Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
   Caluroso recibimiento a los reyes en Lérida  :   
 Don Juan carlos: No hay más grave preocupación que la de conocer el país y a los que lo forman. 
 Informaciones.    19/02/1976.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Caluroso recibimiento a los Reyes en Lérida

DON JUAN CARLOS:

«NO HAY MAS GRAVE PREOCUPACIÓN QUE LA DE CONOCER EL PAÍS YA LOS QUE LO FORMAN»

Por Enrique SOPENA

BARCELONA, 19.

Un caluroso recibimiento tributó la ciudad de Lérida a los Reyes de España con

motivo de su primera visita oficial a esta provincia catalana. Ya en numerosos

pueblos por donde pasó el automóvil que conducía a don Juan Carlos y doña Sofía,

las gentes se congregaron en las calles o en la propia carretera para demostrar

públicamente la satisfacción que les embargaba por este acercamiento de los

Reyes a su realidad cotidiana y a los varios problemas que les aquejan. Este

calor popular se reflejó en varios momentos de la jornada, aunque tal vez tuvo

su punto más significativo cuando la propia Reina solicitó a las fuerzas de

seguridad que no impidieran el contacto próximo de la muchedumbre con su esposo

y con ella misma. Está circunstancia acontecía cuando los Reyes se dirigían a

pie hasta el Ayuntamiento de Lérida. Don Juan Carlos y doña Sofía estrecharon

entonces centenares de manos que pugnaban por saludar a los Reyes.

Aparte de este clima de adhesión, cabe consignar que los Reyes fueron

puntualmente informados de numerosas cuestiones que afectan a Lérida y su

provincia. Hablaron en, las reuniones presididas por el Rey, el presidente de la

Cámara Oficial de Comercio e Industria, el presidente de la Cámara Oficial

Sindical Agraria, el presidente de la Diputación y el delegado de Sindicatos.

Este, en un momento de su intervención, afirmó que «algunos de los miembros del

Comité Sindical estuvieron en el doloroso drama de la guerra civil, unos en un

bando y otros en otro; pero yo doy fe de que todos trabajan con ahinco en su

labor». Don Juan Carlos contestó globalmente, y entre otras cosas manifestó que

se había hablado con una sinceridad como creo que se debe hablar en la Casa

Sindical. Casa que todos la formamos, puesto que también me considero trabajador

de España. Me parece que ha sido el presidente del Comité Ejecutivo Sindical el

que ha dicho que agradecía nuestra presencia, dadas las graves preocupaciones

que tenía en Madrid. Yo creo que no hay otra más grave preocupación que la de

conocer realmente el país y conocer a los qué lo forman».

Tras visitar la Cooperativa Provincial Avícola y Ganadera,, en el polígono

industrial del Segre, y realizar un recorrido por la zona del canal de Aragón y.

Cataluña, los reyes regresaron en helicóptero—pilotado por don Juan Carlos— a

Barcelona.

HOMENAJE A PAU CASALS

Una vez en la, Ciudad Condal, los Reyes se dirigieron al Palau de la Música

Catalana (Palacio de la Música Catalana). Allí saludaron a los miembros del

Patronato que se ha creado para conmemorar el centenario del nacimiento del

genial músico catalán, Pau Casáls, muerto hace un par de años en el exilio.

Después, don Juan Carlos y doña Sofía hicieron entrega al Orfeó Catala, en la

persona de su presidente, de la medalla de oro de Bellas Artes, concedida por

Franco, El presidente, del Orfeó —institución de extraordinario arraigo en

Cataluña— es don Juan Antonio Maragall, presidente a su vez del club Cataloniá.

Finalmente, el Orfeo interpretó «El cant de la senyera» (himno la bándera

catálana) y "L´emporda".

Por último, los Reyes recibieron a los directores de los periódicos de

Barcelona, con los cuales mantuvieron una larga conversación en un ambiente de

notable franqueza y cordialidad.

19 de febrero de 1976

 

< Volver