Un proyecto de igualdad. 
 todas las autonomías, antes de 1983  :   
 Andalucía estará dotada de Asamblea legislativa, consejo de Gobierno y Tribunal Supremo de Justicia. 
 ABC.    21/05/1980.  Página: 7-8. Páginas: 2. Párrafos: 13. 

UN PROYECTO DE IGUALDAD

TODAS LAS AUTONOMÍAS, ANTES DE 1983

Andalucía estará dotada de Asamblea Legislativa, Consejo de Gobierno y Tribunal

Supremo de Justicia

«La transformación de la estructura del Estado va a poner a prueba la

solidaridad y eficacia del conjunto de nuestro sistema político.» Con estas

palabras empezó el presidente Suárez el capítulo, extenso y pormenorizado,

dedicado al estudio de las autonomías. Dijo Suárez que sé «trata de un verdadero

problema de Estado, en cuya resolución pienso que deben cooperar todas las

fuerzas políticas desde la posición que constitucionalmente les correspondan.»

Analizó después Suárez la crisis del modelo centralista de Estado y se refirió

concretamente a la rigidez de las estructuras centralistas, a la posibilidad que

existe en las fórmulas autonómicas de «asociar en los procesos de decisión a las

poblaciones Interesadas»,y en el terreno básico de la libertad, «la cercanía de

los poderes de decisión a los ciudadanos, que garantiza un ámbito de libre

desenvolvimiento».

En otro momento de su discurso, dijo literalmente el presidente: «Hay cosas que

no son agradables de decir, pero que no pueden ser silenciadas», e incidió en el

riesgo de que «las autonomías se conviertan en una pugna dialéctica de las

comunidades autónomas frente al Estado». «Tampoco —dijo— el acceso a la

autonomía puede convertirse en una carrera de competición emocional.» Sobre este

mismo punto, y al hacer referencia concreta a los peligros que se derivan de la

articulación de un Estado autonómico, indicó Suárez que «el proceso autonómico

no puede ser una vía para la destrucción del sentimiento de pertenencia de todos

los españoles a una Patria común». «Es evidente —añadió— que la elaboración de

algunos Estatutos ha supuesto la aceptación democrática de un legítimo

sentimiento particularista e incluso nacionalista, pero ello se ha hecho en el

marco de una Constitución que proclama como su propio fundamento previo la

indisoluble unidad de la nación española, Patria común e indivisible de todos

los españoles.» Finalmente, y antes de enumerar los ocho puntos concretos de la

oferta gubernamental sobre el Estado de las autonomías, Suárez dijo que su

proyecto potencia la igualdad entre las diversas comunidades, impide la

existencia de comunidades de «primera» y de «segunda» y garantiza el principio

de igualdad de todas ellas en orden a alcanzar un mismo nivel de autonomía.

Las líneas programáticas básicas de la oferta en que cabe sintetizar la

actuación 1» UCD y del Gobierno son las siguientes:

1. Dado que en ninguna región se han cumplido los requisitos previstos

en el artículo 151 de la Constitución y en todos estos territorios se han de

considerar cumplidos los genéricos de la iniciativa autonómica, el

Gobierno considera acreditada dicha iniciativa autonómica, a fin de que se

ponga en marcha la elaboración y promulgación en todos ellos de

Estatutos de autonomía que contengan el sistema organizativo propio que éstos

territorios deseen, incluido en su caso el previsto en el artículo 152 de la

Constitución. Estos Estatutos deberían entrar en vigor durante el presente año y

antes .del segundo trimestre de 1983.

2. Ceuta,. Melilla y las provincias que queden al margen de la

organización autonómica recibirán consideración especial, incorporándose a

otras comunidades si esa fuera la voluntad libremente expresada de

las partes interesadas en cada supuesto. Si se expresase una voluntad distinta,

se utilizarán los medios constitucionales para dotar de autonomía a estas

ciudades y provincias, «tendiendo en cada caso sus características.

3. El Gobierno enviará a las Cortes Genérales proyectos de ley sobre

cuestiones de competencias, en los que se incluirán las correspondientes

cláusulas de deslinde específico bajo el principio de igualdad, siguiendo

la práctica ya asumida por las Cortes Generales y al amparo de lo previsto

en el artículo 28.1 de la ley Orgánica del Tribunal Constitucional.

4. A través de la legislación, y en su caso de la ´facultad

reglamentaria del Gobierno, se instrumentarán, cuando fuere preciso, órganos

de cooperación entre el Estado y las comunidades autonómicas en su

conjunto, que presididos por un miembro del Gobierno instrumentarán dicha

cooperación en las materias de los diferentes ramos.

5. En el caso de Andalucía, el Gobierno propiciará y promoverá la

tramitación de un Estatuto de autonomía por la vía que ha quedado expedita, que

deberá estar promulgado dentro de este año y dotar a la comunidad autonómica

de Andalucía, si ésta lo desea, de Asamblea legislativa, elegida por

sufragio universal; Consejo de Gobierno, y Tribunal Superior de

Justicia.

8. Las elecciones para la Constitución de las Asambleas legislativas u

organismos que hayan de ser elegidos por sufragio universal en todas las

comunidades autónomas que se constituyan a partir de ahora, de acuerdo con lo

previsto en los epígrafes anteriores, se celebrarán simultáneamente junto con

las primeras elecciones generales o municipales que se convoquen. Hasta ese

momento dichas comunidades podrán ejercitar sus facultades legislativas mediante

la constitución de órganos provisionales.

7. Dentro de un plazo de seis meses se convocará referéndum para

la aprobación del Estatuto gallego. Los órganos en él previstos se constituirán

en el plazo y formas que establece el proyecto de Estatuto.

8. Se presentarán ante la Cámara los proyectos de ley y resoluciones

para que el Gobierno continúe en la ejecución de esta política con el adecuado

respaldo parlamentario.

 

< Volver