El momento económico. Según el Congreso Sindial. 
 Se han producido desajustes que pueden afectar al ritmo de la expansión  :   
 Esta situación puede anular las mejoras logradas por los trabajadores con los convenios colectivos. 
 ABC.    17/02/1966.  Páginas: 2. Párrafos: 10. 

EDICIÓN SEMANAL AEREA DE A B C. MADRID, ,17 DE FEBRERO DE 1986. PAG. 10.

EL MOMENTO ECONÓMICO, SEGÚN EL CONGRESO SINDICAL

SE HAN PRODUCIDO DESAJUSTES QUE PUEDEN AFECTAR AL RITMO DE LA

EXPANSIÓN

El signo externo más visible es la creciente tensión alcista de los precios y de

los índices del costo de vida

ESTA SITUACIÓN PUEDE ANULAR LAS MEJORAS LOGRADAS POR LOS TRABAJADORES CON LOS

CONVENIOS COLECTIVOS

La Comisión Permanente del Congreso Sindical, que tiene a su cargo la actuación

del máximo órgano colegiado, representativo y deliberante del sindicalismo

español, reunida con carácter extraordinario el pasado día 10:

Ha examinado los resultados oficiales contenidos en la Memoria sobre la

ejecución del Plan de Desarrollo Económico y Social referida al año 1964;

Ha conocido la evolución de las principales magnitudes de la economía española,

a la vista .de los datos disponibles hasta el momento, correspondientes a 1965,

segundo año del Flan;

Ha escuchado los informes de sus expertos en materia económica y social, asi

como las opiniones libremente expresadas de los representantes de los

trabajadores y de los empresarios de las distintas ramas de actividad.

Ha efectuado un profundo análisis de conjunto sobre la situación social y

económica española al cubrirse la mitad del recorrido del Plan de Desarrollo,

comparándolo con sus bases de partida, propósitos y objetivos, y, tras amplia

deliberación, considerando la imperiosa necesidad "de mantener el ininterrumpido

proceso iniciado al dar sus primeros pasos la presente realidad política del

pueblo español con tres décadas de tangible crecimiento nacional, de aumento

general del nivel de vida, de fecunda y pacifica convivencia y de progreso

social, con todo el peso de su responsabilidad y autoridad, estima deber

inexcusable fijar su postura e informar públicamente a sus representados

mediante la siguiente declaración:

I. Diagnóstico del momento económico-social

1. Durante 1964 y 1965 se han alcanzado y aún superado las tasas de crecimiento

previstas en el Plan, puesto que fijadas en el 6 por 100 anual han sido

realmente del 7,5 por 100 y del 8 por 100 (estimado) para cada una de

dichas anualidades.

2. Este incremento del producto nacional resultaría de todo punto

satisfactorio si no se hubiesen producido desajustes que pueden hacer vulnerable

a la economía española y afectar al ritmo ulterior de la expansión.

3. El signo externo más visible del desequilibrio de nuestro desarrollo se ha

manifestado en la creciente tensión ´alcista del nivel peñera! de precios y de

los índices del costo de vida que, según los datos oficiales del Instituto

Nacional de Estadística, para 1964 ha sido, en/el mes de diciembre, del 12,68

por 100 respecto al mismo período del año anterior y del 6,9 por 100,

como media mensual durante dicho año. Para 1965 los referidos datos son,

respectivamente, del 9,35 por 100 y del 13,2 por 100, lo que pone de relieve el

riesgo de que tal situación pese sobre nuestra economía.

4. Esta situación puede anular, total o parcialmente, las mejoras

salariales logradas por los trabajadores a través de los convenios colectivos

sindicales, reduce gravemente su poder adquisitivo y, en consecuencia, sus

posibilidades de promoción social.

5. Para los trabajadores no compren* dldos en los beneficios de la

contratación colectiva y que estrictamente perciben el salario mínimo

interprofesional vísente, fijado en 60 pesetas por decreto de 17 de enero de

1963, aunque su número es cada vez más reducido, resulta aún más grave la

situación, por cuanto dicho salario mínimo no ha sido revisado desde el comienzo

del Plan, no obstante la declaración de éste de "adecuarlo" en función de las

variaciones del coste de la vida y de la evolución de la productividad general

de la economía".

6. La economía española continúa sujeta, por tanto, a una línea evolutiva que

constituye lógica consecuencia de sus internas contradicciones estructurales y

que, en los últimos diez años, ha recorrido un ciclo coyuntura! completo:

Inflación, estabilización, reactivación y nueva tendencia a la Inflación.

