Política de Hacienda     
 
    Páginas: 1. Párrafos: 5. 

EL Ministerio de Hacienda acaba de publicar un informe en el que se hace un

balance de los rasgos más significativos de su gestión durante los tres últimos

años. Al analizar la coyuntura económica a finales de 1972, concluye que na sido

un año de gran crecimiento de la actividad económica, caracterizado por el

dinámico comportamiento de las inversiones, el mantenimiento de altas tasas de

crecimiento de la exportación y un presupuesto que ha favorecido en gran medida

este proceso expansivo. En efecto, a lo largo de los últimos doce meses, la

economía española ha experimentado una mejoría espectacular. Be puede afirmar,

sin reservas, que la reactivación económica ha sido general y que se ha

producido dentro de un entorno económico mucho mas positivo que en el año

precedente, en que la inflación fue acompañada de una desaceleración

prácticamente general.

El Informe del Ministerio de Hacienda que sirve de motivo a este editorial viene

a evidenciar la parte considerable de participación que cabe al Ministerio en

esa evolución favofable que señalamos. Las medidas adoptadas por el ministro

Monreal Luque a lo largo de las. últimas etapas de la economía española se han

revelado no sólo coherentes y eficaces, sino esenciales en el conjunto de la

política económica española. Se suele citar la evolución espectacular de

nuestras reservas, pero no hay que olvidar que otros campos de la competencia

del Ministerio, tales como la liquidez del sistema, la política crediticia y,

desde luego, el presupuesto, han sido piezas esenciales de una política

económica que permite ofrecer hoy perspectivas francamente esperanzadoras. La

línea de actuación del Ministerio ha sabido sustraerse a los bruscos altibajos e

Infundir confianza entre los empresarios. Estos saben que pueden esperar del

señor Monreal Luque una actitud cara al. año recién comenzado tendente a

contener la Inflación dentro de ciertos limites, pero evitando contracciones y

frenazos por medio de los instrumentos que maneja el Ministerio.

Al comienzo del año, una serie de factores favorecían un periodo de clara

expansión, entre ellos, ta extraordinaria situación de liquidez del sistema

bancario, un considerable nivel de reservas y un sector exterior sensiblemente

holgado Estos tactores se hallan présenles, aun más acrecentados al comienzo de

este año. por lo que es previsible que la economía española siga desarrollándose

a un alto ritmo, alejado ya ei temor a las restricciones que han caracterizado

la política económica del decenio anterior dado el nivel de reservas alcanzado

en el presente ejercicio: cerca de 5.000 millones de dólares.

La firmeza de nuestro sector exterior permite contemplar con cierto optimismo el

ciclo de crecimiento sostenido ante el que nos encontramos. Ahora bien, debemos

considerar que para alcanzar un crecimiento sostenido dentro de una economía

estable se debe contar con ura política fiscal efectiva, pues se deja caer todo

el peso del ajuste anticíclico sobre medidas monetarias y crediticias.

Reconocida la necesidad de una amplía y profunda reforma fiscal, la política

fiscal seguida por el Ministerio en los últimos meses y la prevista para el año

entrante se concentra en una serie de medidas tendentes a conseguir que la

economía del Estado acompañe en su recorrido a la acción de la iniciativa

privada, secundando el proceso de expansión firmemente avalado por las

posibilidades actuales. Por tanto, cabe descartar que en él presente ejercicio

económico se haga uso de una nueva política de «stop» con medidas restrictivas.

Los empresarios no tienen por qué temer nuevos frenazos, ya que. dado el sólido

desahogo de la balanza de .jagos, se ha abierto un nuevo proceso de apertura

comercial que moderará las peligrosas tendencias inflacionistas sin hipotecar el

desarrollo, tan necesario oara alcanzar el nivel de los restantes países de

Europa con los que aspiramos a integrarnos.

 

< Volver