Camuñas: El presidente debe estar preparado para sentarse en el banquillo     
 
 Ya.    24/08/1980.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Camuñas: El presidente debe estar preparado para sentarse en el banquillo

«Creo que en su día Adolfo Suárez debe estar preparado para sentarse en el

banquillo», ha declarado en Málaga el diputado centrista y presidente de la

comisión de Exteriores del Congreso, Ignacio Camuñas.

«Si hoy le tocara a Abril —ha dicho—, que se siente y se refresque. En política

es importante que exista el banquillo. Hasta los mejores jugadores se sientan en

él. Los que no saben hacerlo y no logran estar preparados para la vuelta, no

sirven. Confunden el baloncesto con el boxeo, pues sólo consienten en salir de

la cancha cuando han quedado «k. o.» y han perdido el sentido.»

En relación al próximo congreso de Ucd, previsto en principio para enero del año

próximo, el señor Camuñas piensa que el reto consiste en forjar un auténtica

partido político democrático que tenga su sustento en la ideología, programa , y

equipo de hombres que lo dirijan sucesiva y "alternativamente.

En torno al Parlamento español, el dirigente centrista considera que se hace

necesaria una articulación en el sentido de que los ministros cedan

temporalmente un puesto al parlamentario que le sigue en la lista, o bien se

fije un día y una hora para tratar el paquete de temas necesarios. No podemos

tener a los ministros corriendo por los pasillos para poder votar, porque eso no

es viable.

Del tema de Gibraltar opina que si los gibraltareños estuvieran dispuestos,

mañana mismo se abrirían las comunicaciones, pero «los dirigentes gibraltareños

son tan astutos que quieren hacer recaer sobre las autoridades españolas la no

apertura de las comunicaciones. Nosotros lo único que tenemos pedido es la

igualdad de trato y estricta reciprocidad. Existe sinceridad en nuestros

propósitos de llegar a una razonable solución de los problemas. Lo que no es

tolerable es que se les den todas las facilidades a los gibraltareños que cruzan

la frontera y que todo se convierta en complicaciones cuando se trata de entrar

en el peñón».

 

< Volver