El debate político, al rojo vivo.. 
 Réplica de Abril     
 
 Diario 16.    22/05/1980.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Réplica de Abril

Madrid — Durante veinte minutos el vicepresidente segundo del Gobierno, Abril

Martorell, gesticuló, bebió agua, se enfadó y hasta se permitió reflexionar en

voz alta para contestar a Felipe González.

«Voy a hablar en términos de paz y de sosiego», señaló Abril al comienzo de su

intervención. Y añadió:

«Le diría al señor González y a otros, que hay que ser coherentes y que la

política económica se está abordando sin fatalismo. Estamos en el séptimo año de

la crisis y esa es la realidad de la que hay que partir».

Con unos diputados nerviosos y un presidente del Gobierno marcadamente serio,

Abril Martorell se adentró en una polémica con el líder socialista de la que

salió mal parado.

Confuso en su intervención, repetiría varias veces la frase: «diálogo norte-

sur», para explicar a través de ella que hay un programa económico que se

presentó en el acto de la investidura y que éste es para cuatro años y «no se

puede plantear su incumplimiento un año después».

Abordó el tema de la empresa pública y se remontó a su mal funcionamiento en los

años 74, 75 y 76, que era necesario asumir las responsabilidades y pidió un

acuerdo de la Cámara para abordar el déficit público.

Para Abril la inflación se ha reducido en términos reales y señaló que «están

los números, si es que no les producé a los socialistas dolor de cabeza verlos».

Entre murmullos y gestos de desaprobación por parte de la oposición, Abril

Martorell terminó su intervención, casi en un monólogo consigo mismo.

Felipe no se enteró

Felipe González respondió al vicepresidente segundo del Gobierno: «No he logrado

enterarme de lo que es el diálogo norte-sur», para continuar señalando que Abril

Martorell había roto la dinámica parlamentaria y que no se puede estar

permanentemente haciendo referencias al pasado.

Sobre las querellas presentadas por su partido contra RTVE, señaló que eran una

consecuencia «del consentimiento por parte del Gobierno de corrupción en algunas

esferas».

«Hemos tenido la paciencia —terminó Felipe González— de esperar veintidós días

de remodelación gubernamental, la paciencia de esperar que se realizara este

debate y de escuchar lo que se ha dicho.

Hemos tenido la paciencia del santo Job. Y hemos presentado el voto de censura

porque somos el único grupo que puede hacerlo.» • Jiménez Blanco, por la

negociación — El portavoz del grupo parlamentario centrista, Antonio Jiménez

Blanco, subrayó en su intervención la oferta de negociación sobre la política

autonómica presentada por el presidente Suárez, con especial mención para los

socialistas.

Jiménez Blanco afirmó que UCD jamás dará un paso atrás en la construcción de la

sociedad de las libertades y recordó el respeto a la independencia del poder

judicial.

 

< Volver