Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   Opiniones sobre el tema asociacionista     
 
 ABC.    22/11/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 1. 

22 DE NOVIEMBRE DE 1974.

EN POCAS LINEAS

OPINIONES SOBRE EL TEMA ASOCIACIONISTA

En un libro muy interesante titulado «40 políticos ante el futuro», editado por la Asociación Nacional para

el Estudio de Problemas Actuales, encuentro una serie de opiniones —de gran altura muchas— sobre el

argumento, ya casi tópico, del asociacionismo político. Por lo pronto recojo la de la primera figura que

abre el volumen: Juan Ignacio Tena Ybarra, director del Instituto de Cultura Hispánica, político por

vocación y diplomático de profesión. A la pregunta a Tena si el poder establecido necesita la superación

de las ideologías para ser eficaz, responde: «La eficacia por si sola no justifica nada. La idea de un poder

neutro nos reconduce al mundo mecanicista de la ideología de Hobbes y, en último término, al

totalitarismo radical. La mejor forma de poder será la que más sutil y conscientemente consiga combinar

el orden y el bienestar del pueblo con la justicia y la libertad.» En cuanto a las posibilidades de engendrar

un asociacionismo político vivo, Juan Ignacio contesta: «En la medida en que el Movimiento vitalice

políticamente la vida nacional, sugiriendo o apoyando los "proyectos sugestivos de vida en común", el

asociacionismo, dentro del Movimiento, será una fórmula válida y con futuro. Las bases o fundamento

habrán de tomarse de la realidad misma. Esta no puede ser manipulada. En la puesta en marcha de

cualquier esquema operativo habrá de tomarse, en primer lugar, en cuenta el complejísimo cuadro que

constituye, la sociedad española de 1974, en la que están presentes los fenómenos de la incorporación de

las masas al mundo de la cultura y de la información, la protesta juvenil, la contracultura y la droga, la

subversión nihilista y el radicalismo progresivo, pero en la que actúan también estructuras de creencias

arraigadísimas a la tradición, profundas formas de religiosidad social y popular, intereses de clases

impermeables a cualquier imperativo de tipo moral o social y simplismos integristas y ahistóricas

difícilmente reductíbles a formas lógicas de comunicación o de polémica." Está claro que Juan Ignacio

Tena es un evolucionista moderado, que desea una participación cristalizada en tres o cuatro grandes

corrientes que representarán los sectores más variados de la sociedad española.—ARGOS.

 

< Volver