Autor: Prieto de la Cal, Tomás. 
 En torno a los debates de la Comisión de Hacienda de las Cortes. 
 Los empresarios agrícolas no han salido beneficiados con las variaciones introducidas     
 
 ABC.    24/07/1969.  Página: 55-56. Páginas: 2. Párrafos: 14. 

EN TORNO A LOS DEBATES DE LA COMISIÓN DE HACIENDA DE LAS CORTES

LOS EMPRESARIOS AGRÍCOLAS NO HAN SALIDO BENEFICIADOS CON LAS VARIACIONES

INTRODUCIDAS

Este comentario se centra en los debates de la Comisión de Hacienda de las

Cortes durante las discusiones de los artículos primero y segundo del proyecto

de ley referente a Modificaciones Parciales de algunos conceptos impositivos.

Deliberadamente nos apartamos de cuanto se refiere a la mayor parte de los

impuestos directos y a todos los indirectos, ya que nos limitamos a contemplar

exclusivamente lo referente a la Contribución Rústica y Pecuaria.

Partiendo de la base fundamental que Constituye la política del Gobierno frente

el sector agrario y dejando al margen si sus directrices son en detalles más o

menos acertadas, lo que no se puede discutir es el deseo decidido por parte del

Poder Ejecutivo de ayudar al campo, estableciendo una serie de medidas de la que

forma parte el claro proposito del ministro de Hacienda de establecer para la

agricultura un proteccionismo fiscal, como prueba la liquidación presupuestaria

de 1968, en la que los ingresos por rústica no han llegado a los mil millones de

pesetas,- cifra que por su exigüedad no merece comentario.

Pues bien, esta línea estaba recogida en el informe de la Ponencia, magnifica

pieza rebosante de claridad y concisión al desmenuzar las numerosas enmiendas

presentadas, aceptando unas y rechazando otras con una perfecta visión política

y objetiva en todos y cada uno de los artículos estudiados. Repito qué estaba

bien definida la posición del Ministerio conformándose con recaudar, caso de

aprobación del proyecto, algo menos de dos mil millones de pesetas por

Territorial Rústica, dejando sólo al margen unas cinco mil trescientas grandes

empresas agropecuarias que serían sometidas a estimación directa. Así se

evitaba, además, la presión fiscal indirecta, con la sola excepción de la

pequeña minoría que acabamos de señalar.

Ni la cantidad ni él sistema podían ser mejores pana la agricultura y, por

tanto, no parecía probable un contratiempo como el sucedido, ya que la

resolución adoptada es peor, más cara e Infinitamente más incómoda para el

empresario rural.

EL SISTEMA DE CUOTA PROPORCIONAL

Antes de continuar lo que va a ser un relato de acontecimientos sobre el cambio

radical sufrido por este proyecto de ley, liemos de meditar, y mucho, sobre el

sistema de cuota proporcional establecido por la ley de Reforma Tributaria de 11

de Junio de 1964 y confirmado últimamente. En Derecho Finaciero este sistema de

fijación de la base imponible es ortodoxo e impecable, pues no sólo distribuye

la carga tributaria en forma equitativa, justa y proporcional a los beneficios

de cada Empresa, sino que emplea métodos objetivos para la determinación de la

base, disminuyendo al mínimo la presión Indirecta, sino que además permite al

contribuyente que así lo desee ser liquidado por estimación directa, no dejando

fisura criticable desde el punto de vista teórico. Pero hay más, puesrecoge las

mismas perfecciones para el Impucsto sobre la Renta de las personas físicas

cimentando los fundamentos doctrinales de la citada ley, que son ambiciosos,

pero entran de lleno en el futuro planteamiento del sistema tributario, que es

ni más ni menos el trasvase recaudatorio (en lo posible) de los impuestos

indirectos a los. dos generales directos: renta de las personas físicas y renta

de sociedades y demás personas jurídicas. Hay que quitarse el sombrero ante los

expertos que concibieron tan claras ideas plasmándolas en la ley tributarla del

64 que estamos analizando.

Sin embargo, la técnica fiscal resulta complicada y difícil en su aplicación,

por dos motivos principales: en primer lugar las Juntas mixtas que deben

determinar los módulos o coeficientes que aplicades a la base imponible dan como

resaltado la cuota proporcional, no puede funcionar bien, ya que están tarado

"aborigen" con los máximos defectos inherentes a los organismos de arbitraje en

segundo lugar, la agricultura es sector aparte donde el esfuerzo y previsión

humanas están condicionados a las fuerzas de la naturaleza, basta tal ponto otro

no en una comarca o zona, sino dentro de la misma finca y en parcelas

colindantes los resultados son a veces muy distintos, que obligadamente conduce

al callejón sin salida de cifrar módulos escasas para un e inaceptable para

otros, con lo que es nunca hay acuerdo y la ley no se aplica como lia sucedido

en los tres pasados ejerciclos.

NECESIDAD DE CONCILIAR LA TEORIA Y LA PRACTICA

¿Cuál es entonces la solución en la teoría y práctica queden armonizadas de

forma tal que con la menor molestia para el agricultor pueda el Fisco recaudar

de forma normal las cantidades previstas en este concepto presupuestario?

