No basta que el sistema tributario sea justo. Es preciso, además que sea suficiente     
 
 ABC.    01/08/1969.  Página: 21,30. Páginas: 3. Párrafos: 27. 

ABC. MARTES 1 DE JULIO DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA.

PAO. 21

«NO BASTA QUE EL SISTEMA TRIBUTARIO SEA JUSTO. ES PRECISO, ADEMAS, QUE SEA

SUFICIENTE»

«Nuestro pueblo debe superar su ´instintiva resistencia frente al tributo»

EL MINISTRO DE HACIENDA SUBRAYO QUE «PRETENDER ALCANZAR METAS

DEMASIADO AMBICIOSAS PUEDE INTRODUCIR UN FACTOR DE PERTURBACIÓN EN EL SISTEMA

PRODUCTIVO»

A las doce menos diez de la mañana tomaba la p´alabra el ministro de Hacienda,

señor Espinosa San Martín, para solicitar de la Cámara el voto favorable para

este proyecto de ley que modifica parcialmente algunos conceptos impositivos.

"Sus finalidades—dijo—son fundamentalmente recaudatorias. Urgía obtener más

recursos para atender a nuevos gastos, y ya que nuestro actual sistema fiscal no

era capaz de producirlos, se hacía necesario retocarlo. No pretendimos, en

ningún momento, abordar una nueva reforma tributaria, si bien, por razones de

economía procesal legislativa, se aprovechó la ocasión para rectificar algunas

disposiciones vigentes, porque la experiencia transcurrida desde que se

promulgaron lo hacía así aconsejable."

Refiriéndose luego a la cuota proporcional de la Contribución Rústica, afirmó

Que "no había producido el fruto esperado, y de hecho su aplicación se había

convertido en un semillero de discordias entre la Administración y los

agricultores". "No se pretendía un aumento de la presión fiscal sobre nuestra

agricultura, ni mucho menos adoptar medidas que pudieran perturbar el-proceso de

desarrollo de las explotaciones agrarias. Por el contrario, el campo constituye

atención preferente del Gobierno y de ello estamos dando continuas pruebas."

Elogió las modificaciones introducidas por la Comisión, afirmando que

"asegurarán un funcionamiento más perfecto de este impuesto y evitarán los

considerables retrasos que hoy se vienen produciendo en el pago de las cuotas".

Continuó el ministro con un análisis pormenorizado de las modificaciones más

sobresalientes introducidas en el proyecto y afirmó que con ellas se han

reforzado "los medios legales de que dispone la Administración para luchar

contra el fraude".

"Cuando el fraude fiscal puede ser privilegio de unos poco s—añadió—; cuando se

aprovechan más del fraude quienes han resultado también más favorecidos en la

distribución de rentas y riquezas; cuando las llamadas a la solidaridad social y

a la moral individual no resultan suficientes, nuestro deber primordial es

reforzar el marco legal nue permita eliminar este cáncer que afecta a nuestra

estabilidad económica, al funcionamiento de los servicios núblicns, a la

financiación de nuestro desarrollo y, sobre todo, a la justicia."

GASTO PUBLICO Y SISTEMA FISCAL

Afirmó más adelante que para situar el alcance de este Proyecto en sus justos

límites hay que conectarlo con la "problemática de un gasto público creciente".

.

"Nuestro pueblo quiere—y es justo que lo quiera—más escuelas, institutos y

universidades; mejores carreteras, nuevos abastecimientos de agua, una extensa

red sanitaria, muchas más viviendas y, en general, un mayor número de bienes y

servicios comunitarios, y para ello una Administración eficiente y bien dotada.

La contrapartida es inevitable. Si queremos proporcionar a nuestras tientes unos

servicios dianos de nuestro tiempo, debemos sufraaar su precio. No nos pidáis

milagros. En esta tierra cada fruto tiene su coste. No hay otra alternativa

posible: a más, mejores íi más costosos servicios, más impuestos."

