Si Suárez no presenta el programa anunciado. 
 älvarez de Miranda, Lavilla y Martín Villa abandonarán la permanente de UCD  :   
 El ex presidente del congreso considera absolutamente necesario un nuevo pacto con el PSOE. 
 Ya.    24/08/1980.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

24-VIIM980

Si Suárez no presenta el programa anunciado

Alvarez de Miranda, Lavilla y Martín Villa abandonarán la permanente de Ucd

El ex presidente del Congreso considera absolutamente necesario un nuevo pacto

con el PSOE

«En mis entrevistas por separado con Landelino Lavilla y Martín Villa hemos

llegado a la conclusión de que o cambia la actuación de Ucd o abandonaremos la

comisión permanente, para incorporarnos a la base del partido», ha declarado

Fernando Alvarez de Miranda, según una información que ayer publicaba el

periódico «La Voz dé Asturias».

El señor Alvarez de Miranda almorzó en Luanco (Asturias) con antiguos militantes

del desaparecido Partido Demócrata Cristiano y dijo, entre otras cosas, que

«hasta ahora Suárez tenía la excusa, para no comunicar nada, de que trascendían

todas sus conversaciones privadas, incluso lo que se comentaba en los Consejos

de Ministros; según decía él, a los pocos minutos lo sabían en la sede del Psoe.

Pero ahora ya no sirve esa excusa... Nosotros nos iremos a la base de Ucd,

porque no podemos seguir haciéndonos responsables de lo que es exclusivamente

responsabilidad de una persona. Entonces que cargue él con toda la

responsabilidad, pero que no nos adjudique ninguna parte».

Mes adelante manifestó: «Si nos vamos Landelino Lavilla, Martín Villa y yo, Ucd

posiblemente continúe, pero será otro partido distinto, posiblemente un nuevo

Pri a la española. Incluso tal vez Fernandez Ordóñez no seguiría en Ucd, por no

quedar descolgado... Yo tengo la obligación ética de conceder a Adolfo Suárez un

nuevo margen de confianza para presentar el programa y esperar al próximo 9 de

septiembre, fecha tope para la presentación del mismo. Incluso Martín Villa me

explicó que se mostraba moderadamente optimista, y creo que el presidente se ha

tomado este tiempo para pensar el programa y prepararlo. Caso de que el

presidente no cumpla lo prometido, Landelino Lavilla, Martín Villa y yo, nos

iríamos a la base.»

El ex presidente del Congreso de los Diputados considera absolutamente necesario

llegar a un pacto con el Psoe: «No debió disolverse tan rápidamente en la

primera legislatura porque había cosas que hacer, y en estos momentos el

problema autonómico y el desarrollo constitucional exigen un pacto, tal vez no

de gobierno, pero sí de desarrollo legislativo. Y eso no se consigue sacar

adelanté si no es llegando a un cierto consenso con el Psoe. Un pacto de

gobierno con la minoría catalana y vasca, sin verlo" mal, no me parece

suficiente... A la postre, Convergencia no es nacionalista y sí autonomista y

coincide prácticamente en todo con Ucd, por lo que yo diría que lo mismo que en

la República hubo la Confederación de Derechos Autónomas, ahora podría haber la

confederación de derechos autónomos. Si ese pacto sirve para consensuar desde

posiciones de fuerza con el Psoe, como parece pretenderse, es una postura

discutible, pero válida. Pero quedarse en ése único pacto de mayoría

parlamentaria, excluyendo al Psoe, lo considero una postura falsa y peligrosa.»

En su opinión, la negativa del Psoe a pactar con Ucd «no corresponde tanto a una

negativa de Suárez, que parece ser les ha defraudado varias veces, en cuanto a

que los socialistas tratan de aprovechar el deterioro de Adolfo Suárez para

deteriorar a Ucd e intentar acceder al Gobierno».

«A los demócratas cristianos —añadió— curiosamente nos han adjudicado el papel

de integristas, cuando no hemos tenido nada que ver con esas leyes por las que

se nos ha calificado con ese adjetivo. La socialdemocracia ha sido el refugio de

mucha gente que tenía un pasado que ocultar, y me sorprende que desde fuera se

les atribuya el papel de progresistas, cuando los únicos grupos que nos

resistimos a disolver nuestros partidos y fundirnos en Ucd fuimos nosotros y el

de Camuñas. Tanto Garrigues como Ordóñez aceptaron pronto la disolución de sus

grupos.»

«Suárez sabe —añadió finalmente— que los demócratacristianos no tenemos

ambiciones de poder ni deseamos a cualquier costo Ministerios. Queremos un

partido ideo-logizado y que funcione. Aunque se haya disuelto el partido

nosotros seguimos reviniéndonos tanto a nivel de parlamentarios como

provincialmente. Mientras Ucd no sea un partido en que nos encontremos

moderadamente satisfechos, seguiremos manteniendo esta familia... Los sectores

más progresistas de la Iglesia que cara a las elecciones desaconsejaron la

utilización de la etiqueta democristiana se muestran ahora un tanto

arrepentidos de su actitud.»

En lo que a política exterior se refiere, el señor Alvarez de Miranda se mostró

partidario de retrasar cuanto se pueda el ingreso de España en la Otan; que se

sustituyan los pactos con los Estados Unidos por pactos con la Otan sin ingresar

formalmente en ella para de esa forma obviar un referendum en el que tal vez

aflorase el antiamericanismo latente y conseguir la necesaria conexión con la

Alianza Atlántica.

 

< Volver