Empezó el debate político. 
 Los nacionalistas pidieron autogobierno efectivo     
 
 Diario 16.    21/05/1980.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 22. 

Diario 16/21 -mayo-80

EMPEZÓ EL DEBATE POLÍTICO

NACIONAL

Los nacionalistas pidieron autogobierno efectivo

La opinión de los nacionalistas ayer estuvo huérfana de la aportación del PNV.

El andalucista Rojas Marcos y el catalán Miguel Roca, plantearon al Gobierno una

política definida para hacer realidad el auto-gobierno de las nacionalidades.

Tras la intervención del presidente y un corto descanso se abrió el turno de

intervenciones de los grupos que lo hicieron de menor a mayor representación

parlamentaria.

El portavoz del grupo andalucista, Alejandro Rojas Marcos, que inició el turno

de intervenciones con la reanudación de sesión, significó que «de este debate

debe salir no sólo un diagnóstico de la situación crítica en que nos

encontramos, sino decisiones concretas que devuelvan la esperanza al pueblo».

Rojas Marcos atacó reiteradas veces durante los veinte minutos de su

intervención el «bipartidismo consensuado» de UCD y PSOE dirigiéndoles

respectivos reproches, lo que produjo sonora indignación en los escaños

socialistas.

A socialistas y centristas responsabilizó el secretario general del PSA de la

actual frustración del pueblo. «Se hizo una Constitución cualquiera para

configurar el mejor pacto, no un pacto cualquiera para hacer la mejor

Constitución», dijo.

«Esto es muy serio para dejarlo en manos de sólo dos partidos —añadió— entre los

dos partidos que perpetúan la transición.»

Con respecto a la autonomía andaluza, Rojas aseguró que «nosotros estamos

comprometidos en el artículo 151 de la Constitución y nada ni nadie nos hará

parar. Si ello es posible, dentro de nuestras leyes, vamos a respetarlas; si no,

vamos a cambiarlas».

Se refirió también a la frustración «ante la trágica paradoja de que en el norte

y en el sur no hay más carne de cañón que la andaluza, sean jornaleros en paro

que viven el hambre física o miembros de las Fuerzas de Orden Público que caen

acribillados a balazos».

El portavoz de la minoría catalana, Miguel Roca, que reservó la valoración

crítica al discurso del presidente del Gobierno para la sesión de hoy, ofreció

un programa político para salvar la situación actual, que calificó de «grave,

pero superable».

Para ello, señaló el dirigente catalán, «habrá que centrar la actuación del

Gobierno en tres puntos prioritarios: definición de una política económica, que

permita hacer • frente a la actual situación; de seguridad en el ejercicio de

las libertades públicas; y en el modelo de Estado que pretendemos construir».

Con referencia a las autonomías, el dirigente catalán indicó que «no ha existido

una auténtica aceptación de lo que representaba un Estado de autonomías».

En esta línea, añadió el diputado catalán: «El Congreso tiene que ser consciente

de que debe encontrarse una solución urgente y eficaz para Andalucía y Galicia.»

Roca pidió la aceleración del trámite de los traspasos de servicios a las

comunidades y el desarrollo constitucional para que el Senado sea una Cámara de

representación territorial.

El nacionalista vasco de izquierda, Juan María Bandrés, y el navarro Jesús

Aizpún intervinieron en el turno del grupo mixto, compartiendo el tiempo con el

aragonés Gómez de las Roces y el derechista Blas Pinar.

Jesús Aizpún comenzó su intervención afirmando que «vengo de una tierra donde no

se vive bajo el imperio de la ley».

Se refirió a ETA, al clima de inseguridad que reina en Navarra, a la existencia

del impuesto revolucionario, y señaló que a los navarros se les platea un triple

dilema: no pagar y marcharse fuera, pagar y quedarse dentro, y no pagar,

quedarse y afrontar las consecuencias.

Bandrés provocó protestas

Juan María Bandrés planteó dos cuestiones al Gobierno: la erradicación de la

violencia terrorista, «qué supongo -afirmó-incluirá también a la fascista», y

la petición de medidas de gracia.

Durante la intervención del diputado vasco hubo dos protestas que partieron de

los bancos de UCD, una al referirse a que «la violencia no la quieren ni

siquiera quienes las practican y quizá éstos menos que nadie», añadiendo que en

Euskadi la violencia hunde sus raíces en un amplio sector del pueblo vasco.

Bandrés afirmó que si «el Gobierno no tiene en cuenta que la salida y solución

en Euskadi es política, está condenado al fracaso».

Por último, y entre abucheos de diputados de UCD, Bandrés afirmó que «el que

tiene que demostrar que quiere la paz y es demócrata es el Gobierno central».

Hipólito - Gómez de las Roces, del Partido Aragonés, señaló desde la tribuna que

no estaba de acuerdo con la declaración del Gobierno ni en materia de libertades

públicas, ni. en materia económica, ni en el aspecto autonómico.

Terminó su intervención, dirigida al banco azul, diciendo que «hoy mi partido no

os daría su voto, tal y como os lo dio en el acto de investidura», y afirmando

que Aragón se siente engañada.

 

< Volver