Difícil en hallarlo, pero puede afirmarse ante do que no será valida la

recogida en la actual redacción de proyecto de ley. en el se queda dudoso si el

administrado conserva o no el derecho de solicitar la estimación directa

concedida en el artículo 10 a la ley del 64, pues según el apartado seguindo del

articulo segundo parece no tener las salida que las Juntas mixtas y el Jurado

tributario, ante cuyas decisiones el contribuyente no tiene ningún medio de

defensa, quedando, por tanto, a merced de las autoridades fiscales, Los

artículos 3." y 4.* del proyecto completan el cuadro sombrío que hoy se cierne

sobre los empresarios agrícolas, y ello por la propia voluntad de los

procuradores en Cortes que han solicitado y obtenido un cambió de 180 grados en

la propuesta del Ministerio de Hacienda, tan generosa para el sector como

explicábamos al principio de este escrito.

Vamos a aclarar bien lo dicho y no con opiniones, sino con el relato verídico de

unos hechos.

El día 27 de mayo pasado dieron comienzo las sesiones de la Comisión de Hacienda

de las Cortes Españolas para discutir este proyecto de ley. Había expectación y

era del dominio público que importantes trapos parlamentarios se opondrían a la

supresión de la cuota proporcional, unos por razones técnicas fáciles de

defender, tras por falta de especialización en la materia y, algunos, "en fin",

sin motivos objetivos, con temáticas personales que no han llegado en forma

clara a nuestro conocimiento.

Constituida la Comisión, hizo caso de la palabra el subsecretario de Hacienda,

quien, sin duda, informado de la situación porque los recursos del Poder

tener agudo el oído y largo el brazo, expuso en nombre de´ su Departamento

un abierto deseo de ayuda fiscal al campo, manifestando que el Ministerio de

Hacien| suprimía la famosa cuota proporcional leyendo favorecer a los

empresarios agricola pero que no tenía ningún inconveniente en restablecerla si

éste era el debe de los procuradores. Con cuya hábil maniobra la lucha por los

artículos 1.* y la que se preveía larga y enconada, fue de vuelta en una sola

votación, tras esca intervenciones, con un precario voto en contra. Me pregunto

y os pregunto a los que habéis representado a la agricultura: qué ventajas

habéis obtenido? Los inconvenientes, algunos de los cuales he enurado

anteriormente, ya se verán, habiendose cada vez nías notorios. Sólo una en el

horizonte: la posible benevolente ministro de Hacienda si hace uso apartado 5.´

del artículo 2.´ y exime de tan repetida cuota proporcional a los contribuentes

con base imponible menor 200.000 pesetas.

EL PRINCIPIO DE LA SOBERANÍA FISCAL

La vida de nuestra generación se ha envuelto en tan ásperas condiciones que

simpre que se rechaza un privilegio hay razonar ¿por qué? Y viene a cuento

divertida historia de un concejo astuno que después de añorar durante muís «nos

la instalación de un gran reloj la torre del Ayuntamiento, recibe este

espléndido regaló de un hijo del pueblo vuelve rico de América; se reúne en no

y acuerda... no aceptarlo "porque dando Fulano, que es tan listo, da abro hay

que fiarse". Seriamente hablando encuentro más explicación lógica que uso de la

soberanía fiscal, tan discutido mal parado en las últimas décadas. Explicaremos

esto.

Por principio de Derecho Politico y Constitucional, la soberanía fisy

corresponde al poder legislativo, con a excepciones que se establezcan a facer

de las Corporaciones locales y provinciales. ¿Pero este Inmutable principio ha

sido un hecho real? Rotundamente, no, casi todos los países occidentales se ha

acusado del peligroso sistema de las autorizaciones. Las medidas más importantes

a política económica, con excepción de los resupuestos y planes de

desarrollo, se promulgan por decreto-ley y son infinitos los casos en que

decretos o simples órsnes ministeriales modifican sustancialmente la letra y el

espirita de leyes rotadas en Cortes, sin darle importancia, pé^ pasando a su

inmediata aplicación. Esü nuevo modo de hacer nos lleva a pensai que hemos

atravesado un período de soberanía fiscal administrativa, al menos de hecho.

Situación que podía justificar que los representantes del Poder legislativo

desearan ejercerlo, alguna vez cambiando las disposiciones propuestas poi el

Ejecutivo y, más aún, si los que tienen que defender esta segunda postura no

carecen de especial interés en fortificar sus posiciones. Si éste es el caso,

buena ocasión tienen nuestros procuradores para .redondear la política fiscal

agraria en las disposiciones transitorias o finales del proyecto que se discute,

estableciendo un posible arbitraje a escala nacional entre la Organización

Sindical y el Ministerio di Hacienda para salir del estancamiento en que se

encuentran las cuotas proporcionales de los años 1966, 67 y 68, con aplicación

para futuras y parecidas situaciones abriendo al mismo tiempo la mano en la

constitución de sociedades agrarias regidas hoy por el decreto-ley de 3 de

óctubn de 1966 y orden ministerial del 17 de julio del pasado año, con criterio

excesivamente restrictivo.—Tomás PRIETO DE LA CAL.

 

< Volver