Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
 Con excepción de PSOE y UCD, que lo haran hoy. 
 Gobierno y partidos fijaron sus posiciones  :   
 Exhaustivo informe de Adolfo Suárez sobre su programa de Gobierno. Una coincidencia en la crítica: no se cumple el imperio de la Ley. 
 ABC.    21/05/1980.  Página: 1,5. Páginas: 2. Párrafos: 10. 

MADRID, MIERCOLES 21 DE MAYO DE 1980 - NUM. 23.119 VEINTICINCO PESETAS

ABC

DOMICILIO SOCIAL.

SERRANO, 61 - MADRID DEPOSITO LEGAL: M -13 - 1958 - 120 PAGS.

CON EXCEPCIÓN DEL PSOE Y UCD, QUE LO HARÁN HOY

GOBIERNO Y PARTIDOS FIJARON SUS POSICIONES

Exhaustivo informe de Adolfo Suárez sobre su programa de Gobierno

Una coincidencia en la crítica: no se cumple el imperio de la Ley

Por fin la oposición se ha salido con la suya. Con bastante retraso,

ciertamente, ha conseguido lo que pretendió alcanzar en la famosa sesión de

investidura, que no llegó a ser tal. Ayer, el presidente Suárez puede decirse

que se sometió al trámite que los partidos deja oposición deseaban para aquel

Pleno memorable: informe del Gobierno sobre la política que está llevando a

cabo; ampliación por el propio presidente de! Gabinete; críticas de todos los

grupos parlamentarios... Para terminar con un amplio turno de réplicas y una

serie de propuestas de resolución que sé someterán, por el orden en que sean

presentadas, a la votación de la Cámara.

Suárez se sometió ayer larde a la investidura por segunda vez. Y hay que decir

que su largo discurso —de casi dos horas de duración— fue escuchado y seguido en

silencio, con atención y respeto por todos los diputados de la derecha, del

centro y de la izquierda del hemiciclo. Que abordó con serenidad, ponderación y

equilibrio toda una serie de problemas importantes, dedicándoles un amplio y

minucioso estudio, con especial detenimiento en e! tema trascendente,

actualísimo y grave del «Estado de las autonomías».

Cuando, cansado por el largo esfuerzo, el presidente puso fin a su «discurso de

investidura», afirmando que «desde el Estado de las autonomías es hora de volver

a sentir el orgullo de ser español y de creer firmemente en España», una

clamorosa ovación de todos los diputados de su partido y de los miembros del

Gobierno, puestos en pie en sus escaños, acogió sus palabras. Los demás grupos

parlamentarios se abstuvieron de todo tipo de exteriorizaciones, y el presidente

del Congreso concedió, seguidamente, media hora de descanso. El señor Suárez

recibió numerosas felicitaciones. Los grupos aprovecharon este espacio de tiempo

para reunirse a cambiar impresiones, en la preparación final de las estrategias

a desplegar en el debate que seguidamente se iniciaba.

ANIMACIÓN.—Aparte la gran expectación existente, desde varias horas antes de

Iniciarse el debate, la nota predominante en este Pleno ha sido la animación

excepcional registrada en la Cámara de los Diputados. Todos los salones de la

planta baja del Palacio de la Carrera de San Jerónimo habían sido equipados con

receptores de TV, que, por medio de un circuito cerrado, permitieron seguir el

desarrollo de la sesión, no sólo a los muchos periodistas que no lograron

acomodo en las tribunas reservadas a la Prensa, sino también a los funcionarios

de la Casa y a numerosos invitados, porque también las tribunas, desde las que

el público sigue habitualmente los debates, resultaron ayer Insuficientes.

TRAS LAS TOMAS DE POSTURA DE TODOS LOS GRUPOS

EL VERDADERO DEBATE SE ESPERA HOY

El presidente Suárez fue extraordinariamente puntual: a las cuatro y veinticinco

de la tarde estaba ya sentado en su escaño, el primero del banco azul, donde fue

saludado por numerosos diputados de su partido y acosado por los fotógrafos.

Todos los líderes estaban también en sus puestos entre las .cuatro y media y las

cinco menos veinte, hora en que el presidente de la Cámara baja, don Landelino

Lavilla, declaró abierta la sesión, dándose por leída la comunicación del

Gobierno —que ABC publicó íntegramente el pasado domingo— e iniciándose, por

tanto, el debate con el discurso del presidente del Gobierno, cuyo resumen

recogemos en otro lugar de este número.

REPLICAS.—A las siete y cinco se reanudó la sesión para dar entrada al turno de

réplicas de los representantes de los distintos grupos, parlamentarios, en orden

inverso a su importancia numérica, por lo que correspondió hablar, en primer

lugar, a don Alejandro Rojas Marcos, del grupo andalucista, que tuvo el mérito

singular de incomodar al Centro y al PSOE con sus duras críticas al bipartidismo

y a la política consensuada. «En este Congreso —dijo— a veces mandan más los

pasillos que los escaños; es en los pasillos donde se encuentran, pactan y

consensúan los dos partidos mayoritarios: UCD y PSOE, con sistemática exclusión

de las otras fuerzas parlamentarias.»

Las protestas que, a partir de este momento y en varios pasajes de la

intervención del señor Rojas Marcos, se produjeron en e! sector socialista,

obligaron al diputado andalucista a preguntar: «Señor presidente, ¿no podrían

los señores diputados manifestarse de otra manera que no sea con las

extremidades?», lo cual enfureció más a los que protestaban.

Lo cierto es que el señor Rojas Marcos, que sabe decir las cosas que algunos

sectores quieren oír y tal como quieren oírlas, puso una nota de animación en el

arranque de esta segunda parte del debate, recibiendo, al terminar, algunos

aplausos y exclamaciones de las tribunas.

Le sucedió en el podio de los oradores el diputado de la Minoría Catalana, señor

Roca Junyent, con una intervención más ponderada que crítica, para irrumpir

luego con toda su fuerza, su vigor, su impetuosa personalidad, el señor Fraga

Iribarne, de Coalición Democrática. Pese a que el tono general de sus palabras

fue duro y muy critico, también, como de costumbre, supo poner en su exposición

algunas notas da humor que despertaron la hilaridad de todos, cosa que buena

falta hacía, para romper un poco la tensión existente. Se produjeron luego las

intervenciones de los diputados del grupo mixto, señores Aízpún, Bandrés, Gómez

de las Roces y Piñar. La última intervención fue la del líder del PCE, don

Santiago Carrillo, que, con su estilo habitual, atacó despiadadamente al

Gobierno con acusaciones que merecieron una doble réplica del presidente del

Gobierno, don Adolfo Suárez, para puntualizar la inexactitud de algunas de sus

afirmaciones. En ese punto del debate —un final inesperado y casi rocambotesco—

el presidente de la Cámara prefirió levantar la sesión hasta las cuatro y media

de la tarde de hoy. No se puede negar que la situación ha quedado planteada" en

forma muy favorable para el líder socialista don Felipe González, que será —de

seguirse el orden establecido— el primero en intervenir hoy para cerrar la

primera fase ´del debate.—Herminio PÉREZ FERNANDEZ.

 

< Volver