Fraga Iribarne pronunció ayer la conferencia de clausura de la XVII Semana de Estudios de Derecho Financiero  :   
 El príncipe don Juan Carlos ocupó la presidencia con el ministro de Hacienda, el disertante y otras autoridades. 
 ABC.    16/03/1969.  Página: 55-56. Páginas: 2. Párrafos: 18. 

FRAGA IRIBARNE PRONUNCIO AYER LA CONFERENCIA DE CLAUSURA DE LA XVII SEMANA DE

ESTUDIOS DE DERECHO FINANCIERO

«Los gobernantes han de realizar los cambios inevitables en una época como la

nuestra», di¡o el ministro de Información

EL PRINCIPE DON JUAN CARLOS OCUPO LA PRESIDENCIA CON EL MINISTRO DE HACIENDA, EL

DISERTANTE Y OTRAS AUTORIDADES

Madrid. (De nuestra Redacción.) Con una conferencia del ministro de Información

y Turismo, don Manuel Fraga Iribarne, en torno al tema "Los problemas fiscales

dentro de una Teoría del Estado contemporáneo", fue clausurada ayer, a última

hora de la mañana, en el Instituto de Estudios Fiscales, la XVII Semana de

Estudios de Derecho Financiero. Con el Príncipe Don Juan- Carlos y el disertante

ocuparon la presidencia el ministro de Hacienda, el presidente del Tribunal

Administrativo Económico Central, el director del Instituto y los subsecretarios

de Hacienda, Industria e Información y Turismo.

Ministros, subsecretarios y otras autoridades cumplimentaron a Don Juan Carlos

cuando Su Alteza llegó al Instituto con su ayudante de servicio, teniente

coronel de Aviación don Juan Manuel Santos Suárez.

DISERTACIÓN DEL MINISTRO DE INFORMACIÓN Y TURISMO

Destacó el señor Fraga que, para estudiar más apropiadamente el problema fiscal

en nuestro tiempo, no ha de hacerse partiendo de las respectivas especialidades

dentro de este campo, sino desde una plataforma más amplia, como es la que

constituye la Teoría General del Est a d o , que permite considerar el problema

en toda la amplitud que éste requiere. A pesar de los grandes adelantos que la

Humanidad ha conseguido en el campo de la ciencia y de la técnica, que han

llevado al hombre a una mejor situación en lo económico - social, en la salud y

educación, no ha podido alcanzarse el mundo feliz con el que algunos soñaron, y

que todavia se encuentra muy lejos.

La verdad es que, aunque se han solucionado viejos y graves problemas del hombre

y de la sociedad, han surgido otros nuevos, característicos de nuestro tiempo y

de nuevas circunstancias, que llegan a plantear situaciones muy delicadas. Hoy,

cuando mas objetivos se han conseguido y se vienen consiguiendo, se ha

despertado un espíritu critico como nunca lo hubo en la Historia y que arrastra

grandes tentaciones nihilistas. A pesar de las metas alcanzadas, el político

actual debe llegar a una nueva definición de los conceptos económicos, sociales,

administrativos y políticos básicos para afrontar unas nuevas realidades.

LA POLÍTICA FISCAL DENTRO DE UN ESTADO DE DERECHO

Considera el señor Fraga que no es suficiente ir remediando con reformas

parciales las nuevas necesidades, sino que hay que situarse en unos

planteamientos básicos. Luego pasó a analizar cuatro planteamientos para enfocar

la política fiscal dentro de un Estado de Derecho.

El primero es la necesidad de servir a la justicia social con la doctrina del

impuesto justo. El segundo, la necesidad de integrar la teoría del desarrollo

económico-social en la fiscalidad. El tercero consiste en incrementar los medios

económicos del Estado para hacer frente a la continua extensión de sus

funciones.

El cuarto, la necesidad de acentuar la seguridad política, jurídica y financiera

que hagan posible garantizar los ingresos públicos.

El conferenciante, considerando que el viejo Estado liberal del siglo XIX ya

no poseería eficacia para solucionar los problemas del mundo de hoy, pero

tampoco es deseable la desviación hacia el Estado totalitario, expuso que

existen fórmulas intermedias, tales como las fundadas en un estado social de

desarrollo, o estado industrial, que posibilitan el desarrollo de la empresa

pública, el planteamiento de una zona política que controle el ciclo económico,

la seguridad social, el papel creciente de los Sindicatos, que posibiliten una

democracia industrial, y, finalmente, el logro del principio de igualdad de

oportunidades.

Se refirió al hecho de que el Estado moderno se caracteriza por ser un Estado de

impuestos, que precisa obtener grandes ingresos para atender a los fines que en

todo momento tiene que alcanzar en pro del bien de la comunidad a que sirve.

Constituye un evidente índice de desarrollo de un país el nivel de sus

impuestos, la forma cómo están distribuidos y el mecanismo existente para su

exigencia.

La Hacienda, dijo por último el ministro de Información, tiene que encuadrarse

dentro de una teoría del Estado, porque es preciso consolidar un Estado fuerte y

un Derecho justo. Para ello, los gobernantes han de realizar los cambios

inevitables en una época como la nuestra. Estos cambios han de estar encauzados,

dentro dehese Estado de Derecho, en un equilibrio dinámico de orden y justicia.

En esta orden, una reforma fiscal inteligente puede resolver más problemas que

ninguna otra medida de naturaleza económica o social.

Palabras del ministro de Hacienda

El ministro de Hacienda, don Juan José Espinosa San Martín, cerró el acto.

Agradeció la presencia del Príncipe. "Estoy muy satisfecho de ello—manifestó—

porque evidencia que los dos largos años de estudio y trabajo junto a nosotros,

en el Ministerio de Hacienda, viviendo día a día nuestros problemas, han dejado

en él una honda huella y signe de cerca la labor de nuestro Ministerio."

El señor Espinosa tuvo palabras de elogio para la conferencia del señor Fraga

Iribarne, cuyas conceptos habían rayado a gran altura. Felicitó después a los

organizadores por el tema elegido: "El Impuesto sobre el Valor Añadido". Un

tema-afirmó—de mucha actualidad en los países de la Comunidad Económica Europea,

que está siendo objeto de fuertes debates en el seno del G. A. T. T., y que el

Ministerio de Hacienda español estudia con interés y le sera muy valiosa la

aportación de todos los semanistas con sus intervenciones y coloquios.

En nuestro Ministerio—añadió el señor Espinosa—no podemos limitarnos al simple

quehacer cotidiano resolviendo las cuestiones de hoy, sino que tenemos qué mirar

adelante con visión de futuro y alrededor para ver lo que otros países están

haciendo.

Ahora bien, no pretendemos implantar esta figura impositiva, pero es del máximo

interés examinarla a fondo. Yo quiero que vuestros trabajos obtengan una

extraordinaria divulgación. Quisiera hacerlos llegar a nuestros procuradores en

Cortes, a nuestros representantes de la Organización Sindical y de nuestras

Cámaras, en una palabra, que el país tome conciencia de la existencia de este

impuesto y de sus aspectos positivos y negativos y estemos preparados por si en

el futuro la realidad española y nuestros compromisos internacionales exigieran

adoptar nuevas soluciones.

 

< Volver