En el Grupo Mixto nadie votó a Suárez     
 
 Mundo Obrero.    31/05/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

En el Grupo Mixto, nadie votó a Suárez

Hipólito Gómez de las Roces, Andrés Fernández y Joaquín Molins se repartieron en

la tarde de ayer los minutos de réplica correspondientes al Grupo Mixto.

El dirigente del Partido Regionalista Aragonés, Hipólito Gómez de las Roces,

comenzó admitiendo que, independientemente de que se esté de acuerdo o no corre!

programa expuesto por Felipe González, «nadie podrá negarle que su discurso

estaba hecho pensando más en el interés de España que en su propio partido».

Sin embargo, anunciaría más tarde que su actitud sería abstencionista, porque

«ni UCD ni PSOE; el remedio puede ser peor que la enfermedad, con ser ésta tan

grave». Precisó asimismo que la vida democrática «no se acaba con la verdad de

las matemáticas, sino que pasa por el entendimiento».

El diputado aragonés centró su intervención en los problemas regionales de

Aragón. «En Madrid. —dijo en un momento— no habita toda la verdad de España», y

dirigiéndose a los centristas les recomendó que hiciesen una poli-tica más

nacional para poder recoger más colaboraciones.

Andrés Fernández

Andrés Fernández, diputado socialista de León, que se encuentra actualmente en

el Grupo» Mixto, anunció su voto afirmativo «con el único propósito de ayudar a

devolver al pueblo español la esperanza que puso en la construcción de un

auténtico régimen democrático».

Pasó revista especialmente a las cuestiones agrarias, con particular referencia

a la zona leonesa, criticó especialmente la actitud de Abril, reticente a

renegociar con los agricultores los precios agrarios, pidió un plan de

reestructuración de la minería del carbón y afirmó que «el Gobierno de UCD no

hace nada para potenciar la utilización de los recursos propios».

Joaquín Molins

El diputado de Unió Democrática de Catalunya, Joaquín Mo-lins, que hasta hace

unos meses formaba parte del Grupo Parlamentario Centrista, que abandonó tras

los problemas surgidos con motivo de la fusión de los centristas catalanes,

comenzó subrayando qué representaba votar si o votar no, y calificó de

«enormemente interesante» la intervención de Felipe González, con la que dijo

tener muchas coincidencias y discrepancias de fondo.

Al explicar por qué no podría votar a favor de la moción, dijo que al PSOE le

faltaría capacidad para llevarlo a la práctica, citando como ejemplo de esa

desconfianza la gestión municipal desigual que en su opinión vienen realizando

los socialistas. Criticó, igualmente la heterogeneidad de fuerzas que habría de

sostener el nuevo Gobierno.

Sin embargo, precisó que votar negativamente sería tanto como «aceptar sin más

las cosas como están. Afirmó que son muchos quienes piden tan sólo del Gobierno

la consecución de objetivos posibles, tanto en nuestra país como en Europa. Citó

al respecto temas como la reducción del paro, el aumento de la segundad

ciudadana. Terminó diciendo que no es imposible pedir que la acción del Gobierno

mejore, porque el país exige resultados.

Los restantes miembros del Grupo Mixto que habían intervenido en la sesión del

jueves habían anunciado ya sus respectivas posturas de voto, ninguna de ellas a

favor del no, por lo que se reparten sus votos entre la abstención y el si.

 

< Volver