Gómez Picazo, ponente. 
 "Una ley fundamentalmente recaudatoria"     
 
 Madrid.    30/06/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

GÓMEZ PICAZO, PONENTE: «Una ley fundamentalmente recaudatoria

Intervino en primer lugar el procurador don Antonio Gomes Picaso, que defendió

el nuevo proyecto de ley, que —dijo—había tenido 227 escritos presentados dentro

del plazo, comprendiendo 1.227 enmiendas; 120 días de trabajo de la Ponencia,

con un total de 2.000 horas de trabajo por cada ponente, trabajo que se condensó

en un informe de 75.000 palabras, y 15 sesiones de 5 agotadoras horas cada una,

que duró la Comisión con más de 600 intervenciones.

El proyecto consta de una exposición de motivos, trece artículos, cuatro

disposiciones finales y dos transitorias. El señor Gomes Picazo hizo una amplia

exposición de sus peculiaridades y se refino asimismo al capítulo referente a

las medidas de responsabilidad y sanciones tributarias. Dijo que la ley

"extiende, con carácter subsidiario, la responsabilidad por determinados hechos,

a los administradores de las personas jurídicas, y aumenta la gravedad de la

sanción por omisiones en la declaración exigible por el Impuesto General sobre

la Renta, siempre que tanto en un caso como en otro, medie mala fe o negligencia

grave.

Mención especial, aunque muy breve—añadió—, queremos hacer de la particular

calificación de una infracción simple que ya venía recogida y sancionada por el

artículo 83 de la Ley General Tributaria: "El incumplimiento de las obligaciones

de índole contable y registrar´. Por afectar a la base misma de la relación

tributaria, por el entorpecimiento que supone de la acción comprobadora e

investigadora, y por sus desmoralizantes consecuencias, el proyecto quiere

destacar esta infracción, que por el hecho de ser "simple" no quiere decir que

sea "leve". Puede ser. grave, y hasta muy grave. Por eso se propone sancionarla

con multas comprendidas entre 500 y 250.000 pesetas, dejando a salvo como es

natural, todas las garantías que el ciudadano merece.

Terminó señalando que se trata de una ley fundamentalmente recaudatoria que

pretende recaudar, pero no a cualquier precio. Se ha pulsado escrupulosamente la

realidad—dijo—y se ha tenido en cuenta. No es una ley reformadora, pero es ley

de su tiempo de su momento. No innova, pero se muestra sensible al porvenir.

 

< Volver