos de crisis

económica, frena una eficacia deseable en todo programa económica que aborde a

corto plazo el próximo Gabinete."

Agricultura, según las noticias filtradas, se convertirá «n Ministerio d«

Agricultura y Alimentación. Es difícilmente comprensib1e —señala "ICE"— que

intereses tan contrapuestos como los de productores y consumidores puedan ser

dirigidos desde un mismo Departamento. Tradicionalmente, el contrapeso a loa

intereses de los sectores productores ha venido siendo protagonizado por el

Ministerio horizontal, el de Comercio, que ha introducido el punto de vista

tanto de la racionalidad económica como de la defensa del consumidor. No se debe

poner en las mismas mano» las políticas de dirección de la producción y la

defensa de la estabilidad de precios.

Por. otra parte, los grupos de presión industriales tratarán de ejercer una

decisiva influencia sobre un llamado Ministerio de Fomento, que no- podrá

distinguir adecuadamente entre los intereses generales del país 7 los

particulares de la? sectores afectados e interesados. Y ni siquiera sería

coherente que el Ministerio de Agricultura quedase fuera del pretendido

Ministerio de Fomento.

Comercio minimizado

No es fácilmente comprensible —resalta "ICE"— que la reforma administrativa

minimice al Ministerio competente en materias de exportación e importación, así

como otras transacciones exteriores, y le convierta en una simple Subsecretaría

dentro de un Ministerio de Fomento de corte eminentemente vertical.

En última instancia —continúa el editorial— cabría preguntarse sobre la

racionalidad de dividir entre distintos departamentos algo que puede exigir una

necesidad de enfoque, como es el comercio exterior. ¿Dónde sé situarían^ una

necesariamente única política arancelaria, de expansión de exportaciones, de

política comercial, etc.? En estos momentos en que el comercio exterior adquiere

un indudable carácter relevante, parece impensable dividir entre varios

departamentos algo que nunca pueda corresponder a la naturaleza de los productos

que sean objeto de importación o exportación; por ejemplo, productos agrícolas o

industriales, Bino a una filosofía a adaptar necesariamente por el Gobierno y &

gestionar por su único Departamento.

En resumen, "ICE" no está´ en contra de una reforma administrativa, que

considera insoslayable. Las puntúalizaciones de este editorial apuntan a la

necesidad de que esta reforma no sea objeto de un tratamiento coyuntura!, al

servicio de planteamientos políticos particulares, sin una discusión

parlamentaria en las nuevas Cortes democráticas y sin que el funcionario haya

tenido la mas mínima participación en su elaboración.

En tanto que el pato no haya decidido qué Administración desea —concluye

"ICE"..., la idea más razonable sería la de potenciar la acción de los

ministerios existentes, entorpecida gravemente hasta ahora por la acción de los

fuertes grupos de presión económicos del país que han hecho Imposible un mínimo

da coordinación económica. No hay que olvidar que la organización administrativa

prejuzga en gran medida la estructura de poder del país.

 

< Volver