Respuestas a Fraga, Rojas y Abril. 
 Felipe González: No somos colectivistas ni sacralizamos el mercado     
 
 ABC.    30/05/1980.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Respuestas a Fraga, Rojas y Abril

Felipe González: «No somos colectivistas ni sacralizamos el mercado»

El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno ocupó la tribuna y, en una

alocución mesurada de tono —en armonía, dijo, con la tesitura mantenida hasta

aquel momento en la sesión—, tuvo alusiones, básicamente, para Abril Martorell,

y también para Fraga y Rojas Marcos.

«No quiero entrar en lo de los "acuerdos de pasillo" —a los que se había

referido Rojas Marcos—, porque no es ése el terreno de la polémica.» «Rojas

Marcos propone una reforma de la Constitución, pero ésta ha sido y es contestada

desde muchos sectores; algunos de ellos se sientan incluso en esta Cámara»,

agregó. En opinión de don Felipe González, la Consttiución da una buena

respuesta contra la discriminación entre los pueblos de España. El problema, en

todo caso, es de credibilidad.

En cuanto a la ley Orgánica del Referéndum, el portavoz socialista recordó al

andalucita que, sin tal ley, no hubiera habido 28 de febrero, una fecha

trascendental para Andalucía y España entera.

Ya en el terreno socio-económico, el líder del PSOE sostuvo que el empleo

comunitario es una fórmula encubridora del paro agrícola, que debe sustituirse.

«No somos colectivistas como se ha dicho aquí —prosiguió—. No sacralizamos las

reglas del mercado, porque no las sacralizan ni los propios empresarios. El

sector público es mayor en el resto de Europa que en nuestro país. La derecha

dice que el crecimiento del sector público es una amenaza para el sistema

económico, mientras que la izquierda europea piensa, por el contrario, que debe

participar más en la economía.»

En otro pasaje de su parlamento, González Márquez puntualizó la actitud de su

partido frente la una integración en la OTAN y/o cualquier otro bloque de

fuerzas, insistiendo en la necesidad de que España opté por un «status quo» que

no comprometan su seguridad o neutralidad.

«España debe integrarse en Europa, porque es Europa y tiene vocación europea —

dijo más adelante—, pero creemos necesario someter a referéndum de los españoles

la integración en la OTAN.»

LA PLAGA DEL PARO.—De otra parte, reconoció que el señor Fraga había expuesto la

crítica más rigurosa a su discurso programático, y la planteó algunas de las

notas dialécticas observables en la alternancia de conservadores y socialistas

democráticos en Gobiernos como los de Gran Bretaña y Suecia.

Mientras recriminó al presidente del Gobierno su habitual ausencia en los

debates más importantes del Congreso, elogió al señor Abril Martorell. «Tiene la

gallardía —dijo— de hacer el papel de la señora Tatcher en Inglaterra. Sabe

estar en la brega diaria de esta Cámara.»

En la «recta final» de su respuesta, Felipe González evocó una reciente

conversación suya con el canciller austríaco Bruno Krelsky, quien le expresó su

preocupación ante el problema del paro Juvenil: «Yo no puedo tolerar que en mi

país haya 50.000 jóvenes parados.» «Aqui estamos los políticos; ahí fuera, los

técnicos de la Administración. Si sus informes son correctos, pero no resuelven

los problemas, hay que dejar los informes y resolver los problemas.»

 

< Volver