II. Principales causas de la tensión inflacionista

1. Las principales causas, técnicamente comprobadas, que determinan la tendencia

al alza de los precios y del coste de la vida, son tanto de orden estructural

como de orden coyuntura!:

a) DE ORDEN ESTRUCTURAL

Insuficiente capitalización, racionalización y ordenación de los cultivos que,

unida a una dimensión Inadecuada de las explotaciones agrarias, origina

condiciones de vida precarias para los trabajadores

del campo, la escasa rentabilidad de muchas explotaciones y una oferta

Insuficiente de productos alimenticios.

Elevado grado de concentración dentro de las Instituciones ban-carias y de

crédito privadas que. junto con las conexiones directas que mantienen con otros

sectores, puede determinar concesiones discriminatorias del crédito, en

perjuicio, fundamentalmente, de la pequeña y mediana empresa, y provocar

una concentración monopolistica de las actividades industriales.

Sistema fiscal todavía no satisfactorio socialmente y no adaptado a un proceso

de desarrollo, por el creciente predominio de la Imposición indirecta, que

representa ya un 70 por 100 del total, lo que supone una carga para los

trabajadores y, en general, para todos los consumidores, no compatible con los

mandatos esenciales de la justicia tributaria, y altera también las previsiones

de los empresarios, a quienes perturba sus mercados de compra y de venta.

Insuficiente y defectuosa organización y funcionamiento de los canales de

distribución y comercialización de los productos de gran consumo especialmente

alimenticios, que incide Intensamente en los precios pagados por el público.

Especulación abusiva del valor del suelo, con desajustes sociales en la

edificación y comercialización de las viviendas, lo que Impide o dificulta el

acceso a ellas de gran parte de los trabajadores y de otros amplios sectores de

la población.

Persistencia de notorias desigualdades en la distribución de la Renta Nacional,

en los niveles personal, funcional y geográfico, pese a la mayor participación

en la misma del factor trabajo, lograda en los últimos años.

La supervivencia de las contradicciones estructurales expuestas condiciona en

gran medida et proceso de desarrolla económica y, consecuentemente, del progreso

social.

b) DE ORDEN COYUNTURAL

Fuerte proceso Inversionista, con Insuficiente capacidad de´ ahorro del

sistema; ahorro que, por otra parte, no encuentra suficientes estímulos a

consecuencia de la inestabilidad de Ids precios.

Falta de correlación entre la oferta y la demanda creciente de trabajadores

cualificados.

Aumento del gasto público con progresivo déficit de Caja de la Administración

Central.

Elevada aportación de medios de pago a la economía por parte del sector

exterior en 1964.

Aumento de los créditos del sector privado (exceptuado el crédito oficial), con

una tasa de crecimiento de un 17,45 por 100 durante los diez primeros meses de

1965.

2. Expuestas las causas de las cuales queda hecha mención, la Organización

Sindical afirma, fundada y taxativamente, que el movimiento salarial ha tenido

un carácter Inducido y defensivo ante el incremento del coste de la vida y en

modo alguno ha sido el origen de la actual coyuntura. A estos efectos, es

preciso señalar que los Convenios Colectivos Sindícale», ´durante 1965, han

afectado, aproximadamente, al 14 por 100 de los trabajadores españoles.

III. Criterios de la Organización Sindical ante esta situación

Consciente de la Importancia que la tarea común del desarrollo supone para el

mundo, de la producción, tarea que está condicionada de modo decisivo por la

adhesión, el esfuerzo y la solidaridad de todos los españoles; consciente,

asimismo, de las dificultades del momento coyuntural, la Comisión Permanente

estima de todo punto necesario, ante esta situación, fijar los criterios

sindicales siguientes:

1. Acompasar el crecimiento económico a la distribución equitativa de los

frutos del desarrollo.

Cualquier medida de política económica deberá valorarse más por sus efectos

sociales que por su incidencia económica estricta. En todo caso deberá otorgarse

primacía a la mejora del poder adquisitivo de los españoles.

2. Colaborar en la elaboración y puesta en práctica- de las medidas

coyunturales necesarias, siempre y cuando se adopten, simultánea y firmemente,

las Imprescindibles medidas correctoras de las contradicciones estructurales,,

capaces de asegurar la estabilidad de los precios, la plenitud del empleo y el

equilibrio del desarrollo. Tales medidas deberán referirse fundamentalmente

a:

• Reforma de las estructuras agrarias y política de desarrollo regional, que

eleve el nivel de vida de las zonas rurales.

