Autor: Dávila, Carlos. 
 Responden siete personalidades centristas. 
 ¿Está vigente la fórmula Suárez?     
 
 ABC.    15/01/1980.  Página: 6-7. Páginas: 2. Párrafos: 18. 

6/ABC

NACIONAL

JUEVES «5-1-81

Encuesta

Responden siete personalidades centristas

¿Está vigente la fórmula Suárez?

La transición política de UCD termina en el II Congreso del partido. La gran

polémica suscitada por el «movimiento crítico», en aras de una democratización a

fondo del colectivo centrista, envuelve, según los observadores, la intención,

aún no confesada, de acelerar la que se se ha dado en llamar «operación

recambio», que puede culminar con la sustitución del presidente Suárez en las

presidencias del partido y del Gobierno. Sobre este tema dos posiciones son

encontradas. Hemos querido con esta encuesta, que publicamos a continuación,

ofrecer una muestra significativa, por la Importancia política de los personajes

que han respondido, de cuál es la opinión que sobre la fórmula política que

encama el actual presidente tienen los principales protagonistas de la polémica.

Falta en esta encuesta la opinión del ministro de Administración Territorial,

Rodolfo Martín Villa, que no ha creído oportuno contestar a nuestra petición.

Martín Villa es, como se sabe, líder del grupo «azul», procedente del antiguo

Movimiento, que representa al menos a cuatrocientos compromisarios del próximo

Congreso.

FERNANDEZ ORDOÑEZ: «El debate no es Suárez»

Francisco Fernández Ordóñez es ministro de Justicia, diputado por Zaragoza y

líder del grupo socialdemocrata, una de las tendencias originales que firmaron

la creación de UCO.

«Creo que los españoles tenemos la tendencia a personalizar tos debates

políticos o a buscar periódicamente líderes carismáticos portadores de milagros.

A mi juicio, el debate no es Suárez, sino cuál es la política que UCD propone al

país, si UCD debe seguir siendo el partido con vocación centrista con la que

emergió en el mapa político español, así como cuál es el cuadro de pactos y de

estrategia más eficaz para resolver los grandes problemas de España ´en esta

hora. Desde mi punto de vista, la presidencia del partido está en función de

este programa y no al revés.

Al parecer, ninguno de los sectores de UCD ha planteado abiertamente, hasta

ahora —que yo sepa—, una alternativa a Suárez en este Congreso, aunque no

descarto que se presente y se discuta ante los órganos del partido.»

ARIAS-SALGADO: «Suárez es la opción más seria»

Rafael Arias-Salgado, actual ministro de la Presidencia, es diputado por Toledo

y procede de la antigua Federación Socialdemócrata. Pasa actualmente por ser uno

de los políticos más cercanos a Suárez.

«Apoyo la candidatura del presiden e Suárez.porque entiendo que es la mejor para

UCD. Tiene capacidad política demostrada y fue el dirigente político más votado

en las últimas elecciones generales. Por otra parte, es la opción más seria.

Creo que ningún par-tido serio, estando en el Gobierno, puede plantear un

Congreso en el que el objetivo pueda ser debilitar o sustituir a su presidente

del Gobierno.

Por Carlos DAVILA

Apoyo igualmente la fórmula presidencia-lista, por estas razones: 1) Porque está

en correspondencia con la votación uninominal prevista por la Constitución para

la elección de presidente del Gobierno; 2) Porque, insti-tucionalmente, el Poder

Ejecutivo que estamos configurando en nuestra vida política, a pesar de la

votación uninominal, es un ejecutivo débil que debe compensarse con un ejecutivo

fuerte en el partido, y 3) Porque la sociedad española tiende a personalizar ta

vida política y hay que dar respuesta a esa realidad.»

IGNACIO CAMUÑAS: «Es más importante UCD que Suárez»

Ignacio Camuñas, ex ministro y diputado por Valladolid, es líder del sector

crítico de UCD, partido del que fue fundador. Antes había dirigido el Partido

Popular Democrático, integrado en la Internacional Liberal, de la cual es

vicepresidente.

«Uno de los datos reales, a mi juicio desgraciado, de la vida política española

que se detecta con. más claridad en el campo del centro y la derecha es el

fenómeno de la personalización del poder.

