Polémica entre Suárez y Carrillo     
 
 ABC.    21/05/1980.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

POLÉMICA ENTRE SUAREZ Y CARRILLO

Terminado el discurso del portavoz comunista, el presidente del Gobierno pidió

el turno reglamentario de réplica. A partir de aqui el debate entró en el

momento de mayor tensión, en un juego vivaz de réplicas y contrarréplicas sobre

un lema de gran envergadura aludido por Carrillo en su discurso: la actuación de

los Servicios Secretos españoles.

SUAREZ: «SABEMOS EQUIVOCARNOS SOLOS».—«Quiero agradecer al señor Carrillo —dijo

el presidente en su primera réplica— que no se considere de la misma clase

política que nosotros. Nosotros tampoco nos consideramos de la misma clase

política del señor Carrillo.»

Y sólo quisiera hacer una matización sobre el tema de los Servicios Secretos

españoles al que se ha referido el señor Carrillo: quiero decir que los

Servicios Secretos han trabajado y trabajan con el pleno respeto al proceso

político existente en España. Y si algún miembro concreto, no el Servicio,

llegase a actuar contra la legalidad, sería eI propio Servicio el encargado de

imponerte las sanciones disciplinarias correspondientes. También quiero aclarar

que ningún servicio español ha fabricado «dossier» alguno sobre un director de

periódico. Sí es cierto que se recibió una Información sobre esta persona de un

servicio extranjero, que fue examinada por los servicios españoles y se comprobó

que era falsa, con la colaboración del Interesado, y se zanjó el tema.

Finalmente, debo decir que aceptamos muy gustosos los consejos que nos da

siempre el señor Carrillo, pero quiero que sepa que nosotros nos sabemos

equivocar solos.

CARRILLO: «YO NO MENTÍ».—Al terminar su réplica el presidente del Gobierno,

pidió la palabra el señor Carrillo, quien agradeció la explicación que,

públicamente, le había ofrecido Adolfo Suárez. «Quiero también intervenir —

añadió a continuación— para decir que ya me temía yo que fuese un servicio de

información extranjero, porque pienso que exista alguna intoxicación que viene

directamente de esos servicios de información extranjeros.» «Quiero decirle, por

otra parte, al señor presidente • que yo no mentí, que yo he hablado con él y él

con una cierta autoridad, de un capitán que fue sorprendido sobre el terreno. Yo

no tengo nada más que aclarar, a no ser que el presidente del Gobierno quiera

saber más detalles.»

SUAREZ: «AHORA ME ACUERDO...».El presidente del Gobierno intervino de nuevo para

decir —entre numerosos murmullos en los bancos de la oposición— que «ahora me

acuerdo que hace muchísimo tiempo» el propio señor Carrillo le dio la

Información en su despacho de que alguien había entrado en el domicilio de un

militante del PCE. Señaló que intentó contrastar la información y qua —no

recordaba si había sido el ministro o el director general— te habían dicho que

ellos conocían también, a través de -la denuncia presentada, el hecho, aunque no

lo habían podido comprobar. «Esa es exactamente la verdad —señaló el presidente—

, lo que no quiere decir que la información que me dio el señor Carrillo fuera

verdad, porque no se pudo comprobar. ¿Es así o no es así, señor Carrillo?»,

preguntó.

CARRILLO: «NO SE PUDO SABER MAS».— Volvió a tomar la palabra Santiago Carrillo

para responder al presidente del Gobierno con estas palabras: «Eso no se pudo

comprobar porque el citado capitán enseñó su documentación profesional a la

patrulla de la Policía Nacional que había en la puerta del domicilio de que

hablamos, la patrulla se cuadró y, naturalmente, ya no se pudo conocer quién

era. Ya no se pudo saber más.»

 

< Volver