El conflicto puede extenderse a otros sectores     
 
 El Imparcial.    20/12/1977.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

El conflicto puede extenderse a otros sectores

A lo largo de toda la tarde y de la noche varias comisiones de la asamblea recorieron los teatros no

afectos al paro y todo el mundo del espectáculo madrileño: salas de fiestas, «boites», espectáculos.

Aurora Bautista encabezaba la comisión que se dirigió al teatro Beatriz, donde mantuvo una fuerte

discusión con Arturo Fernández, director de la compañía, el cual se opuso vehementemente a sus actores

en hacer efectiva la huelga, incluso llegó a amenazar con disolver la compañía.

No obstante, ante la presión de los trabajadores del teatro decidió devolver el abono de las entradas al

público y considerar la jornada como día de descanso.

En igual postura, Lina Morgan amenazó a los trabajadores del teatro Barcelo con la disolución de la

compañía si éstos iban al paro. Similares actitudes mostraron la dirección del Infanta Isabel y el actor

Manolo Gómez Bur.

Una grave ameneza inquietaba a los asambleistas a últimas horas de la noche de ayer. A partir de las ocho

y media de la tarde se habían reunido los empresarios teatrales de Madrid para decidir un plan conjunto

de disolución de las compañías sin embargo, algunos asambleístas —más optimistas— sugirieron que si

esto se llevaba a cabo ya se ofrecería una alternativa adecuada al mundo del espectáculo por parte de los

propios trabajadores.

Alberto Alonso, por UGT; Vicente Cuesta, por Comisiones Obreras; Gerardo Malla y Margallo, por la

promotora del Sindicato de Trabajadores del Espectáculo; Rafael Martín, por la ATIP, y Enma Cohén,

por la CNT, se afanaban desde la mesa de la asamblea por calmar los ánimos que parecían bastante

alterados a última hora de la tarde. En una intervención, Pilar Bardem quiso «tranquilizar» recordando

que no se preocuparan por votar sí o no a la huelga, ya que si se hacía realidad la amenaza de los

empresarios en quince días estaban todos en la misma situación.

EN BUSCA DE LOS MÚSICOS

A última hora fueron apareciendo las caras famosas. María Luisa Merlo llegaba con Paco Valladares a

conocer las últimas noticias. Querejeta, aunque del sector del cine, se dio una vuelta por allí a saber qué

pasaba, igual que Rocío Dúrcal, que estuvo hasta el final de la asamblea. En las filas, salpicados entre

numerosos asistentes, se podían ver las caras de José María Prada, María Luisa Ponte, Paco Algora,

Marisa Paredes, Pilar Bayona, Pablo Sanz y Juan Diego, entre otros, que apenas tenían tiempo para

dedicar una sonrisa, en vista del tono que iba tomando la asamblea. Al final, con ocho votos en contra, se

decidió que las votaciones, para continuar el paro, se hacían por la totalidad de la asamblea, ya fueran

actores en paro o en cartel.

Enma Cohen declaró a EL IMPARCIAL que la CNT se solidarizaba con todas las acciones que hiciera la

asamblea, pero que en ningún momento su sindicato participaría en ninguna de las reuniones con

parlamentarios como la que hoy tiene lugar en las Cortes con la Comisión Cultural— ni con la entrevista

que para mañana miércoles tiene previsto la Mesa con el ministro de Cultura, Pío Cabanillas. «El sector

cinematográfico nos informó el director de cine Antonio Artero— no se ha sumado todavía ante la

imposibilidad de poder informar a todos.» A la hora de cerrar esta información, distintas comisiones

recorrían los cabarets, music-hall, cafe-teatros, etc., en busca de la solidaridad de los músicos y cantantes

cómicos.

 

< Volver