Peces-Barba (PSOE) repartió notas. 
 Felipe, aprobado; Suárez, no presentado     
 
 Mundo Obrero.    31/05/1980.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

POLÍTICA

Debate en el pleno del Congreso

Peces-Barba (PSOE) repartía notas

Felipe, aprobado; Suárez, no presentado

Gregorio Peces-Barba agotó el turno del -Grupo Parlamentario Socialista en hacer

públicamente un balance del debate; en la antesala de la votación de la moción

de censura. «UCD —dijo— ha querido liquidar con una sola intervención del

ministro de la Presidencia la moción de censura, dedicando el resto de la

discusión a examinar a Felipe González, lo que constituye una gran descortesía.»

Han conseguido ustedes —añadió— que Felipe González saliera en múltiples

ocasiones para contestar a los ministros y nunca a Adolfo Suárez. que es ¡o que

quizá esperaba el país. Tenemos la satisfacción de decir que de esa prueba ha

salido estupendamente el candidato socialista.»

«Adolfo Suárez dijo en una ocasión —prosiguió— que pagaría lo que fuera por

mantenerse en el poder. Interpretamos que el pago no se haría en dinero, sino en

trabajo y sacrificio ante el Congreso. El presidente Suárez nunca se ha sometido

a esta prueba ante la Cámara.»

Felipe González ha aprobado ante el país y las Cortes -precisó—. Y el país y la

razón aguardan todavía a que Suárez acceda a examinarse y a aprobar todas tas

lecciones. Mientras eso .no ocurra , nosotros le tenemos como no presentado..»

La tentación de disolver las Cortes

A continuación Peces-Barba contestó a las palabras contestadas el jueves por el

secretario general de UCD, Rafael Calvo Ortega, al que reprochó no someter a la

misma rigurosa metodología que al programa socialista el comportamiento

gubernamental, «¡Qué catástrofe ocurriría —afirmó— si sus palabras se aplicaran

al inexistente programa, nunca defendido aquí, de Adolfo Suárez!»

Comentando la dificutad de hacer subir a la tribuna al presidente del Gobierno,

Gregorio Peces-Barba citó a Ortega y Gasset: «El esfuerzo inútil conduce a la

melancolía.»

«Ustedes no se han atrevido a presentar una moción de confianza —añadió—. Pero

aún tienen

otra posibilidad a la que recurre un Gobierno como el suyo cuando se encuentra

en una situación de acorralamiento: la tentación de disolver las Cámaras.»

«Que nos conteste a esto el presidente Suárez —prosiguió—, porgue si e! señor

presidente tiene la bondad de hacernos el favor de subir a esta tribuna, si a

bien la tiene, para explicarnos si quiere disolver las Cámaras, quizá algunos

grupos se lo piensen.»

Finalmente, el representante socialista se dirigió a los grupos que optaban por

la abstención, diciendo que el programa presentado quedaba abierto a la

negociación y, más coloquialmente, afirmó: «Aquí tienen ustedes unos amigos.»

Sus últimas palabras pronunciadas de cara al banco azul fueron: No nos mejoren

ustedes más.»

 

< Volver