La izquierda socialista y comunista procura organizarse en torno a una

ideología, unas opciones políticas y una estructura de base. Por el contrario,

el centro y la derecha españolas en este siglo vienen menospreciando la

ideología, la organización y la estructura, sustituyéndolas las más de las veces

por un hombre, sobre el que gira fundamentalmente la organización de un partido

o un movimiento político.

En este contexto inscribo mi actual posición política cara al Congreso de UCD y

en particular el tema de esta encuesta de urgencia sobre el presidente Suárez.

Mientras los partidos del centro y la derecha en España sigan girando en torno a

una persona, creo que no estaremos edificando sobre roca segura. Mientras el

debate de UCD sea sobre si Suárez está gastado o no, sobre si debe simultanear

la presidencia del partido y la presidencia del Gobierno, sobre si es mejor

Suárez que Lavilla o convendría más bien Calvo-Sotelo, creo que todos estaremos

cometiendo un grave error.

A mí me interesa un partido sólido, firme y con un futuro, representativo de un

amplio´ sector de la sociedad española, capaz de vivir con Suárez y sin Suárez.

Lo importante en este sentido es que UCD se dote de los mecanismos necesarios

para promover y remover a sus dirigentes sin traumas ni maniobras

conspiratorias.

Sentadas estas premisas, el enjuiciamiento de la labor de los dirigentes

políticos, y en este caso del presidente Suárez, adquiere caracteres de

normalidad democrática y nos aleja de situaciones de crisis innecesarias y de

dramatismos improcedentes.

En una palabra, por importante que sea hoy Suárez es mucho más importante UCD y

su futuro como partido.»

CALVO ORTEGAr «La "fórmula Suárez"está vigente»

Calvo Ortega, ex ministro de Trabajo, es el actual secretario general de UCD.

Diputado por Asturias, es hombre de confianza del presidente del Gobierno y

quizá el más importante miembro del «aparato» centrista.

«A las puertas del II Congreso Nacional de UCD, creo que está vigente ´lo que

usted llama la "fórmula Suárez". Más concretamente, creo que no se cuestiona el

liderazgo de Suárez; la discusión entre sistema mayoritario y proporcional hay

que clarificarla; la Ponencia del Comité ejecutivo, que junto con Suárez votaron

otros miembros del Comité, propone el sistema proporcional para el Congreso y el

Consejo político, y el mayoritario, para el citado Comité ejecutivo; por lo

tanto, cuando se defiende uno u otro sistema (los dos igualmente democráticos),

hay que precisar de qué órgano se trata.

Mi opinión reiteradamente expuesta, es que la naturaleza de cada órgano demanda

un sistema distinto: órganos deliberantes y de control (Congreso y Consejo

político), sistema proporcional; órgano ejecutivo (Comité ejecutivo), sistema

mayoritario.

Finalmente, creo que estamos todos de acuerdo en encontrar fórmulas que permitan

profundizar en la democratización del partido. La Ponencia del Comité ejecutivo

supone un avance en esta línea.»

JUEVES 15-1-81

NACIONAL

Encuesta

GARCIA MARGALLO: Hay que cambiar el estilo del Partido

García Margado, diputado por Melilla, es uno de los fundadores de las «jóvenes

urcos», grupo que nació como apoyo a Suárez y que, sin embargo, ha firmado el

documento de los críticos, con lo que ha pasado a la oposición dentro del

Partido.

UCD, bajo el liderazgo de Suárez, ha dado dos grandes respuestas al país. La

primera fue la transición que no puso en peligro el bienestar alcanzado y que

invitó a todos los españoles, con independencia de sus orígenes, a colaborar en

la construcción de una sociedad libre, justa y solidaría. El mensaje fue

entendido y nos votaron. La consagración de las libertades públicas, el

establecimiento de un régimen democrático pleno y la creación de los cauces

necesarios para redistribuir la renta nacional constituyó nuestro segundo éxito.

Por eso nos volvieron a votar. Adolfo Suárez tiene, como consecuencia de estas

dos operaciones, un capital político que sería absurdo malgastar.

