Fernando Abril: A la derecha le gustaría tener un socialismo doméstico     
 
 ABC.    30/05/1980.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

VIERNES 30-5-80

NACIONAL

El Gobierno afronta la moción de censura

Fernando Abril: "A la derecha le gustaría tener un socialismo doméstico"

A las cinco menos cuarto de la tarde, el vicepresidente segundo del Gobierno

solicitó la palabra para contestar a los oradores que le habían precedido. Por

espacio de cuarenta y cinco minutos, Fernando Abril Martorell estuvo matizando

algunos aspectos del programa de Gobierno de socialistas, al tiempo que ofreció

una porción de datos sobre la situación de la economía española y de la

Seguridad Social.

«Voy a intervenir —dijo al principio el vicepresidente— para compartir algunas

cosas que van bien.

Vengo con bastante asiduidad al Congreso de los Diputados. Y lo hago por el

déficit público. Hay veces que me pongo nervioso, porque cada vez que se aprieta

el botón, esa acción cuesta mil millones de déficit.»

Más adelante subrayó el señor Abril que a la derecha le gusta mucho «y le

gustaría tener —dijo— un socialismo doméstico».

Luego, el vicepresidente Abril Martorell se refirió al Plan Económico del

Gobierno. Recordó que había sido aprobado, en septiembre pasado, por la Cámara

Baja, al tiempo que ponía el acento en él calificándolo de «global y coherente,

que establece el camino para solucionar los problemas que tiene planteados

España en el campo de la economía». «El Plan Económico del Gobierno —dijo a

renglón seguido— es coherente con el modelo de sociedad que tiene Unión de

Centro Democrático». En este instante, el señor Abril matizó: «Los "tickes" de

la democracia y de la prosperidad, señor Gárrulo, no los expende ni usted ni

nadie en este país.»

Después, el vicepresidente segundo pidió un debate económico en profundidad para

que se le pueda explicar —según sus palabras— al pueblo español en qué puntos se

avanza y en cuáles se retrocede.

En otro momento habló de la Seguridad Social, de la que dijo había cumplido sus

objetivos «y en condiciones muy satisfactorias para todos».

La última parte de su extensa intervención estuvo dedicada a los Ayuntamientos.

«El Gobierno —informó— está dispuesto a transferir recursos a las Corporaciones

Locales, pero cuando se acrediten voluntades claras de saneamiento. Los

Ayuntamientos —añadió— tienen que adoptar criterios más exigentes de

racionalidad y eficacia.»

 

< Volver