Autor: Olano, Antonio D.. 
   El «gordo», única salvación de la «extra»  :   
 Madrid... sin «nuit».. 
 El Imparcial.    22/12/1977.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

El «gordo»,unica salvación de la «extra»

• Madrid... sin «nuit».

"¿A dónde vas con tanta prisa?", me pregunta Victoria Vera, que además de ser mi oráculo de Delfos,

sólo que de Chamberí, es la penúltima reserva espiritual que le resta al PSP. Quería marcharse con los

«anarcos», pero el viejo profesor le pidió que se dejase de tontunas y se quedase otro ratito, que al

próximo cabreo que agarre fulmina el PSP. Respondo que me dirijo «a ninguna parte» y Vicky me

aconseja «Pues, en ese caso, sigue derecho».

• No hay en dónde noc-tambulear con esto de la huelga de «los trabajadores de la cultura». (La nomina-

ción tiene coña, tío). Creo que los de la farándula han firmado el «Pacto de la Moncloa». No

representando funciones, no cantando cuplés, no proyectando películas, el ahorro de energía será teta. Y

por el mismo precio, seguirán dieta de adelgazamiento, obligatoria, parte de nuestras contestatarias

actrices que, me lo dice Luis Buñuel debajo de la estatua de Cervantes, se están poniendo hechas unas fo-

cas.

• NO salgo de mi asombro Leo («El País») que soy empresario de «Madrid... pecado mortal» —¡ojalá!—

y que amenacé con disolver la compañía por lo de la huelga. Es empresa de teatro y compañía, Andrés

Magdaleno. Y de amenazas, nada. Lo que ocurre es que, ante un piquete de huelguistas, Perla Cristal y

aquí una amistad les explicamos que cuando a ella y a cuatro compañeros más los encarcelaron arbitra-

riamente —representaban «La maja» desde hacía varios meses-- no hubo asambleas, solidaridades,

huelgas. ¡Y eran cuatro! Es decir: tres más que uno.

• No es sólo Antonío Fontán, «bwuana» de los senadores, el que no cree en un «golpe». Lo mismo le

sucede a Alfonso Guerra. Así se lo dijo, cenando, a Alfonso Palomares.¡ Bueno!

• Ramón Areces, los Reyzábal y varios empresarios y financieros más cenaron, por separado, en «Casa

Lucio», lo cual no es nada original. Me muestran billetes de lotería. No me atrevo a preguntarles si

esperan, hoy, ser favorecidos con el «gordo». De lo contrario, rnashos, no hay forma de pagar la «extra».

UCD nos iguala a todos: si ellos llegan a tomar el turrón en la Moncloa, todos mendigos.

• Juan Luis Cebrián va ahacerse famoso con sus presentaciones, de igual manera que los prólogos de

Gregorio Marañón le dieron fama. (De cuando en cuan-do, si no tenía que prologar libro ajeno, escribía el

propio). Hoy presenta el «Libro del año 77». Así me gusta, en singular porque, en lectura, aún tocamos a

libro per cápita.

* Paco España envía chrisma». Está feliz. «La Codorniz» anuncia, en portada que se casa con Felipe

González. «Voy a parecer Juaná la loca. ¡Casada con Felipe el Hermoso!». ¡Mashos ellos!

 

< Volver