Las relaciones entre España y la Santa Sede reclaman la colaboración entre la Iglesia y la comunidad política     
 
 ABC.    08/01/1977.  Página: 23. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

Fuente: ABC MADRID Fecha: 08-01-1977 Página 31

ABC. SÁBADO 8 DE ENERO DE 1977. PAG. 23.

en el mundo de hoy

«LAS RELACIONES ENTRE ESPARA Y LA SANTA SEDE RECLAMAN LA COLABORACIÓN ENTRE LA

IGLESIA Y LA COMUNIDAD POLÍTICA

O Palabras del Papa Pablo VI en la presentación de credenciales del primer

embajador del Rey de España ante la Santa Sede,, don Ángel Sanz Briz

Ciudad del Vaticano,´ 7. (Efe.) Las relaciones entre´España y la Santa Sede, en

el marco de una «conveniente independencia muta»», no excluyen,´ sino que

reclaman, «la sana y oportuna colaboración; entre la Iglesia y la comunidad

política, en beneficio de los propios subditos».

"Asi afirmó hoy el Papa Pablo VI en el discurso aue pronunció al recibir las

cartas credenciales de don Ángel Sanz Briz. primer embajador del Rey de España

ante la Santa Sede, en una solemne ceremonia que se desarrolló en la sala del

trono de> los palacios apostólicos.

. .

El Pontífice, tras expresar su gozo, por recibir las cartas credenciales de un

embajador español. y dar la bienvenida, • al nuevo representante diplomático,

destacó que «llega vuestra excelencia como representante de una nación con la

que esta sede apostólica ha mantenido fructuosas y estrechas relaciones

seculares.

Subrayó el Papá cómo el pueblo español, «desde los albores del cristianismo,

recibió la fe de Cristo, se esforzó por vivirla con entereza en el ámbito

personal y colectivo, la dilató allende sus fronteras y la plasmó en tantos

modelos eclesiásticos de santidad, antiguos y recientes». ´ "

Especial énfasis puso -Pablo VI al afirmar que «estas relaciones consolidadas y

fecundas, que no podían por menos de sentir el influjo de las vicisitudes

temporales, han hallado una nueva y feliz expresión, todavía por completar, en

el reciente acuerdo del mes de julio último, hito para una conveniente

independencia mutua,

CONSOLIDACIÓN DE UN CUMA SOCIAL.—«Tal ha sido el objetivo al que ha mirado y

mira en todo momento la sede apostólica y la Iglesia en España —anadió elPapa—.

en un esfuerzo encaminado a fomentar y elevar (manto de verdadero. d« bueno y de

bello hay en la comunidad humana, favoreciendo así la consolidación de un clima

social donde se afiance la concordia, la justicia y la caridad. -

Aseguró el Pontífice yus en la nueva etapa que vive su país —y a la que miramos

con simpatía y esperanza— no faltará por parte de la Iglesia, dentro del debido

respeto por las varias Opciones legítimas, el ofrecimiento de una

adecuada´iluminación, desde el Evangelio y el Magisterio, de la conciencia de

los fletes, para Que ellos asuman libre y responsablemente las concretas y

justas decisiones cívicas que le corresponden.

.

Dirigiéndose al embajador de España, .Pablo VI formuló «los.mejores votos para

su país. & lia de que éste, fiel á sus esencias cristianas, responda debidamente

a la cita de la- historia, y prosiguiendo xpor derroteros dé concordia y de

esfuerzo mancomunado de todos sus hijos, camine hacia un futuro de paz. de

prosperidad, de integración -interna y de .justa inserción Internacional».

Concluyó, el Santo Padre deseando un feliz y fructífero cumplimiento de su

misión a don Ángel Sanz Briz, al que rogó «transmita a Su Majestad el Bey

nuestro vivo aprecio y agradecimiento por su deferente mensaje, mientras

imploramos sobre su persona, su familia y todos los queridos hitos españoles

abundantes bendicio* nes del Altísimo».

PALABRAS DEL EMBAJADOR. — Concluido el discurso oficial, el Pontífice conversó

brevemente con el nuevo embajador de España; en forma más Informal y menos

nrotoeolaria. -.

