La Banca Comercial poderoso motor     
 
 Madrid.    12/03/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

LA BANCA COMERCIAL, PODEROSO MOTOR

La primera columna: "Efectivo en manos del público", se corresponde con el

concepto de circulación fiduciaria y refleja de manera concreta el importe

nominal de los billetes y moneda metálica existentes en el sistema. Esta

variable experimenta unos incrementos porcentuales durante la serie estudiada

que oscilan entre el 13,5 y el 16(8 por 100, tasas todas ellas altamente

significativas cuando se les compara con los ritmos de crecimiento observados

por las principales magnitudes macroeconómicas del país en los mismos períodos

de tiempo.

Los "Depósitos a la vista" agrupan los importes correspondientes por tal

concepto que procedentes de partí c u 1 a r e s existen en el Banco de España,

Banca privada y Cajas de Abono. El volumen total de los mismos al finalizar 1967

ascendió a 366.294 millones de pesetas, de cuya cantidad aproximadamente un 90

por 100 procedía de la Banca privada, casi en 10 por 100 procedía de las Cajas

de Ahorro—que da esta manera hacían sentir au mayor participación como

componentes de la oferta monetaria—k y d resto de los existentes, en el Banco de

España. Al término de noviembre de 1968 el volumen total de depósitos a la vista

suma 386.648 millones de pesetas, corres pendientes 336,437 millones a la Banca

privada, 44.041 millones a las Cajas de Ahorro y 6.170 millones al Banco de

España, respectivamente.

La suma dé ambas partidas: circulación fiduciaria y depósitos a la vista expresa

para cada año el volumen total de activos constitutivos de la oferta monetaria.

En el mismo cuadro se incluyen los porcentajes de aumento experimentados por

dicha variable en la serie anual examinada de los años sesenta. En cierto modo

tales variaciones´ son el resultado de la política monetaria en que nuestra

economía «e desenvolvió durante los últimos años.

La variación de las disponibilidades líquidas del sistema en el período

comprendido entro 1955 y 1967 se ofrece en d cuadro 2. Son fundamental-mente las

modificaciones expansivas do la oferta monetaria y de los depósitos de abono y a

plazo los elementos de* terminantes de dichas variaciones de liquidez.

Dos etapas contempla el cuadro 2: una anterior a 1959 y otra posterior a dicha

fecha. El ritmo de expansión de los depósitos de ahorro y a plazo hasta 1959 fuá

ciertamente inferior al observado en la última década, en cuyo período pareció

operarse un cambio en las expectativas particulares hacia esta modalidad de

inversión, distinto al que en dirección a otros activos especulativos se

apuntaba con anterioridad a tal fecha.

E1 cambio de expectativas se(talado resulta altamente positivo en cuanto que los

depósitos de ahorro y a plazo permiten financiar las necesidades de nuestra

economía a medio y largo plazo. O al menos es lo que debería ser, pues, como la

experiencia española ha vivido, fueron precisamente los depósitos a la vista los

que desempeñaron a.este respecto una. importancia proporcional mayor en las

etapas inflacionistas últimas del país. No en vano fue la Banca comercial un

poderoso motor de la economía española.

 

< Volver