Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
 Los Reyes regresaron a Madrid. 
 Positivo balance del viaje de los Monarcas a Cataluña  :   
 Fuera de programa, sus magestades visitaron el Bajo Llobregat, donde se ha hecho la paz social. 
 Informaciones.    23/02/1976.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

LOS REYES REGRESARON A MADRID

Positivo balance del viaje de los Monarcas a Cataluña

FUERA DE PROGRAMA, SUS MAJESTADES VISITARON EL BAJO LLOBREGAT, DONDE SE HA HECHO

LA PAZ SOCIAL

Por Enrique SOPEÑA

BARCELONA, 23.

AYER domingo, los Reyes de España, tras asistir a misa en la basílica de Nuestra

Señora de la Merced —Patrona de Barcelona—, se dirigieron al aeropuerto y desde

allí regresaron a Madrid. En Barajas fueron recibidos por el presidente del

Gobierno y el de las Cortes. Terminaba así la semana catalana de los Reyes, cuya

penúltima jornada, el sábado, fue dedicada a las audiencias y a una breve visita

a la localidad de Cornellá.

Los alrededores del templo de la Merced aparecían rodeados de mucho público, que

vitoreó a don Juan Carlos y doña Sofía. Semejantes muestras de simpatía pudieron

advertir los Reyes en la noche del sábado, cuando acudieron a la representación

de la ópera «Los maestros cantores». Ante la insistencia de los allí

congregados, los Reyes salieron —en resto Inusitado— al balcón principal del

Liceo, y correspondieron así a cuantos les aplaudían.

AUDIENCIAS

Por lo que atañe a las audiencias, cabe dividirlas en los siguientes apartados:

1) Organismos oficiales.

2) Entidades económicas.

3) Entidades deportivas.

4) Entidades culturales y cívicas.

5) Colegios profesionales.

Por lo que respecta a entrevistas con personalidades o grupos políticos, todas

las especulaciones no se han convertido en realidad desde el plano de la

oposición. SI, en cambio, el Rey recibió a la sección catar lana de la U.D.P.E.

y a la del Frente Institucional. A nivel privado, se sabe que entre otras

personas don Juan Carlos concedió audiencia al decano de la Facultad de Derecho,

don Manuel Jiménez de Parga; al ex alcalde don Enrique Masó y al miembro del

Club Catalonia don Ramón Guardans, presidente de la Junta de Obras del Puerto.

Muy poco ha trascendido de las mencionadas audiencias. Las peticiones más

comprometidas —por calificarlas de alguna manera— llegaron al Rey a través de

algunos colegios profesionales y de la Joven Cámara Económica.

La mencionada Joven Cámara Económica distribuyó a la Prensa por la tarde el

documento leído por su presidente, don Xavier Vela. El señor Vela afirmó el

deseo de la Joven Cámara de «que pueda llegar pronto el momento de la

reconciliación entre los hijos del Estado español, única manera de hacer

realidad el nuevo camino que todos tenemos que emprender y que pasa por la

amnistía con todo BU alto valor y contenido». Mas adelante don Xavier Vela

formuló la aspiración de que Cataluña posea instrumentos adecuados para el

ejercicio de su propia peculiaridad colectiva y recordó tanto la mancomunidad

como el Parlamento y la Generalitat de 1932, Terminó haciendo votos por «un

presente y un futuro mejores en el pleno ejercicio de las" libertades

democráticas».

EN EL BAJO LLOBREGAT

Como colofón de este primer viaje de los Reyes, debe consignarse su

desplazamiento a Cornella, capital del Bajo Llobregat, comarca de alta

industrialización y notable conflictividad laboral. Al parecer, tal contacto del

Rey con uno de los puntos importantes del cinturón obrero de Barcelona no estaba

previsto. Precisamente el sábado de madrugada —pocas horas antes de que llegara

don Juan Carlos—, un pacto sindical ponía punto final a la más larga huelga

desde 1939 registrada en Cataluña y domiciliada en Cornelia. Durante 104 días,

los 157 obreros de Laforsa habían protagonizado un duro conflicto de amplia

incidencia por toda la comarca. El pacto incluye un logro decisivo para los

obreros: no hay despidos, y el capitulo de sanciones queda circunscrito a

diversas suspensiones de empleo y sueldo. Un clima de euforia podía respirarse

en Cornella el sábado por la mañana después de que circulara la noticia de la

resolución del caso Laforsa. En Cornella, don Juan Carlos, ante un enorme gentío

y hablando desde el balcón principal de la Casa Consistorial, subrayó: «Quiero

que sepáis que el Rey siente como propios los problemas del mundo del trabajo. Y

esto no son sólo palabras fáciles. Las Leyes Fundamentales dicen que España

constituye una Monarquía social, y es mi deber cuidad de que así sea (...).

Estais seguros de que se os reconocerán y pondrán en aplicación todos vuestros

derechos como ciudadanos y como trabajadores...»

PALABRAS DEL REY

El texto Integro del discurso del Rey es el siguiente:

«Hemos venido la Reina y yo a Cornella, al Bajo Llobregat, a conoceros y a que

nos conozcáis. Quiero que sepáis que el Rey siente como propios los problemas

del mundo del trabajo. Y esto no son palabras fáciles. Las Leyes Fundamentales

dicen que España constituye una Monarquía social, y es mí deber cuidar de que

así esa.

Hemos procurado en estos días conocer e interesarnos por vuestra situación,

correspondiendo a la acogida tan cariñosa que en todas las ciudades y pueblos de

Cataluña nos habéis dispensado. Veo que en esta zona tenéis, entre otros, serios

problemas, como me ha dicho el alcalde, de equipamiento urbano y de

Infraestructura, como sucede en otras zonas españolas. He venido también

escuchando vuestras aspiraciones al pleno empleo, al perfeccionamiento de la

Seguridad Social, a una participación más completa en la vida pública.

Estad seguros de que se os reconocerán y pondrán en aplicación todos vuestros

derechos, como ciudadanos y como trabajadores. Y quiero también, al mismo

tiempo, exhortaros a que cumpláis leal y honradamente con vuestras

responsabilidades, porque la justicia social, que estamos decididos que impere

en España es, como toda justicia, un conjunto de derechos y de obligaciones, y

no pueden ir los unos sin las otras.

Si extremamos la comprensión, la buena voluntad y el esfuerzo en todas las

clases y sectores de la sociedad, habrá en España paz, unidad, alegría y una

prosperidad cada vez mayor y mejor distribuida.

Muchas gracias a todos por haber venido a saludarnos y a recibimos.»

2

 

< Volver