• Reforma del sistema bancario y crediticio, acentuando la acción e

intervención del Estado en esta función pública- esencial.

• Reforma de los sistemas de comercialización, especialmente para los artículos

de primera necesidad.

• Revisión y actualización del sistema fiscal con sentido moderno v socialmente

progresivo.

• Radical intervención en la ordenación del suelo urbano que evite toda

especulación abusiva y la indebida acumulación de plus valías.

• Planificación de la educación.

3. Recomendar, en las condiciones expuestas en el número anterior, la

adopción de determinadas medidas coyunturales defendidas reiteradamente por la

Organización Sindical, en especial:

• Las que limitan la posibilidad de _ que se desborde el gasto público:

•´ Las orientadas a la restricción de concesiones de créditos destinados a la

formación de "stocks" con fines especulativos.

• Las que favorecen la selección de las inversiones rentables a corto plazo y

encaminadas a fomentar el bienestar de los españoles..

• Las destinadas a concentrar las Inversiones y ayudas públicas en favor de la

construcción de viviendas sociales;

• Las precisas para mantener una vigilancia continua sobre el movimiento

general de los precios, y

las dirigidas a mejorar la situación de nuestra balanza de pagos.

4. Reforzar las facultades y competencias atribuidas a la Organización

Sindical por la legislación vigente en materia de convenios colectivos

sindicales, puesto que derivan de la propia naturaleza sindical de los

convenio*, sin que quepa, en este orden. Injerencia o retroceso alguno que

puedan obstaculizar su proceso de madurez, eficacia y desarrollo. A estos

efectos, el único límite a que puede someterse et sistema de convenios

colectivos sindicales es el del Interés general, establecido en su propia ley

reguladora, y compete al Gobierno definir y concretar, en normas jurídicas de

rango adecuado, el alcance de esta limitación y las condiciones en que haya de

actuarse.

5. Revisar el salario mínimo interprofesional vigente para restablecer su

poder adquisitivo y su justa participación en el aumento del producto nacional y

proceder, asimismo, a la revisión de las bases de cotización a la Seguridad

Social.

6. Participar en la definición y ejecución inmediatas de una política general

de todas las rentas, salariales y no salariales, coherente con los Intereses de

los trabajadores y de los empresarios, reafirmando en esta materia lo expuesto

en la Declaración Sindical de 2 de febrero de 1965.

7. Elevar al Gobierno, dentro del año en curso, un Anteproyecto de Ley

General sobre Condiciones de Trabajo, elaborado conjuntamente por la

Organización Sindical y el Ministerio de Trabajo.

8. Ampliar las funciones atribuidas a la Organización Sindical en las

materias de empleo y colocación, de Seguridad Social y servicios sociales, y

completar y perfeccionar las que le corresponden en su condición de cauce

orgánico de representación y participación le empresarios y trabajadores en la

realización de la política económica y del desarrollo económico y social.

9. Refundir y actualizar, con rango legal suficiente, las disposiciones que

regulan el régimen de garantios básicas aplicables a los cargos representativos

de carácter sindical, especialmente Enlaces y Jurados de empresa, para

fortalecer la formación, independencia y actuación de los mismos, en defensa

de los legítimos intereses y derechos de sus representados.

10. Acordar la creación de una Junta Sindica] constituida por representantes

de los empresarios y de los trabajadores, a nivel nacional, y por los expertos

que se considere necesario, con la misión de estudiar y observar de modo

permanente la aplicación de las medidas coyunturales y estructurales y el grado

de su eficacia, así como la marcha y ejecución del Flan de Desarrollo, elevando

Informes periódicos sobre su actuación al Congreso Sindical.

11. Preparar los proyectos y propuestas pertinentes que definan los criterios

de la Organización Sindical en orden a las opciones posibles, al contenido y a

los objetivos económicos y sociales del futuro Plan de Desarrollo, así como a

su presencia y participación en el mismo, tanto en la fase de elaboración como

en las de ejecución y control.

13. Reafirmar la permanente voluntad de servicio de la Organización Sindical

para el logro de los objetivos sociales, prioritarios e irrenunciables, de

aumentar progresivamente la participación del factor trabajo en la Renta

Nacional; mantener el pleno empleo; perfeccionar los servicios de colocación,

orientación y formación profesional; incrementar las inversiones de carácter

social, de modo muy especial en viviendas, y alcanzar, a todos los niveles, una

auténtica igualdad de oportunidades.

 

< Volver