Declaraciones de tres ministros a TVE sobre el decreto-ley de descongelación     
 
 ABC.    09/12/1969.  Página: 41. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

ABC. SÁBADO 6 DE DICIEMBRE DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA. .

DECLARACIONES DE TRES MINISTROS A TV.E. SOBRE EL DECRETO-LEY DE DESCONGELACIÓN

Los ministros de Trabajo, señor De la Puente; de Comercio, señor Fontana,

Codina, y delegado nacional de Sindicatos, señor García Ramal, hicieron anoche

unas importantes declaraciones ante las cámaras de Televisión Española en torno

al decreto-ley que regula los salarios, las rentas no salariales y los precios,

aprobado ayer en el Consejo de Ministros.

Las preguntas sobre tan importante tema fueron formuladas a los ministros por

los directores de la agencia Efe, señor Armesto; de la agencia Pyresa, señor

Camp-many; de la agencia Europa Press, señor Herrero Losada, y de la agencia

Logos, señor González Hernández. He aquí, en síntesis, las declaraciones de los

tres ministros entrevistados:

TRABAJO CONVENIOS.—En materia salarial queda establecido-que, a partir del

primero de enero del próximo año, los salarios podrán ser negociados, de acuerdo

con la ley de Convenios Colectivos. Este es el principio base de partida y esta

libertad de contratación supone la supresión del tope del 5,9.

LÍMITES.—Se establecen unas normas cautelares para evitar repercusiones graves

en alzas de precios que perturben el sistema y acaben, anulando las ventajas

salariales conseguidas. El Gobierno, a través de su Comisión delegada de Asuntos

Económicos, tiene que intervenir cuando las condiciones pactadas incrementen los

costes y, por tanto, los precios; o bien cuando los incrementos salariales sean

de una cuantía que por la vía de un incremento excesivo de demanda en relación

con las posibilidades del sistema puedan también alterarse excesivamente los

precios y generar inflación. Concretamente, cuando los incrementos salariales

excedan del 6,5 por 100, si el convenio es de un año, o del 8 por 100, si es de

dos años o más, el Gobierno tiene que ver y analizar el convenio para aprobarlo

o, en caso, sugerir la modificación del convenio de acuerdo con el interés

general. El porcentaje es mayor en los convenios de dos años o más y en ellos se

podrán introducir cláusulas de actualización salarial, de acuerdo con los

índices del coste de la vida. Interesa fomentar los convenios de mayor duración.

RENTAS.—En materia de rentas no salariales, el decreto-ley autoriza al Gobierno

para que, de acuerdo con las directrices del Plan de Desarrollo, vaya

modificando las limitaciones actuales, que se mantendrán, sin embargo, hasta que

sean concretamente corregidas. Se prevé que, a partir del 1 de enero, se vayan

gradualmente suprimiente las limitaciones establecidas por el anterior decreto-

ley en los arrendamientos rústicos y urbanos, lo cual no quiere decir ni mucho

menos que desaparezca la actual protección a los arrendatarios.

PRECIOS.—Respecto a los precios, a la vista de la presente situación, no ha

parecido conveniente la instauración de un sistema de plena libertad. Se

sustituye la situación de "bloqueo" por otra de ordenación y control. Se va a

proceder a una clasificación de precios, según el régimen de ordenación

establecido por el Ministerio de Comercio, que discrimina distintos grados de

intervención, según que los precios tengan mayor o menor influencia en el coste

>Je la vida.

SALARIO MÍNIMO.—La revisión del salario mínimo Interprofesional está prevista en

la ley que se haga con efecto de 1 de abril de 1970. Antes de esa fecha el

Gobierno hará la revisión adecuada, que tiene una serle de Implicaciones que se

refieren a la cotización de la Seguridad Social, a la posible repercusión en

escalas, etcétera. Ya estamos estudiando el tema. Antes de esa fecha prevista en

la ley el Gobierno tomará las decisiones adecuadas en orden a esta revisión.

COMERCIO CONTROL DE PRECIOS.—Sabemos por experiencia que toda elevación salarial

se ve aumentada inmediatamente por una correlativa subida de precios que puede

frustrar los propósitos del Gobierno de mejorar, al ritmo más rápido compatible

con el equilibrio general, el nivel de vida de nuestro pueblo. De ahí la

necesidad ineludible para defender a los perceptores de rentas más modestas de

que las medidas sobre salarios se condicionen y se vinculen recíprocamente con

otras medidas sobre precios, que aseguren una auténtica elevación de la

capacidad adquisitiva de los trabajadores y no una mera subida monetaria de nulo

y contraproducente efecto para todos.

