El presidente sedecidió a intervenir. 
 Suárez afirma que seguirán siendo el centro     
 
 Mundo Obrero.    31/05/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Sábado, 31 Mayo 1980

Debate en el pleno del Congreso

El presidente se decidió a intervenir

Suárez afirma que seguirán siendo el centro

El presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, se decidió finalmente a hacer uso de

la palabra, una vez que Hubieran intervenido los representantes de todos los

grupos parlamentarios. Después de contestar a diversos diputados que le habían

aludido en cuestiones concretas, se dedicó a hacer una cerrada defensa de las

posiciones de UCD y su gestión política.

Frente a la moción de censura, Adolfo Suárez señaló que el Gobierno y UCD habían

dado las explicaciones que entendían necesarias en torno a la propuesta

formulada por Felipe González. Más adelante, hizo mención a su labor en la

presidencia del Gobierno, y apuntó que, salvo los mecanismos constitucionales

previstos, solamente su partido podía retirarle la confianza para dirigir el

Gobierno y el partido.

No habrá nuevas elecciones

Suárez apuntó, asimismo, que e! Partido Socialista no podría gobernar y que,

posiblemente, daría como salida 1a convocatoria de otras elecciones generales. A

este respecto, precisó que no convocaría elecciones. «Asumo los intereses del

Estado —dijo— y de las dificultades que comporta gobernar en minoría, pero,

ciertamente, someter a este país a unas elecciones generales de nuevo seria un

acto grave.»

En cuanto a la alusión de Rojas Marcos en el sentido de si el viaje a Estados

Unidos del presidente del Gobierno tenia relación con el 28 de fabrero andaluz,

Adolfo-Suárez salió al paso afirmando que «no hay nadie en el mundo que pueda

decirme a mí lo que debo hacer en defensa de los intereses españoles», y precisó

que el motivo de aquel viaje,estaba relacionado con la política de Carter en

Oriente Medio.

Las reflexiones de UCD

Por otra parte, Suárez aludió a la intervención de Santiago Carrillo en el

sentido de que éste había pedido una reflexión de UCD después de este debate y

precisó que la moralidad política de UCD exige la reflexión «antes, durante y

después del debate», y que esto es norma de conducta de UCD.

Más adelante, Suárez hizo «algunas reflexiones» basándose en hechos históricos.

«En el presente siglo —dijo— no ha habido en la democracia española ningún

presidente del Gobierno que permaneciera al frente del Ejecutivo tanto tiempo

como he permanecido yo.»

Apuntó como mal endémico en España la falta de estabilidad gubernamental «porque

los mecanismos constitucionales conducían, inevitablemente, a derribar

Gobiernos». Y estableció un paralelismo entre la situación de antaño y la que se

ha creado ahora con la moción de censura. Suárez precisó que hoy por hoy no hay

otra alternativa que la de UCD.

En otro momento de su intervención, el presidente señaló que durante el debate

se habían manifestado una serie de «equívocos», como pensar que él es quien

administra exclusivamente la dirección política de España, o que para llegar al

poder bastaría con derribarle a él, o creer que la memoria de la gente es frágil

y que un pueblo que votó mayoritariamente a UCD hoy les haya dado al espalda.

Corregiremos fallos y errores

Adolfo Suárez dijo, asimismo, que sólo se pueden examinar resultados de una obra

terminada y no de una obra a medio hacer, si bien reconoció que habían habido

fallos por parte del Gobierno, «fallos que procuraremos corregir si no triunfa

la moción de censura».

En cuanto a las acusaciones formuladas sobre su ausencia en el Parlamento y

otros organismos, trató de justificarla diciendo que sus labores políticas le

absorbían gran parte de su tiempo y qué el Gobierno siempre estaba presente en

la Cámara aunque él no estuviera.

Acusaciones de demagogia

Calificó de demagógica la actitud de quienes sostienen que los trabajadores

tienen que estar presentes en el Gobierno, afirmando que la clase trabajadora ya

está en el Gobierno de UCD. «Quienes nos votan —dijo— no son en su mayoría más

que trabajadores.»

Más adelante pasó a hacer una critica de las propuestas que se habian formulado

en el Parlamento, que, para él, no pasaban de ser «una lista de preocupaciones y

de buenas intenciones sin un tramado ideológico previo», y afirmó que había

quedado demostrado que frente al programa del Gobierno no hay otro.

 

< Volver