Autor: Nieto González, Miguel Angel. 
 Entrevista. Hoy sus amigos le rinden un homenaje. 
 Joaquín Satrústegui: "El voto recibido de los marxistas no hará cambiar mi postura política. Eso jamás"  :   
 Estamos dando los primeros pasos para formar un gran partido liberal. 
 ABC.    05/07/1977.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

ABC. MARTES, 5 DE JULIO DE 1977. PAG. 15

ENTREVISTA

HOY, SUS AMIGOS LE RINDEN UN HOMENAJE

JOAQUÍN SATRUSTEGUI: «EL VOTO RECIBIDO DE LOS MARXISTAS NO HARÁ CAMBIAR MI

POSTURA POLÍTICA. ESO JAMAS»

«Estamos dando los primeros posos para formar un gran partido liberal»

Amigos y electores de Joaquín Satrústegui, el hombre que ha obtenido un

brillante triunfo en las pasadas^ elecciones con su candidatura al Senado, le

´rinden homenaje hoy.

Joaquín Satrústegui ha sido uno de los más recalcitrantes opositores al régimen

de Franco, habiendo sido multado v deportado por ello.

Monárquico, de siempre. Liberal se negó a formar parte de la Unión de Centro

Democrático junto a los oíros liberales, por considerar que era un partido

gubernamental, y, por tanto, dependiente del Poder.

Joaquín Satrústegui, senador respaldado por el voto de más de un millón de

electores madrileños, nos recibe en su casa a primeras horas de la mañana. El

resto del dia es de continuo trabajo y estudio, con vistas a su labor en el

Parlamento.

—Señor Satrústegui, es evidente que usted no es marxista; sin embargo, ha

recibido muchos votos de sectores marxistas. ¿Esto puede condicionar su actitud

política en el Senado?

—Es evidente que me ha votado un sector marxista, es más, yo diría que me han

votado los sectores marxistas, pero también me ha votado algún sector de la

derecha. Yo estoy sorprendido de que mucha gente de la derecha que yo

consideraba no comprendían mi actitud, tanto de Alianza Popular como de unión de

Centro Democrático, me han votado, y quizá haya sido por ellos por los que el

número de votos obtenidos haya sido superior al esperado.

Por otra parte, estoy convencido de que los votantes marxistas sabían

perfectamente cuál era mi postura política, y supongo que no habrán pensado que

la voy a variar porque ellos me hayan votado. Eso jamas. Pienso que han

comprendido que la democracia hay aue hacerla entre todos. Los marxistas sabían

que ellos solos no podían hacer una Constitución, y que en su redacción tendrían

aue intervenir los liberales, los demócratas cristianos, etc. Este era,

precisamente, el sentido de nuestra candidatura, así se ha comprendido, y

supongo que por eso se ha votado en bloque.

—Ha dicho usted que el número de votos ha sido superior al esperado. No estaba

seguro de una victoria tan amplia,?

—Yo esperaba ganar, ya que la candidatura estaba muy bien planteada, pero es

cierto que el triunfo ha sido muy superior al previsto.

—Desde su escaño de senador, ¿cómo recordará su pasado político?

—Voy a recordar que siempre luché contra el régimen del general Franco, que

preconicé siempre la superación de la guerra, es decir, la reconciliación

nacional, y que siempre creí que era imprescindible restablecer la democracia,

por lo que respaldé al Conde Barcelona en su Intento de que fuera la Institución

Monárquica la que facilitase su establecimiento pacífico.

Por todo esto colaboraré con todos aquellos senadores que estén dispuestos a

aprobar una Constitución, auténticamente democrática. Estoy seguro de aue así

será el texto aue redacte el Congreso. También estoy seguro de que el resultado

de las elecciones ha conseguido que el Senado,

CINCO CÉNTIMOS del precio d« este número se destinan a la Escuela-Hogar para

Huertanos de Periodistas, Empleados y Obreros, obra creada por el Caudillo para

acoger en ella » los hijos de periodistas, empleados y obreros fallecidos.

concebido como freno para la democracia, será un apoyo más para conseguir una

Constitución democrática. Por todos mis recuerdos y por mi posición actual yo

lucharé para que así sea.

—Si la U. C. D.-.se convierte en un partido único, todos ios liberales que están

dentro desaparecerán como partido específico. ¿Cuándo surgirá entonces una

formación política Que venga a llenar este hueco?

—Creo que estamos dando los primeros pasos-para formar ese gran partido liberal.

Mire usted, hay una cosa muy clara •de las pasadas elecciones, y es que las

opciones para el elector no han sido nítidas, hubo mucha gente que no sabía a

quién votar, porque ninguna de las candidaturas para el Congreso le satisfacían.

En Madrid esto ha sido clarísimo, y esos votos se han ido a la candidatura que

en ese momento resultaba más afín, es decir, que ha sido un voto coyuntural;

conozco muchos liberales que han votado al Partido Socialista Obrero Español y

al Partido Socialista Popular.

Por otra parte, hubo un amplio sector que ha votado a lo que consideraban la

seguridad. Cuando vean que la democracia no supone inseguridad, sino una fórmula

racional de gobernarse, cada uno votará a la Ideología que le sea afín, sin más.

Si los liberales logramos ahora un partido con estructuración al uso europeo, en

las próximas elecciones muchos de los Que han votado al socialismo o a la U. c.

D. nos votarán a nosotros.

—¿Está de acuerdo en que España puede convertirse «n un país de Parlamento

bipartidista?

—Eso es muy difícil de predecir, ya que, teniendo en cuenta lo que he dicho

antes, muchos de los que han votado a los socialistas no son socialistas. No sé

en qué proporción se ha producido esto, ni sé tampoco cuál será la actitud

definitiva de los dirigentes del P. S. O. E., ya que si hicieran un partido que

fuera a cubrir su programa —no lo. que han manifestado en televisión ni en los

mítines, que ha tenido una gran dosis de sentido común—. Es decir, que vayan a

un plan de nacionalizaciones excesivas que produzca graves distorsiones en la

economía, y que. por tanto, puede producir un grave mal al país, es posible que

el partido se, escinda, o al menos muchos de los que ahora los han votado ya no

los volverán & votar.

Respecto a la U. C. D., le diré que e» posible que acierte, que adopte una

ideología concreta que atraiga a una gran cantidad de electores. Pero, desde

luego, lo que no puede ser posible es que continúe con su pretensión de

representar, a la vez, a los democristianos, socialdemócratas y liberales, ya

que son tres familias política* muy diferenciadas.

Por último, si los liberales logramos esa partido de corte moderno, progresista

y avanzado, que en Europa sirve de moderador y que en España es necesario para,

que los socialistas no se radicalicen y que las derechas no se´ conviertan en

retardatarias del proceso político, nos llevaremos muchos votos de ambas

formaciones.—Miguel A, NIETO.

«Colaboraré con todos los senadores que estén dispuestos a aprobar una

Constitución auténticamente democrática»

 

< Volver