No acudirá al Parlamento la próxima semana. 
 EL PNV no apoyará la censura socialista     
 
 Diario 16.    24/05/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

24-mavo-80/Diario16

No acudirá al Parlamento la próxima semana

El PNV no apoyará la censura socialista

El Partido Nacionalista Vasco (PNV), que ocupa el poder en el Gobierno autónomo

de Euskadi, no apoyará la moción de censura socialista contra Suárez y

continuará ausente de las cámaras legislativas, según se desprende de un

documento hecho público, en el que critica al PSOE y señala que su ausencia del

Parlamento es un voto de censura permanente a los dos grupos mayoritarios.

Bilbao (Corresponsal) — El máximo organismo ejecutivo del PNV hizo público ayer

un documento en donde analiza el reciente debate parlamentario y la situación

política a raíz de la moción socialista.

Aunque deja una puerta abierta a cualquier posición final, el EBB señala que «el

voto en la moción de censura no es sólo una pronunciación contra el presidente

del Gobierno, sino un respaldo al señor González y, por lo expuesto, leñemos

razones para censurar al señor Suárez, pero ninguna, hoy por hoy, y mientras no

conozcamos su programa, para apoyar a Felipe González».

«Hay quien exige que los parlamentarios del PNV se hallen presentes en el

Congreso para pronunciarse en la moción de censura planteada por el PSOE al

Gobierno —señala el PNV—. Hemos de recordarles que la ausencia de los

parlamentarios del PNV es una censura permanente, no sólo contra el Gobierno,

sino también contra aquellos partidos y grupos parlamentarios que habiendo

respaldado tácita o expresamente el Estatuto de Guernica aprobaron a renglón

seguido en el mismo Parlamento leyes orgánicas que recortaban claramente aquel

Estatuto»

Más adelante atacan directamente al PSOE señalando que «quienes votaron de forma

irreductible contra la investidura del señor Garaicoechea, y practican una

oposición sistemática en Ayuntamientos y Diputaciones de Euskadi, que olvidan

repetidamente los compromisos contraídos en el tema de Navarra no tienen

legitimación alguna para solicitar de nuestros parlamentarios el voto para el

candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno central».

Negociar con ETA

El tema de la negociación con ETA lo recoge el citado documento en un apartado

sobre «Diálogo y terrorismo» en el que se asombra de una confrontación que el

pueblo tuvo ocasión de presenciar y a la que califican de demencial sobre unos

presuntos intentos de diálogo o negociación con la organización armada vasca

ETA.

«Nosotros que hemos preconizado tal diálogo —dice el PNV- repetimos una vez más

que debía llevarse a cabo. Que cabe presentar situaciones análogas en otros

países en los que el diálogo ha conseguido cancelar situación aún más trágica y

que el haber afrontado a tiempo tal diálogo tal vez nos hubiera ahorrado tanta

sangre derramada, y en todo caso consideramos .muy importante el que el pueblo

supiera si ETA quería dialogar, bajo qué condiciones y con qué exigencias.»

Refiriéndose al proceso de reconciliación en el país, el PNV señala que a pesar

de que durante cuarenta años se han oído términos como «masones, comunistas y

separatistas» el Gobierno de la transición tuvo el valor de dialogar con todos

ellos y «aquí estamos todos conviviendo, aunque sea en penosa convivencia,

intentando sentar unas bases civilizadas y una vida en común».

Críticas a Rosón

Finalmente, en este apartado el PNV muestra su preocupación porque el señor

Rosón «haya hablado del problema exclusivamente en tonos policiales y de estados

de excepción».

«Hemos conocido toda clase de estados de excepción —añaden—, de campañas de

prensa controlada y de coacciones colectivas en los mejores tiempos del

franquismo. El problema no hizo sino extenderse y agudizarse.»

Más adelante, insisten en que el problema vasco es un problema surgido de raíces

políticas y solamente abordable desde soluciones políticas, considerando las

medidas policiales «como de contención y de adición».

Prosigue el documento del PNV citando los envíos de fuerzas policiales a Euskadi

y advirtiendo que los anuncios de más efectivos policiales van a representar un

auténtico estado de excepción.

Gobierno sin medios

«Mientras tanto, tenemos un Estatuto cuya letra va siendo erosionada en el

Parlamento de Madrid que, según se interprete el discurso del presidente del

Gobierno, puede verse hasta anulado», añade el comunicado. «Tenemos un

Parlamento y un Gobierno todavía sin contenidos reales y sin medios materiales.»

Señalan que «sepan quienes, de uno y otro lado de la fuerza, nos quieren

implicar contra el de enfrente, que tenemos nuestra propia vía, claramente

distante de toda violencia, incluida la de ETA, pero también de toda sumisión».

El documento se extiende también sobre otras consideraciones respecto al

contenido del discurso del presidente recogiendo, entre otras cosas, corno

réplica a este discurso, que «no hay más entendimiento de lo que es la autonomía

que aquel que resulta de la Constitución y los Estatutos y que la llamada

segunda lectura del discurso, además de traicionar el espíritu. de la

Constitución en lo referente al Estatuto vasco y catalán, vulnera abiertamente

su letra y que cualquier intento de retardar las transferencias o de acortar las

competencias, no es sólo antiestatutario, sino también anticonstitucional».

Dos concepciones de Estado

Añade que si las comunidades son poderes públicos, son también Estado. «No hay

por tanto enfrentamiento entre comunidad autónoma y Estado, sino en la

imaginación del Gobierno.»

«Lo que sí hay —afirma— es un enfrentamiento entre dos concepciones distintas

del Estado, una centralista, que opera de arriba abajo, y que entiende el

proceso autonómico como proceso descentralizador en manos de la mayoría

gubernamental de cada momento, y por tanto dotado de una total inseguridad

jurídica y otra autonomía que opera de abajo arriba en el concepto de un Estado

centralista a transformar.»

«Aceptar que la definición de competencias se realiza desde el Estado con

exclusividad, implicaría aceptar que las competencias de la comunidad son

delegadas o transferidas, es decir, no propias, interpretación que por supuesto

nos es inaceptable.»

 

< Volver