Subrayó luego que es común a todos el sistema fiscal, "este anarato. ciertamente

incómodo, pero imprescindible, que hace posible el goce de todos los servicios

públicos". Apeló a todos para fortificar, en la intimidad de cada conciencia, lo

que hay de deber colectivo y de expresión de solidaridad en el pago del

impuesto. "Nuestro pueblo—afirmó—debe superar su instintiva resistencia frente

al tributo." Apeló a los maestros, para que en su labor diaria asienten en la

conciencia infantil el sentido del deber fiscal; a los intelectuales y a los

moralistas y a todos los procuradores en Cortes, para .subrayar el valor de las

leyes fiscales como fórmula de convivencia.

REFLEXIONES SOBRE EL SISTEMA FISCAL

El ministro de Hacienda se extendió luego en una serie de atinadas reflexiones

sobre el sistema fiscal, sometiéndolo a un ponderado examen para medir su

eficacia como instrumento al servicio de los objetivos generales. Expresó su

preocupación respecto a los grandes interrogantes que permanecen abiertos en

torno al tema de la justicia fiscal: ¿es que hay ya formada una conciencia

colectiva que valore debidamente toda la importancia social que tiene el

fortalecimiento del .Impuesto general sobre la renta en nuestro sistema? ¿Se dan

cuenta quienes incumplen sus deberes fiscales, manteniendo un clima de fraude,

del grave atentado que esto significa al principio de la justa distribución de

las cargas fiscales y del perjuicio que con ello causan a.los demás?

En la última parte de su exposición, el señor Espinosa San Martín hizo, entre

otras, las siguientes afirmaciones: "No basta que el sistema tributarlo sea

justo. Es preciso, además, que sea suficiente." No hay que olvidar que el gasto

publico, que ha constituido uno de los factores más dinámicos de nuestra

economía, previsiblemente seguirá creciendo, pese a los constantes esfuerzos de

contención del Ministerio de Hacienda.

"Los ingresos deben cubrir los gastos, pero ello no quiere decir que admitamos

una -expansión incontrolada del gasto público, dando por supuesto que se

obtendrán los ingresos precisos. Los recursos son siempre limitados y ello

obliga a escoger y a renunciar..." "En el sistema español hay una serie de

factortes que, con indenendencia, del fraude, erosionan su suficiencia; me

refiero, entre otros, al crecido número de exenciones y bonificaciones

fiscales." "El importe aproximado de las exenciones rebasa ampliamente los

100.000 millones de pesetas • anuales. Esta realidad debe hacernos reflexionar."

Aseguró que se están mejorando las técnicas de comprobación y valoración de

bases fiscales y a esta preocupación responde la tendencia a someter a

estimación directa un número cada vez mayor de contribuyentes. "Puedo deciros,

ya que al excluir a ciertos sectores y actividades del régimen de estimación

objetiva se han producido importantes incrementos recaudatorios, en algunos

casos realmente espectaculares."

"Sólo se Justifica la disminución de la carga fiscal—dijo luego—cuando de ella

se derivan notorios y evidentes beneficios para toda la comunidad." "Hay que

tratar de evitar a toda costa que los incentivos fiscales sirvan sólo para

alentar empresas que no sean verdaderamente rentables y que subsisten únicamente

merced al oxígeno fiscal."

Tras Interesantes alusiones a la contribución de la Hacienda Pública a la

formación de capital del país, al esfuerzo inversor del Presupuesto y a la

actuación de la política fiscal Junto con la monetaria, sobre la coyuntura, el

ministro manifestó: "No nos podemos conformar con seguir atentamente la

evolución de nuestra, cambiante realidad, sino que es preciso prepararla,

anticiparnos a ella, condicionarla desde ahora." Con este fin —anunció— he

encargado al Instituto de Estudios Fiscales la preparación de un informe

completo sobre la realidad del sistema fiscal español y sus perspectivas de

futuro. No se trata de elaborar—añadió—un proyecto de reforma fiscal. No nos

mueve un afán reformista, pero tampoco podemos considerar intocables unas

leyes que, en sí mismas, contienen y declaran el principio de su evolución. El

informe no será una exposición dogmática ni contendrá un recetario de

propuestas legislativas. Lo que pretende ante -todo es crear un estado de

opinión, debidamente sensibilizado, que prepare el camino hacia posibles

modificaciones: será una reflexión en voz alta sobre el futuro de nuestro

sistema fiscal. Espero que el informe sirva de catalizador de ideas,

opiniones y juicios, que laten en todos los sectores de la sociedad española."

