La peseta y la crisis monetaria     
 
   11/02/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

La peseta y la crisis monetaria

De "Arriba"!

"La situación económica española, impulsada con íuerza hacia la expansión, ´con

un apreciadle superávit en la balanza de pagos y con una reser:va de divisas que

supera loa cinco mil • millones de dólares, se encuentra en magnificas

condiciones para soportar sin quebrantos la agudización que en estog días

contemplamos de la ya crónica crisis monetaria internacional.

Como es sabido, la citada agudización obedece a la llegada a los países

occidentales de enormes sumas de dólares procedentes de Kstados Unidos, la»

cuales han vuelto a crear graves tensiones, obligando a.la mayoría de las

naciones a adoptar medidas" que Impidan el cambio masivo de sus respectivas

monedas por dólares, con el peligro de verse obligadas « modificar, hacia el

alza, sus paridades exteriores.

A pesar de su ya Indicada s6-Hda posición, España ha adoptado también sus

medidas precautorias, y la principal de ellas ha consistido en la orden del

Ministerio de Hacienda que dispone que se depositen en el Banco de España, sin

libertad de inmediata disposición y sin devengar interés alguno, todos los

incrementos que produzcan en las cuentas o depósitos de ´pesetas convertibles

que existen en la Banca privada, asi como en las Cajas de Ahorro Confederadas,

Caja Postal de Ahorros y Confederación Española de Cajas de Ahorros.

Claro es que dichas pesetas no pierden su .convertibilidad, pu di ando, por

consiguiente, cambiarse por cualquier moneda. Lo que ocurre es que, como loa

incrementos a que nos venimos refiriendo quedan "congelados" en el Banco de

España, no pueden salir del país hasta que no se derogue la disposición ahora

dictada y que, como es lógico, tiene carácter transitorio; por lo que

desaparecerá cuando nuestras autoridades económicas consideren que el clima

monetario internacionar no-presenta la peligrosidad que ahora posee.

El hecho de que los extranjeros, o los españoles no residentes en territorio

nacional, que es a quienes afecta la norma ahora establecida, no puedan disponer

de los capitales que traigan a España para llevárselos cuando les convenga ni

perciban por ellos el menor Interés, constituye un factor da disuasión para

cuantos desde.el exterior quisieran adquirir pesetas convertibles y dejarlas

flepositadas en nuestras instituciones financieras.

Parece seguro que España no tendrá que adoptar soluciones tan drásticas como las

que han tomado otros países (fluctuación de la moneda, cambio doble de la misma,

etc;), siendo aunciente la medida puesta en vigor para preservar la peseta de

log asaltos de la especulacion,"

 

< Volver