Como candidato a la presidencia expuso su programa al Pleno del Congreso. 
 Felipe González propone un Estado casi federal     
 
 Diario 16.    29/05/1980.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 37. 

Diario16/29-mayo80

NACIONAL

EL PLENO DE LA CENSURA A SUAREZ

Felipe González, candidato socialista a la presidencia del Gobierno, defendió

ayer ante el Congreso de los Diputados la tesis de un Estado de las autonomías

cuasi federal, constituido por el poder central, el de las comunidades autónomas

y el de. las Administraciones Locales. «Se trata de un proceso de síntesis y no

de desintegración», le dijo a la Cámara y a los televidentes, para quienes se

inclinó con especial dedicación.

El secretario general del PSOE repasó casi todos los temas de la política

nacional —se olvidó u omitió voluntariamente los referidos a la Seguridad

Social, educación, agricultura y vivienda— y remachó fundamentalmente el cambio

radical y en profundidad de la Administración Pública.

En su larga intervención de 76 folios, de una hora y cincuenta y dos minutos de

exposición —siete más que los empleados por Suárez en la suya—, González hizo

especial mención de la desaparición con un Gobierno socialista de las

desigualdades, basando su criterio en la política de que pague más el que más

tiene.

Como candidato a la presidencia expuso su programa al Pleno del Congreso

Felipe González propone un Estado casi federal

Madrid — El candidato socialista a la presidencia del Gobierno en virtud de la

moción de censura, Felipe González, expuso ayer ante el Congreso de los

Diputados el programa de gobierno desde la óptica del socialismo democrático.

En un discurso largo, de una hora cincuenta y dos minutos de duración —siete más

que el del presidente Adolfo Suárez en la semana anterior— el dirigente

socialista abordó los problemas más importantes a su juicio en la situación

política y socio-económica actual española: construcción del Estado de las

autonomías, paro y desigualdad social, impulso y desarrollo de la libertad y

papel de España en el concierto internacional.

Cambiar la Administración

El primer tema fundamental abordado por Felipe González fue el del desarrollo de

las autonomías. Para ello, dijo, «la reforma de la Administración es

condicionante, aunque no prioritaria».

«Para construir un Estado nuevo con un esquema de funcionamiento opuesto al

anterior, hay que cambiar la Administración. Se trata de que esa nueva

Administración sirva a una concepción distinta de Estado», dijo el líder

socialista.

El candidato sentó como principio incuestionable que «la Constitución es base de

la democracia», e hizo hincapié que es necesario y urgente el ulterior

desarrollo constitucional que regule la función pública, para lo cual —dijo— se

cuenta con la mayoría de los funcionarios y ciudadanos.

Felipe González estableció como criterios básicos de la construcción del Estado

de las autonomías el respeto hacia el mismo que emana de la Constitución de 1978

y a la voluntad popular; fomentar la solidaridad interregional; permitir la

generalización de un mapa de las autonomías y apoyar el desarrollo de los

Estatutos aprobados ya por el Parlamento y las comunidades autónomas

respectivas.

Como acciones inmediatas a según, Felipe González destacó la liberalización de

los procesos autonómicos actualmente estancados. En este sentido significó la

necesidad de evitar para Galicia el agravio comparativo y para Andalucía la

necesidad de que el Gobierno sea consecuente con la voluntad del pueblo y se

someta a modificación la actual ley de Referéndum.

Mapa autonómico

Felipe González sugirió la elaboración del «mapa autonómico» que debe comprender

a las comunidades de régimen especial como Navarra, Ceuta y Melilla y Madrid, y

un «calendario» electoral, institucional y de transferencias.

Respecto al calendario electoral el dirigente de la oposición concretó sus

funciones: impedir los procesos electorales permanentes y evitar la paralización

de elecciones en las comunidades autónomas.

El Gobierno, según Felipe González, se comprometerá a ofrecer un modelo de

organización para todas las comunidades autónomas en el que se contenga un

Consejo de Gobierno, una Asamblea Legislativa y un Tribunal Superior de

Justicia.

Estado federal

El líder socialista concluyó expresando que su proyecto de Estado de las

autonomías está más próximo a la imagen del Estado federal que de otros modelos.