Terminó el señor Espinosa San Martin recordando que "la capacidad de

financiación de cualquier sistema .tributario es forzosamente limitada, y que

pretender alcanzar metas demasiado ambiciosas puede suponer introducir un factor

de perturbación en el sistema productivo", y finalizó sus palabras solicitando

la aprobación del proyecto de ley que había servido de base a su intervención.

VOTACIÓN NOMINAL DURANTE CUARENTA MINUTOS

Al acallarse los aplausos que acogieron el discurso del ministro de Hacienda, el

presidente de la Cámara manifestó que se había recibido un escrito firmado por

más de veinticinco procuradores, el primero de ellos el señor Vilalta Caralt,

solicitando que el proyecto de ley en cuestión fuera votado nominalmente. El

señor Iturmendi declaró procedente la petición, pidió a todos los procuradores

que ocuparan sus respectivos escaños y que no abandonaran el salón de sesiones

durante la votación, y con tal fin pidió que se cerraran todas las puertas.

Nombrados, uno por uno, por el secretario, don Tomas Romajaro, todos los

procuradores, fueron emitiendo su voto a lo largo de cuarenta minutos, con el

siguiente resultado final: 352 votos favorables, 53 votos adversos y una

abstención. Durante la votación, que resultó fatigosa, se produjeron murmullos

significativos en algunos momentos. También hubo una leve exteriorización de

protesta contra quienes solicitaron la votación nominal. Votaron en primer lugar

los ministros, todos con voto favorable; luego lo hicieron los presidentes de

las distintas Comisiones, y, en último lugar, después de la totalidad de la

Cámara, los miembros de la Mesa.

Al anunciarse, tras cuarenta minutos de votación, que el proyecto había quedado

aprobado se reprodujeron los aplausos.

OTROS PROYECTOS APROBADOS

A la una de la tarde se Iniciaba la última parte de la sesión. La mayoría de los

procuradores abandonaron el hemiciclo al finalizar la votación. El señor Lamata

Oorostizaga, en nombre de la Comisión de Gobernación, defendió el dictamen sobre

el proyecto de ley de reestructuración de los cuerpos sanitarios locales. Toda

su exposición fue un encendido elogio para estos facultativos "que, en silencio,

dan constante lección y ejemplo de abnegación rayana, a veces, en el. heroísmo".

Explicó la situación en que se encontraban y las finalidades de este proyecto de

ley, sus características técnicas y la necesidad de la reordenación y reforma de

la Sanidad local. Dijo también que esta ley, que ahora se presenta a las Cortes,

viene a añadir nuevos horizontes y mejores Cauces para el desarrollo de las

profesiones sanitarias.

Su Intervención fue largamente aplaudida, y la ley quedó aprobada con un solo

voto en contra.

Don Pedro Pigar Alvarez defendió. lúego el dictamen sobre el proyecto de ley del

régimen jurídico de los alumbramientos de aguas, subterráneas en la isla de

Mallorca, que fue aprobado por unanimidad.

Finalmente, también por unanimidad, quedó aprobado el proyecto de ley de

ordenación marisquera, cuyo dictamen defendió brillantemente el ponente don

Agustín Barcena Reus.

El presidente de las Cortes dedicó a continuación sentidos recuerdos

necrológicos a los procuradores fallecidos, don Ángel Goicoechea Reclusa y don

José Castan Tóbeñas, y se hizo constar en acta el sentimiento de la Cámara por

su pérdida.

Finalmente, previa lectura de los correspondientes dictámenes por los

secretarios señores Dávila y Zamanillo, quedaron aprobados otros dos proyectos

de ley: uno, sobre enajenación de una finca de 19.644,83 metros cuadrados de

superficie, sita en Madrid, calle del Marqués de Mondéjar. números 16 y 18, y

otro, sobre incorporación de los funcionarios de las Corporaciones locales de la

Guinea Ecuatorial a la Administración local española; ambos por, unanimidad.

A las dos y treinta y cinco minutos de la tarde, el presidente declaró

finalizada la sesión.

 

< Volver