Si me equivoco, que me manden a freir puñetas     
 
 Diario 16.    17/09/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

«Sí me equivoco, que me manden a freír puñetas»

Terminado su discurso, el presidente del Gobierno tuvo ante los periodistas una

frase lapidaria: «Si me equivoco, que me manden a, freír puñetas.»

Suárez acababa de reconocer que las tensiones políticas surgidas con la moción

.de censura socialista el pasado mes de mayo le habían hecho • reflexionar. «He

aprendido de mis errores y actúo en consecuencia. Si luego ocurre que estoy

equivocado, que me manden a freír puñetas», fue su expresión.

Con aire de satifacción comentó a los periodistas: «He dirigido un mensaje en el

que se piden sacrificios de importancia a todos los españoles, pero que

indudablemente contiene un horizonte de esperanza.»

«He ofrecido fórmulas»

«He ofrecido una serie de fórmulas y espero la respuesta de las fuerzas

políticas —agregó—. Pero queremos solucionar, necesitamos entre todos solucionar

el Estado de las autonomías y de manera

muy especia] los dos puntos que tenemos ahí, que son Andalucía y Galicia. Y

luego acelerar al máximo, como dije en una ocasión, y quiero reiterarlo; si me

permiten la machaconería, quiero dejar muy claro la voluntad política del

Gobierno, para desarrollar en profundidad los Estatutos de autonomía, y para de

verdad consolidar un Estado de las autonomías. Y ahora me estoy refiriendo de

una manera muy especial al País Vasco.»

Suárez recordó que tiene pendiente una entrevista con Carlos Garaicoechea,

presidente del Gobierno vasco, «en la que me gustaría llegar a un acuerdo»,

dijo.

Y agregó que le gustaría que el PNV votara favorablemente la cuestión de

confianza planteada al Congreso.

En su conversación Suárez señaló que el incremento del empleo es un objetivo

prioritario del Gobierno, añadido del siguiente comentario: «Es evidente, y es

la primera voluntad de un político, intentar buscar soluciones a problemas que

parecen insolubles.»

 

< Volver