Autor: Ena, Jose Manuel de. 
   Panorama agrícola español 1969     
 
 Madrid.    27/03/1969.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

PANORAMA AGRICOLA ESPAÑOL - 1969

Por JOSÉ MANUEL DE ENA

En líneas generales, el sector agrario ha venido dando muestras de recuperación

a lo largo de todo el año 1968, pero esta recuperación ha sido a costa de un

empeoramiento en las condiciones de vida de los agricultores.

LAS CIFRAS

Las inversiones en la agricultura siguen siendo, en líneas generales,

deficientes, debido fundamentalmente a las prácticas restrictivas que hubo que

hacer del gasto público como consecuencia de la devaluación, sin que existiera

una contrapartida en la inversión privada. A pesar de ello ha aumentado en 2.300

millones de pesetas la inversión privada respecto al año anterior, mientras la

inversión pública se ha mantenido alrededor de los 13.000 millones, de pesetas,

con lo cual la inversión conjunta del sistema totaliza 34.500 millones de

pesetas y es superior a la inversión del año precedente. A pesar de estas

cifras, la inversión es insuficiente y no se puede mantener este nivel, so pena

de un estrangulamiento total en este sector básico.

La concentración parcelaria ha aumentado en 368.142 Ha. respecto a la del año

precedente, con lo cual la superficie concentrada hasta el momento es de

2.226.000 Ha. acumuladas a lo largo de los años. La ordenación rural ha afectado

a 145 términos municipales, con una superficie de 484.000 Ha.

LOS PROBLEMAS

Sin embargo, el panorama no es demasiado esperanzador, pues que no ha de

olvidarse que los problemas estructurales básicos todavía están sin solucionar,

la equiparación entre la oferta y la demanda, entre el nivel de precios y

salarios, además de las condiciones de vida, que en vez de acercarse a los

niveles ´del sector industrial, se encuentran cada día más alejadas de él. Son

motivo de preocupación y de estudio para formar un cuadro de actitudes tendentes

al desarrollo. Por lo tanto, al tratar de la dinámica de este sector ha de

tenerse presente que la solución del problema agrario ha de venir a través de

medidas drásticas de política económica, cuyos resultados se deben observar a

corto plazo. El éxito económico que un plan puede ejercer sobre la agricultura

vendrá en función de las medidas tomadas, tanto sociales como de participación.

Medida previa es formar una mentalidad de superación y de ayuda, indispensable

en este momento.

LA REFORMA FISCAL

La política fiscal ha de jugar un papel importante en el despegue económico del

sector agrario, puesto que unas medidas de comprensión y de justicia económica

favorecerían el aumento de inversiones privadas y aumentarían la capacidad de

distribución y selección de los productos agropecuarios.

Próximamente van a discutir las Cortes la reforma de la contribución territorial

rústica y pecuaria en sus dos modalidades de cuota fija y cuota proporcional. Es

de destacar que desde la Reforma Tributaria del 64 no ha sido posible la

aplicación del gravamen complementario. El método de evaluación global no es

viable para una agricultura en un período largo de estancamiento como es el caso

de la española, sino cuando el sector es dinámico y progresivo.

Con todo ello, las mayores dificultades que encuentra la agricultura para su

desarrollo son de orden jurídico y estructural, de coordinación entre los

diferentes ministerios que tienen alguna relación con el agro español. Es de

esperar que una ordenación de competencias, por lo que se refiere a la

agricultura, se plantee de uña manera seria, como medida previa e indispensable

a la obtención de unas condiciones de vida, una rentabilidad apropiada y en

consonancia con el desarrollo general que acusa el país.

MADRID 27 DE MARZO DE 1969

 

< Volver