SELECTIVIDAD.—La nueva política de control de precios está inspirada en el

principio de la selectividad para mantener la estabilidad de los precios de los

artículos consumidos por los trabajadores, mientras se admite que los de los

restantes bienes y servicios evolucionen razonablemente al ritmo marcado por las

tendencias características de una economía de mercado.

De esta forma se compagina la realidad, en términos de capacidad adquisitiva, de

las elevaciones salariales con una disminución de la intervención del Estado en

los mecanismos de una economía de libre empresa que, sin duda, redundará en un

mayor dinamismo de nuestro sistema económico.

OFERTA-DEMANDA.—El Ministerio de Comercio, a fin de facilitar la labor del

Gobierno de mantener la estabilidad de los precios de los bienes y servicios de

consumo popular, intervendrá activamente por el lado de la oferta, asegurando un

fluida suministro de los mencionados artículos Interesa subrayar que el

Gobierno, con la orden del Ministerio de Comercio de 24 de octubre de 1966, por

la amplia gama de regímenes de ordenación de precios en ella contemplados,

dispone de un instrumento idóneo que permitirá una perfecta graduación de la

intervención del Estado en el control de los precios de bienes y servicios,

según el diverso significado social de su consumo.

El Ministerio de Comercio- vigilará con el mayor celo y atención la estabilidad

de los precios de los artículos de consumo popular, a fin de salvaguardar la

realidad de las elevaciones salariales aprobadas por

el Gobierno

SINDICATOS NEGOCIACIÓN COLECTIVA.—El nuevo decreto-ley supone la eliminación de

los topes de negociación salarial en la forma en que había sido solicitado por

los Consejos de Empresarios y Trabajadores y por las Secciones Sociales y

Económicas de loa Sindicatos. En tal sentido representa una importante

contribución a la normalización de la negociación sindical colectiva. En lo

sustancial se restablece en su plenitud la ley de convenios sindicales

colectivos, que asimismo sometía a la aprobación de la Comisión Delegada del

Gobierno para Asuntos Económicos determinados convenios.

CAUTELAS.—Resulta" indispensable hacer compatible la libertad en la,

negociación-salarial, que es una exigencia de la economía libre y de la

planificación indicativa, con el establecimiento de ciertas cautelas, para

asegurarse de que las percepciones directas no introduzcan perturbaciones en el

sistema.

ESFUERZO.—Hemos de reconocer el esfuerzo que a lo largo de este año, pese al

tope del 5,9, han venido realizando los miembros de las Comisiones negociadoras!

tropezando en ocasiones con la incomprensión de aquellos por cuya suerte

luchaban con el mayor rigor y sin asustarse de las dificultades.

Confío que la mayor flexibilidad introducida por el decreto-ley que comentamos

podrá permitir que, a lo largo del próximo año, los miembros de las Comisiones

negociadoras, a los que pedímos el máximo sentido de responsabilidad, podrán

desenvolver en mejores condiciones su labor.

SERVICIO.—Hay algo que deseo afirmar rotundamente, incluso con énfasis: los

deseos y aspiraciones de los empresarios y de los trabajadores no sólo han sido

tenidos en cuenta, sino que han determinado el estudio y aprobación del decreto-

ley en Consejo de Ministros. Ahora y siempre la Organización Sindical continúa

siendo Intérprete de las aspiraciones de los hombre? del trabajo, y el día en

que así no sucedise el sindicalismo dejaría de ser fiel a los fines para los

cuales ha sido creado.

Nuestro sindicalismo está al servicio d> los españoles, y jamás desfallecerá en

es tos ideales. La clave de nuestro éxito radica en hacer coincidir las

previsiones de Gobierno en torno al bien común, con > ansia de mejora y

participación de lo hombres que integran el sindicalismo. E esa tarea

constituyen objetivos inmediata para mí: No apagar ninguna voz positiv: no hacer

dormir ningún papel sobre i mesa, que denuncie una injusticia; hace coincidir

los intereses de los trabajado! con los intereses de los empresarios. Primero en

la empresa y luego en la nación; de cir la verdad al Gobierno de lo que os en

los Sindicatos y no prometer a los Sindicatos aquello que no se puede obténer y

estimular toda acción que lleve a la prosperidad v a la paz.

 

< Volver