Autor: Salas y Guirior, José. 
   El Pacto Ibérico deberá enriquecerse en el campo económico-social  :   
 Declaraciones del señor López Rodó a su regreso de Lisboa. 
 ABC.    14/07/1969.  Página: 43. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

EL PACTO IBÉRICO DEBERÁ ENRIQUECERSE EN EL CAMPO ECONÓMICO-SOCIAL

Declaraciones del señor López Rodó a su regreso de Lisboa

A las siete menos cinco de la tarde regresó al aeropuerto de Barajas, desde

Lisboa, el ministro comisario del Plan de Desarrollo, don Laureano Lopez Rodó. A

su llegada fue recibido por el ministro de Trabajo, don Jesús Romeo Corría, y

por el de Obras Públicas, don Federico Silva Muñoz.

El ministro relató a los periodistas sus impresiones de esta visita a Lisboa y

declaró: "Agradezco al presidente de la República portuguesa, Américo Thomas, y

al jefe del Gobierno, Marcelo Caetano, todas las atenciones que me han

dispensado en este viaje. Estos días han sido muy apretados e intensos de

trabajo. El equipo económico del Gobierno portugués es joven y está

perfectamente preparado trabajando al unísono bajo la batuta del doctor Marcelo

Caetano. Nuestras dos naciones, España y Portugal, enfocan el futuro desde los

mismos puntos desvista."

"El desarrollo económico y social de España y Portugal requiere la más estrecha

colaboración. Todas estas personas aman a España y conocen su historia, sus

instituciones y a sus hombres", añadió el ministro.

"El profesor Caetano y su Gobierno consideran muy vigente el Pacto Ibérico del

año 1939, y consideran que hoy es más necesario que nunca lograr´enriquecer el

contenido del mismo en el campo del desarrollo económico-social. Para mí lo más

grato e importante de estos días ha. sido una reunión conjunta con los ministros

del pueblo portugués. Dichas conversaciones se han desarrollado con la

naturalidad que da la espontaneidad. La nación portuguesa sigue siendo la gran

nación hermana y amiga, a las que une un destino común", concluyó el señor López

Rodó.

SATISFACTORIOS RESULTADOS DE LA VISITA

Lisboa 13. (Crónica de nuestro corresponsal, por teléfono.) A las seis de la

tarde miió en dirección a Madrid, d-el aeropuerto de Lisboa, el ministra español

comisario del Plan de Desarrolla, don Laureano Lopes Rodó, Con ello ha terminado

•una estancia de cinco días que por sws múltiples contactos, diferentes

conversaciones y no pocos homenajes puede ser calificada de importante.

Los límites de esta importancia son muy difíciles de precisar, pues apenas cabe

deducir matices concretos

del comunicado oficial del Ministerio de Negocios Extranjeros de Portugal sobre

la visita,. El tono del documento es altamente cordial y ,sígnlficativo, lo cual

deja entrever un amplio margen de posibilidades, proyectándose en el futuro de

los dos países ibéricos.

Puede sorprender que de su contexto no se desprenda la creación de nuevas

fórmulas vaciantes pero como dijo el mismo ministro señor López Rodó en una

rueda de Prensa, el presidente del Consejo, profesor Marcelo Caetano, no creía

que debieran hacer nuevos Pactos, puesto que la- flexibilidad del Ibérico era en

si misma susceptible de numerosas ampliaciones, sin oue- su espíritu tuviese que

reformarse. Por lo visto el espíritu es lo que cuenta. Y de ahí ese clima de

cordialidad a que me refiero al hablar de -un comunicado etue, considerado

aisladamente, podría parecer m tanto vago.

A pesar de ello, teniendo en cuenta la declaración del ministro de Asuntos

Extranjeros en otra rueda de Prensa, el puente tantas veces discutido y previsto

sobre el Guadiana, para unir la población onubense de Ayamonte- con la lusitana

de Vito Real de Santo Antonio, puede darse por descontado y será pura realidad

dentro de año y medio, corriendo los gastos de construcción a cargo de ambas

naciones. Esto dará lugar a, una casi unificación del turismo hacia tierras de

Iberia.

Por lo demás, ha quedado establecida la iniciación de un programa de intercambio

de profesores y altos funcionarios entre el Secretariado de la Reforma

Administrativa y el Centro Español de Formación y Perfeccionamiento de

Funcionarios, de Alcalá- de Henares.

La voluntad común de acrecentar cada vez más los vínculos de solidaridad

peninsular y la, intensificación del espíritu del Pacto Ibérica es lo que forja

un dilatado horizonte de posibilidades en torno a esta visita.

El tiempo dirá hasta qué punto fue efectiva.

En un importante periódico de Lisboa se llama la atención sobre lo que podría´

lograrse evitando inútiles duplicidades de inversión en diversos sectores

industriales, que resultará infinitamente más práctico que una competición entre

países como Portugal y España.

La buena voluntad es lo que queda más claro en las das partes. Como siempre, los

resultados es lo que se consigue por añadidura.—José SALAS Y GUIRIOR.

 

< Volver