«El Estado —dijo el candidato de la oposición— está constituido por el poder

central, el de las comunidades autónomas y el de las Administraciones Locales.

Se trata de un proceso de síntesis y no de desintegración.Para ello es necesario

que esos tres poderes avancen simultáneamente hacia el final.»

Respecto a la autonomía local, el líder socialista indicó que ella no sólo es

una exigencia constitucional, sino que es el origen natural del proceso

autonómico hacia el Estado de las autonomías.

"Al abordar la problemática social y económica, Felipe González comenzó haciendo

un diagnóstico de la situación bastante oscuro, reseñando un crecimiento

económico nulo, un paro creciente, un aparato industrial viejo y poco

competitivo, una elevada tasa de inflación y unas desigualdades tanto personales

como territoriales.

El candidato a la presidencia destacó que la solución a la crisis es un problema

nacional de primer orden y cuya solución necesita de la solidaridad entre todos

los españoles.

Según él los objetivos prioritarios de toda actividad económica son: Aumentar el

empleo, luchar contra el paro y favorecer la distribución de la riqueza.

«La clave de esa estrategia —dijo— está en la productividad. Sólo aumentando la

misma, seremos capaces de competir y de exportar.»

Su programa respecto a los sectores en crisis y a los de crecimiento potencial

se basa en la «concertación»: dichos conciertos deberán ser sometidos al

Parlamento y será precisa la elaboración del Estatuto de la Empresa Pública,

completar el .sistema de relaciones industriales y puesta en funcionamiento del

Consejo Económico y Social, devolución del patrimonio sindical y regulación de

la huelga.

El acuerdo marco interconfederal suscrito por la central sindical socialista UGT

y la patronal CEOE fue aducido como ejemplo de la política de respeto a la

autonomía de las partes. El líder de la oposición señaló la necesidad de

establecer un acuerdo entre las fuerzas sociales que conduzca al aumento de la

productividad y a la racionalización del trabajo productivo, lo que supone en su

programa un plan cuatrienal de obras públicas, creación de centros de asistencia

y formación, ampliación de la

infraestructura de los servicios públicos, y fomentar la investigación

científica, entre otros aspectos.

En cuanto a la lucha contra las desigualdades, Felipe González apuntó la

necesidad de la reducción del gasto y una mayor inversión en el sector público,

lo que implica a su juicio una profunda reforma de la Administración.

No alineación

El dirigente socialista, tras destacar la situación geopolítica y estratégica de

nuestro país ante una situación de tensión entre los bloques Este y Oeste

propugnó el mantenimiento del statu quo en la política de alianzas

internacionales, lo que implica la no alineación de nuestro país en la política

de bloques.

En su programa concretó, además del criterio anterior, el fortalecimiento de

nuestra integración en la CEE, el desarrollo de las relaciones con América

Latina y los países árabes y la contribución a la pacificación del Sahara como

líneas fundamentales en la política exterior española, así como la preparación

de la Conferencia de Seguridad y Cooperación a celebrar en Madrid.

Con respecto a la libertad y la seguridad —Felipe González evitó en todo momento

la alusión al imperio de la ley— preconizó el apoyo decisivo de su programa a la

libertad como seguridad, autonomía, participación y ausencia de obstáculos a la

igualdad.

En este sentido Felipe González avanzó, entre las medidas que adoptaría el

Gobierno socialista, la elaboración de una ley Orgánica de los Cuerpos y Fuerzas

de Seguridad del Estado y otra que regule la supresión de los derechos

individuales con relación al terrorismo.

La respuesta socialista al terrorismo, dijo Felipe, es además de penal y

policial, un análisis de las raíces políticas, económicas y sociales del mismo.

Anunció también una ley de divorcio causal, en la que se contemple el mutuo

acuerdo de los cónyuges como causa válida.

Por último Felipe González se refirió a las instituciones del Estado, y

refiriéndose al Jefe del Estado aseguró el respeto y urgió su papel de

moderador, paca lo que, según su criterio, debería contar con los contactos

entre todas las fuerzas políticas y sociales del país.

Respecto al Ejército señaló que siempre habrá que referirse a él con la verdad y

urgió a que se empleen a fondo todos los presupuestos para dotarle del

equipamiento necesario.

 

< Volver