Autor: Gutiérrez, José Luis. 
   Herrero de Miñon     
 
 Diario 16.    17/09/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

GRITOS Y SUSURROS

José Luis Gutiérrez

Herrero de Miñón

LA intervención de Suérez — por fin— ha causado alivio en sus huestes. Un

diputada socialista calificaba el discurso-con la boca pequeña-como el mejor del

presidente, o por lo menos como «el menos malo».

Y Felipe, que intuía la liberalización de plantillas —habrá que esperar a los

debates— y «más cargas para tos que menos tienen», reconocía en las propuestas

presidenciales algunas de las suyas expuestas en su discurso de la moción de

censura.

SOLO un punto negro ensombreció la actuación del presidente: Su falta de

asistencia a la reunión del grupo parlamentario centrista —convocado en la

mañana de ayer— en la que debia de informar acerca de su declaración política.

La ausencia de Suárez electrizó el aire con cargas de alta tensión

El díscolo e irrepetible diputado demócristiano Miguel Herrero de Miñón, ante la

ausencia del presidente, tomó el micrófono y señaló que Suárez no comparecía

ante su grupo de diputados por temor a oir intervenciones criticas. Con lo cual

demostraba, según Miguel Herrero, una clara falta de dignidad política y

personal (duras palabras). El silencio en la sala se masticaba. El portavoz

Jiménez Blanco pidió reserva absoluta de lo tratado y observó cómo numerosos

diputados centristas manifestaban su descontento felicitando ostensiblemente a

Herrero. Luego resulta que Suárez tenia a la misma hora una reunión con el

Gobierno, por la cual envió a Calvo-Sotelo, Martín Villa y Paco Ordóñez, que

informaron del programa. Posteriormente, ni Herrero de Miñón ni el ex ministro

Fontán aplaudirían las palabras de Suárez.

ABRIL, que había guardado un prudente silencio en la reunión, se mantuvo

escrupulosamente mudo, relajado y alegre. Y para demostrar su despegue, aseguró

que se iría de vacaciones al terminar los debates.

De momento se fue al cine acompañado de Antonio Vázquez, concejal centrista en

el Ayuntamiento madrileño. ¿Película? Una de ciencia-ficción: «El final de la

cuenta atrás», que narra la misteriosa peripecia de un portaaviones nuclear

atrapado por un maligno turbión en pleno año 1980 y transportado a Pearl Harbour

en 1941, en pleno ataque japonés.

 

< Volver