Previamente, don Ángel Sanz Briz —quien cuenta sesenta y seis.años e inició su

carrera diplomática en 1933. con su última misión como embajador en Pekín desde

1977- pronunció unas palabras de saludo al ´Pontífice, en- las que, junto a su

gran satisfacción y alegría, puso de relieve el mensaje del Rey Don Juan Carlos

I de «Homenaje de "filial devoción al vicario de Cristo y de reiterar su firme

adhesión a la cátedra de Pedro, expresadas ya en vísperas de su proclamación»

Hizo notar él embajador cómo el pueblo español, «cuyo modo de ser no sería

completo si no fuera profundamente católico, ha sabido apreciar y agradecer las

paternales muestras de afecto que supone la elevación e. la gloria de los

altares durante .vuestro pontificado de MU nutrido grupo de españoles, que

vienen a -engrosar las santas filas encabezadas por esos hombres y mujeres

preclaros en la historia de la Iglesia, en la de España y de la Humanidad».

También destacó que «el Rey Don Juan Carlos y su Gobierno valoran en su justa, y

grande importancia las cordiales relaciones existentes entre la Santa Sede y

España, recio tronco de raíces multlseculares cuyo frutó más reciente es el

acuerdoque el pasado 28 de julio firmaron, el secretarlo de Estado, cardenal

Jean Villot, y el ministro de Asuntos Exteriores, don Marcelino Oreja».

PROBLEMA DE LA PAZ^Puso-de relieve don Ángel Sanz Briz nomo estas relaciones

entre la Santa Sede y España, jurídicamente basadas en los principios generales

del Derecho Internacional, «convergen hoy en la común preocupación ñor el

próblema de Ja paz, que con tanta clarividencia y elevado magisterio ha.

expuesto vuestra Santidad con ocasión de la décima jornada mundial de la paz».

Destacó el contenido del mensaje pontificio y sus «nobles Ideas de

civilización»; por las que «vuestra Santidad asume- la carga de "profeta de la

paz":..». . —

Recordó especialmente el embajador español aquellas referencias del Pontífice a

los «signos inquietantes y pavorosos de una sociedad que parece usar el

estupendo y fragil don de la libertad paca convertirse

en esclava de ideologías pervertidoras ante las que sucumbe sia resistencia»,

así como a sus alusiones . condenatorias del terrorismó.

. Terminó el representante diplomático español su discurso expresando la

adhesión de España al mensaje de Pablo VI para la jornada mundial de la paz.

Los ortodoxos rusos celebraron anteayer la Navidad

Moscú 7. (Efe.) El jefe de la Iglesia ortodoxa rusa, patriarca de toda Rusia,

Plmen, celebró anoche :el servicio divino de Navidad ortodoxa que, según él

antiguo calendarlo observado por la Iglesia rusa, se celebra la noche del 6 al 7

de enero.

El servicio tuvo lugar en la catedral patriarcal Yelojovskaia, en la presencia

de creyentes rusos y diplomáticos acreditados en esta, capital que, según-la

tradición, suelen asistir a la ceremonia.

Después del servicio fue leído el mensaje de Navidad del patriarca, que dedica

principal atención a la causa de la paz universal. El mensaje fue -leído también

en. todas ´las iglesias de este país, que celebraron anoche el servicio divino.

El cardenal Slipyi denuncia la persecución de la Iglesia en Ucrania

Roma, 7. (Efe.) La esclavitud, el exflio, el .odio hacia Dios, hacia Cristo y

hacia su Iglesia, son algunos de los sufrimientos que padece en la actualidad el

pueblo de Ucrania, manifestó hoy en Roma el cardenal • ucraniano Josyf Sllpyi. .

El prelado hizo esta denuncia en la homilía que pronunció hoy con: motivo de la

celebración, en el templo de Santa Sofía de Roma, con ocasión de la fiesta de la

Navidad que, según el calendarlo juliano, se celebra en esta día.

Al rito, que es continuación de las funciones religiosas iniciadas ayer,

asistieron los miembros de la comunidad ucraniana de Roma. .

´Al recordar un pasaje del profeta Isaías sobre los sufrimientos del pueblo de

Israel, manifestó que también el pueblo de Ucrania sufre persecución: «Algunos

de los hijos de aquel pueblo están ansiosos.hoy de un trozo de pan, pero sienten

con más ansia el misterio de la Navidad y las palabras "Dios está con

nosotros".»

«Algunos —añadió— veneran secretamente, en Ucrania, al Niño Jesús para evitar al

nuevo Heredes; otros, que viven en países libres, lejos de la. patria, se

Intercambian el saludo navideño.»

Mañana, en la iglesia de los Santas Sergio y Bacco, el cardenal Slipyi

cóncelebrará-una´misa de pontificia! con motivo de la conmemoración do la

maternidad de la Virgen.

 

< Volver