Autor: V - H.. 
 Arte Menor. 
 Si muove     
 
 El Imparcial.    22/05/1980.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 1. 

Arte menor

«Si muove»

Al final, Felipe González puso cara de no haber roto un plato, y lo dijo.

Simplemente anunció la moción de censura, y los peluches del salón de los pasos

perdidos brillaron como desde una nueva luz. El hemiciclo contuvo la

respiración. Todas las salas del viejo Palacio oyeron el silencio. Parecía el

fin del «nun-capasanada». «Palabras, palabras, palabras», aquella aparente

reiteración de Shakespeare en «Hamlet», pasada siglos después a la canción

melódica en italiano: «parole, parole, parole», había roto su artificio y su

oquedad. Ya no sólo había palabras, que es lo que se temía. El presidente del

Gobierno compuso un gesto de saberse oteado. Abril nervioseó en el banco azul.

El .presidente del Congreso afiló más el rostro. ¿Es posible la sorpresa en esta

vieja torre de la dialéctica y del tedio? Parece que. si. La columna vertebral

de la democracia se envaró al pronto. El concepto purísimo «moción de censura»

se conjuga bien con estas alfombras que acaso fueron heridas por el espadón de

Pavía, que era de baja estatura. No sé qué pasará justo ahora en las Ventas.

Aquí ha salido un toro imprevisto, y el músculo político se tensa. Esta

sorpresa, que probablemente acabe en una ocasión para el recuerdo, sin más, es

positiva como prueba viva de parlamentarismo. Por ahí ocurre asi. No soy

cronista parlamentario; sólo espectador. Gustará a unos e incomodará a

otros;Confieso que a mí me emociona en lo que tiene de gesto de vida. «E pur si

muove».

V-H

 

< Volver