Autor: ;Gil, Francisco Javier . 
 El PSOE presentó a su secretario general como candidato a la presidencia del gobierno. 
 La moción de censura socialista obliga a Felipe y a Suárez a buscar aliados     
 
 Diario 16.    22/05/1980.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Año V - Núm. 1.135

MADRID, JUEVES 22 MAYO

1980

25 Pesetas

El PSOE presentó a su secretario general como candidato a la presidencia del

Gobierno

La moción de censura socialista obliga a Felipe y a Suárez a buscar aliados

La moción de censura al Gobierno Suárez presentada por Felipe González incluye

la propuesta como nuevo presidente del Ejecutivo del líder socialista. El gran

debate parlamentario cobra así un giro inesperado y obliga a los centristas a

negociar apoyos para mantenerse en el poder, y a los socialistas a intentar

sumar otros votos más allá de los que el PCE ya les tiene ofrecidos.

Madrid - La propuesta socialista de derrocar al Gobierno de UCD exige el apoyo

de 176 votos, la mitad más uno del total de los 350 diputados.

Los socialistas cuentan con 121 diputados, y el PCE, único grupo que ayer

adelantó su apoyo al PSOE,.tiene 23. Los nacionalistas vascos, que estuvieron

ausentes del debate, y los catalanes, que juntos suman 15 votos, probablemente

se abstendrían, aunque todavia no han tomado la decisión. Los andalucistas (5)

también estudiarán la propuesta del PSOE, pero ayer Rojas Marcos afirmó que

apoyarán a un Gobierno de izquierda y no a uno de derecha.

A los 166 votos de UCD presumiblemente se sumarían el apoyo de los 9 de

Coalición Democrática. Los 11 votos del grupo mixto se repartirían en las

distintas opciones.

Las posibilidades de que prospere la propuesta socialista se basan casi

exclusivamente en la ruptura interna de UCD. Es decir, que un grupo de

centristas apoyaran la candidatura de Felipe González a la presidencia. Adolfo

Suárez, que acudió ayer optimista al Congreso afirmando que no creía que el

debate supusiera una prueba de fuego para él, descartó la posibilidad de que se

abriesen fisuras en su partido. El líder socialista, quien dijo que su decisión

la había madurado hace días," aseguró que no pretende romper a UCD.

Hasta dentro de cinco días no se votará la moción de censura al Gobierno. Y en

los dos próximos pueden presentarse otras propuestas con otros candidatos a la

presidencia. Si la moción prospera, el Gobierno deberá presentar su dimisión al

Rey, y éste designará como nuevo presidente al candidato incluido en la moción

que prospere. Si las mociones son derrotadas, quienes las hayan suscrito no

podrán presentar otras durante el presente periodo de sesiones.

El debate derivó ayer a otros terrenos, y el presidente del Gobierno y el

principal líder de la oposición se enzarzaron en una polémica en relación a una

hipotética negociación con ETA.

Informan Raúl Heras y Francisco J. Gil

Págs. 2, 3 y 4. Editorial en pág. 6

 

< Volver