Caritas: "Hemos engendrado una sociedad radicalmente injusta"  :   
 Declaraciones de Caritas tras su XXXI Asamblea Nacional. 
 Ya.    11/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

CARITAS: "Hemos engendrado una sociedad radicalmente injusta"

• "Que los partidos no se contenten con un cambio de estructura, sino que

aspiren a modificar el sistema de valores."

• "Caritas quiere ser un espacio en el que hombres de distintos partidos

puedan {untarse en diálogo."

DECLARACIONES DE CARITAS TRAS SU XXXI ASAMBLEA NACIONAL

MADRID, 10. {Logas.) — La XXXI Asamblea Nacional de Caritas Española, cuyas

sesiones de trabajo se desarrollaron en el mes de diciembre, ha hecho pública

una declaración, de cuya redacción fue encargada una comisión constituida al

final de dichas reuniones. El texto de dicha declaración es el siguiente:

"Caritas Española, en su XXXI Asamblea, ha reflexionado sobre su propia

identidad -y sobre la realidad actual, convencida de que sólo una permanente

confrontación da ambas podrá señalarle su camino.

La Identidad de Caritas ha sido descrita por una de las conclusiones de esta

Asamblea como una forma de expresión comunitaria del amor cristiano, que debe

ser sacramento (o sea, signo eficaz) de la reunión de los hombres entre sí y con

Dios.

SI la Iglesia es comunidad de caridad. Caritas encuentra su identidad en ser

ella misma comunidad efectiva que hace comunidad. Pero constatamos que en la

Iglesia, aunque con el impulso del Vaticano II se ha actualizado la liturgia y

se han revitalizado notablemente los contenidos de la catcquesis y proclamación

de la fe, no se ha avanzado lo suficiente en la comunicación cristiana de bienes

de todo tipo.

El cambio político

Por lo que se refiere a la situación actual de nuestra sociedad, descubrimos un

proceso de cambio acelerado, desde una situación política de autoritarismo sin

participación, a otra de protagonismo popular, y tal cambió, a la vez que una

ilusionada esperanza, conlleva necesariamente incertidumbre y confictividad.

la política de desarrollo económico de la etapa anterior ha dado frutos

indudables: aumento del nivel de vida, cobertura de ciertos riesgos, una más

amplia escolarización..., pero estos logros han tenido unos costes sociales y

humanos. AI movernos por criterios neocapitalistas hemos engendrado una sociedad

radicalmente injusta: hasada en la búsqueda del mayor beneficio individual; no

ha satisfecho la demanda más justa, sino la más rentable, y ha marginado en su

corazón, y hasta en su geografía, a los Individuos que no pueden participar en

la espira] producción-consumo: ancianos, ininusválidos, subnormales,

toxicómanos, etc. Es una sociedad competitiva,en laque el bienestar de unos y la

desgracia de otros no coexisten por casualidad, sino con una relación causa-

electo. De aquí que haya muchos temas pendientes de solución: desequilibrios

regionales, reforma agraria, paro, viviendas sociales, sistema fiscal,

emigrantes, especulación, evasión de capitales, represión de las diversas

nacionalidades...

Al impulsar la política desarrollista se ha tarado el mismo hombre. Ha hecho su

aparición el hombre unidimensional, que tiene más, pero no es más hombre; el

hombre sin libertad y sin sentido; el hombre que renuncia sin dolor a sus

responsabilidades ciudadanas y a muchos de sus derechos humanos y el hombre que

renuncia a la trascendencia simplemente porque no es útil para mejorar su nivel

de consumo.

En estos momentos de cambio, Caritas, que intenta ser una comunidad de creyentes

apasionados por la tarea de engendrar la nueva sociedad, desea dirigirse

humildemente a todos aquellos que están empeñados en la misma empresa para

aportarles lo que ve desde su fe cristiana.

A los creyentes quiere decirles que Ve con dolor cómo no todos han dado ya el

paso de una caridad individual a una caridad social, cuando es evidente que

nadie puede amar a otra persona sin intentar transformar aquellas .estructuras

que le impidan su desarrollo Integral.

A los partidos políticos y fuerzas sociales y económicas que hoy actúan en

nuestra sociedad quiere pedirles que no se contenten con lograr un cambío de

estructura, sino que aspiren paralelamente a modificar el sistema de valores:

consumo, escapismo, individualismo, agresividad, etc., que son el norte de

tantos hombres dentro y fuera de España, y que todos tengan en cuenta que los

grupos que hoy intentan hacer una sociedad justa, democrática, respetuosa en los

pareceres de los otros, no

recerán credibilidad al los medios que utilicen hoy ya para lograrla no fueran

asi, porque el fin está en los medios como el árbol en la semilla.

Y a todos quiere decir que, cuando a veces ni siquiera entre los cristianos

somos capaces de - auténtico diálogo, Caritas quiere ser uno de estos espacios

en los que la caridad y el espíritu de comunidad sean tan sinceros, que hombres

con los mismos objetivos, aunque sean de diferentes partidos, ideologías o

clases sociales, puedan juntarse en diálogo y comunión no para echar un vuelo

mentiroso sobre las diferencias, sino para ayudarse mutuamente a confrontarlas

desde el Evangelio. Quizás éste sea el único.camino para que los mismos

poderosos comprendan que la caridad les exige unirse a los demás para cambiar

esa misma sociedad que hasta ahora les ha beneficiado a ellos."

 

< Volver