Carta cristiana del cardenal Tarancón. 
 "Son convenientes los partidos de inspiración cristiana"  :   
 El cristiano es libre para dar su nombre a cualquier partido político. 
 Ya.    02/01/1977.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

INFORMACIÓN RELIGIOSA

CARTA CRISTIANA DEL CARDENAL TARANCON

"Son convenientes ios partidos de inspiración cristiana"

El cristiano es libre para dar su nombre o cualquier partido político

"El cardenal Tarancón. arzobispo de Madrid-Alcalá, publica en "Iglesia en

Madrid", con motivo de la festividad dominical de hoy, día 2 de enero, la octava

carta cristiana, bajo el título "Partidos de Inspiración cristiana", dentro de

la serie "Los cristianos y la politica". La carta dice así: Los cristianos han

de ser fíeles al Evangelio en su actuación política. Pueden serlo en cualquier

grupo o asociación que no contradiga su fe, que no este en oposición al

Evangelio. Ideologías ateas o materialistas, que pretendan imponer por

medio de su acción politica esa orientación, aunque manifíesten su respeto para

las creencias de las demás, no son compatibles con el cristianismo. Partidos

políticos que acepten la violencia que practiquen el terrorismo o la

intransigencia a ultranza no son aptos pava la acción política de un

cristiano.

La libertad política de! cristiano tiene, pues, unos límites que no debe

traspasar,´ni aun con excusas de un mayor bien: el fin no Jutifica los medios en

buena moral católica.

Fuera de esas limitaciones que Imponen no sólo la fe, sino la misma naturaleza

humana y el sentído común, el cristiano « libre para dar su nombre a cualquier

partido político y puede alinearse en cualquier postura que respete la dignidad

de la persona humana y trabaje en pro del bien común.

Pero si no es conveniente que existan partidos confesionales, con el apellida

cristiano, por las razones expuolas, si es lícito. conveniente y hasta puede

ser necesario la constitución de partidos de Inspiración cristiana. No pura

servirse de la Iglesia o del cristianismo en el terreno específicamente

polítíco. sino para conjugar las fuerzas de los que tienen una concepción

cristiana de la vida a fin de que se puedan defender con más eficacia los

derechos de las perdonas y pueda implan tur se la autentica justicia social y el

respeto a U libertad.

LA SOCIALIZACIÓN

En el momento actual. cuando la Iglesia se ha comprometido públicamente con la

justicia, queriendo ser "la voz de los que no tienen voz", y cuando ha señalado

a. los hombres una realidad que ya es irreversible—la "socialización". de la Que

habló claramente Joan XXIII—como medio país que ee puedan conseguir; lat

aspiracíones de los hombres, y cuando esa nueva orientación de la humanidad

habrá de chocar acesoriamente con los egoismos—índividuales y colectivos—dé

muchos, una campaña, incluso en el campo politico, que estimule a los hombres a

aceptar y segur que camino puede ser una aportación muy interesante pava el

futuro social de nuestró pueblo. Y esto no lo podrian conseguir algunos hombrea

aislados, por muy competentes fine fuesen. Ha de ser obra de una agrupación

fuerte que pueda utilizar mayores recursos y pueda influir en la ordenación

politico. Es esta una tarea muy propia de lo cristianos en los momentos

actuales.

Los partidos de inspiración cristian ademas, pueden levantar esa bandera social

con todo derecho —y aun comu una obligacion sacratisima—. deshaciendo el equipo

que ha existido durante tanto tiempo: que el cristianismo era factor de la

desigualdad escandalosa entra los hombre» y de que eran las asocíaciones,

alejadas o enfrentadas con la Iglesia, las que defendian la autentica justicia

social.

LOS JOVENES, ESPERANZA.

El mundo futuro, ha dicho el Concilio, sera de aquellos que sepan

devolver la esperanza a loa

jóvenes. Y no sólo la esperanza es catolica: la esperanza en el cielo, sino en

la realización del mundo más justo y mas humano—seria* a la vez, más cristiano—,

en el que disminuyan las desigualdades sociales, se reconozca verdaderamente la

igualdad de oportunidades para todos, se de la primacia

a la presona humana sobre los intereses economicos y se erradiquen en lo posible

los egoismos

de unos pocos que perjudican a los mas.

Es este un programa autenticamente cristiano, que todos los creyentes tenemos el

deber de impulsar y que podrian dar una fuerza extraordinaria alos partidos

politicos que tuviesen esa inspiracion cristiana.

Habra que superar no pocas dificultades para conseguirlo. Y entre ellas no sera

la menor la ambicion aunque sea legitima de los que tienen vocacion politica

porque esta fomenta los personalismos, Pero creo que es esta una tarea que

merece la pena y que los cristianos conscientes y responsables, particularmente

los que son o puede llegar a ser capaces de ejercer ese arte tan dificil y tan

noble que es la politica , tienen la obligacion sacratisima de proponersela y de

intentar llevarla a cabo, aunque sea con sacrificio en bien de nuestra patria."

 

< Volver