Ahora nos encontramos con un reto diferente. La transición ha terminado y es

necesario construir un modelo político que responda a las exigencias de un

sociedad nueva. La democracia parece a nuestro pueblo un fenómeno extraño a su

comportamiento e incapaz de resolver sus problemas diarios. Por eso se ha

producido el desencanto. La democracia debe inspirar toda la organización social

y suscitar una amplia adhesión, sin la cual no es posible abordar los problemas

pendientes. La clave se llama participación. Es preciso, además, proceder a la

modernización de la sociedad y redefinir los valores clásicos. La libertad debe

ser defensa contra injerencias excesivas del Estado en la vida social, pero

sobre todo capacidad para ser protagonista del desarrollo colectivo. La igualdad

de oportunidades es esencial, pero estamos también obligados a corregir

irritantes desigualdades de resultados. El orden y la eficacia deben entenderse

como ubicación de personas y cosas en el lugar adecuado para que la sociedad

funcione. El pluralismo político es importante, pero lo es más potenciar la

negociación como instrumento para superar tensiones y conflictos. Necesitarnos

crear puestos de trabajo, redistribuir la renta y flexibilizar nuestra economía,

pero sobre todo desarrollar un nuevo modelo económico en que la calidad de vida,

el aprovechamiento del ocio y el desarrollo integral de la persona sean

objetivos básicos.

La consecución de estos objetivos exige cambiar el estilo del partido. La

democratización y participación son mensajes sólo creíbles si constituyen la

pauta de nuestro propio comportamiento. Con este nuevo estilo Suárez será el

presidente idóneo para conseguir una revaluación social de UCD. Para reencontrar

el modelo perdido.

GARCÍA PITA: «Hay un modelo agotado por el hastío»

Daniel García Pita es actualmente jefe del Gabinete Técnico del presidente del

Congreso. Es la mano derecha, pues, de Landelino Lavilla y uno de los gestores

que han puesto en marcha el movimiento de los críticos».

«Entiendo que la encuesta se refiere al modelo político de la transición, en el

que ha jugado un papel destacado el presidente Suárez. Pues bien, pienso que hay

que distinguir entre dos etapas sucesivas. En una primera hubo una combinación

adecuada del planteamiento riguroso de la estrategia jurídica y política de la

reforma, con una ejecución decidida y hábil de esa estrategia. Se generó

entonces un ideal democrático nacional, compartido por la inmensa mayoría de los

españoles, que permitió la transición pacífica de un régimen a otro.

La segunda etapa, que comenzó en la fase del llamado "consenso" constitucional,

se caracteriza, sin embargo, por una ausencia de reflexión profunda sobre los

graves problemas que plantea la construcción de un nuevo Estado. Así surge una

acción política improvisada, vacilante y más dependiente del éxito aparente

inmediato que de convicciones profundas. Es la permanente sensación del

"quiteños hoy de en medio el problema, como sea, que ya veremos mañana".

Cualquiera que se él nombre con el que se bautice a esta forma de hacer y de

entender la política es evidente que se trata de una fórmula agotada por el

hastío general de los españoles, que demandan a los partidos políticos la

revitalización del ideal democrático nacional, a que antes me refería.»

PIO CABANILLAS: «Casi nada decisivo pasará»

Pío Cabanillas, ministro adjunto al presidente y diputado por Orense, desempeña

un papel de mediador entre los dos grupos centristas enfrentados cara al

Congreso. Fue fundador y presidente del Partido Popular y ministro de Cultura en

el primer Gabinete democrático.

«El Congreso es el segundo de un partido que gobierna desde la transición y que

también celebró el primero, gobernando y todo ello, después de ganar dos

elecciones. Por eso mismo, es un Congreso que no sólo suscita interés, sino

afanes de pronóstico. Para cualquier ciudadano resulta casi inevitable opinar

sobre lo que puede ocurrir. Es como participar en los resultados de una final

deportiva. Los ingenuos creerán que se ha ganado por dos o tres goles. Pues

bien, es posible que las cosas ocurran de otro modo.

Casi nada decisivo pasará durante los tres días de Palma, pero ¡as cosas habrán

cambiado mucho desde febrero en adelante. Personalmente deseo que una cuestión

quede clara: el centro es una creación y una solución políticas para nuestro

país.»

 

< Volver