Descongelación condicionada. 
 Las alzas salariales subordinadas al incremento de la productividad y a la situación general de la economía  :   
 Las medidas del Gobierno pretenden un tratamiento global y no separado de los salarios, rentas y precios. El "Boletín Oficial del Estado" publica el Decreto-ley por el que se restablece la negociación colectiva. 
 ABC.    11/12/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

DESCONGELACIÓN CONDICIONADA

LAS ALZAS SALARIALES, SUBORDINADAS AL INCREMENTO DE LA PRODUCTIVIDAD Y A LA

SITUACIÓN GENERAL DE LA ECONOMÍA

Las medidas del Gobierno pretenden «un tratamiento global y no separado de los

salarios, rentas y precios»

EL «BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO» PUBLICA EL DECRETO-LEY POR EL QUE SE RESTABLECE

LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA

A partir del uno de enero de 1970, las retribuciones salariales superiores a las

mínimas legalmente exigibles podrán ser objeto de negociación, conforme a la"

Ley _de Convenios Colectivos Sindicales previo informe preceptivo de la

Organización Sindical, según se establece en un decreto ley de la Jefatura del

Estado, publicado ayer en el "Boletín Oficial", aprobado, como se sabe, en el

último Consejo de Ministros.

Para la fijación de las retribuciones de los convenios, habrán de tenerse en

cuenta los criterios siguientes: el incremento de la productividad, las

peculiaridades de los distintos ámbitos de aplicación, la situación general de

la economía, el mayor crecimiento proporcional de los salarios más bajos y la

duración del convenio.

LOS CONVENIOS APROBADOS

Los convenios colectivos sindicales deberán ser aprobados por la autoridad

laboral correspondiente y se requerirá la conformidad de la Comisión Delegada

del Gobierno para Asuntos Económicos cuando contengan alguna cláusula de

repercusión positiva en los precios y cuando el incremento de los salarios

supongan repercusiones económicas superiores al 8 por 100 de los convenios

pactados por dos o más años y del 6,5 por 100 en los pactados por un año.

En los convenios de dos o más años de duración se podrán prever las

actualizaciones oportunas de acuerdo con las variaciones del índice del coste de

la vida en el conjunto nacional. Las partes contratantes podrán, además, acordar

otras fórmulas de percepción o participación diferidas. Cuando los incrementos

salariales pactados en el convenio no pudieran ser autorizados sin grave riesgo

para el mantenimiento de los precios a juicio de la Comisión Delegada, ésta

devolverá el convenio a la Organización Sindical, a fin de que pueda convenirse

el destino gue haya de darse a los incrementos señalados por dicha Comisión,

Estos acuerdos de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos

serán adoptados previo .informe de la Subcomisión de Salarios que se constituirá

en el seno de la Comisión de Renías y Precios. –

ARRENDAMIENTOS RUS-TICOS Y URBANOS

A partir de la misma fecha del 1 de enero, d Gobierno acordar! la .progresiva

desaparición de las limitaciones para loa. arrendamiento» rústicos y urbanos;

por lo que respecta a las demás rentas no salariales continuarán las

limitaciones establecidas, sin perjuicio de que el Gobierno pueda adoptar

medidas tendentes a su desaparición o reducción.

.Asimismo se procederá a la_ clasificación de los precios de bienes y servicios,

para lo cual se recabará el informe de la. Subcomisión correspondiente de la

Comisión de Rentas y Precios. Tara mantener la estabilidad en el coste de la

vida y subvencionar los artículos alimenticios de primera necesidad importados,

el Gobierno habilitará los créditos precisos.

En la disposición adicional del decreto ley se autoriza al Gobierno para

reestructurar la actual Comisión de Rentas y Precios, modificando en lo

necesario su actual composición y funciones.

Salarios, precios y equilibrio económico

En medios autorizados del Ministerio de Trabajo se ha manifestado, entre otras

cosas, lo siguiente :

"Con sentido realista, el Gobierno ha dado a conocer las medidas de

descongelación tan reiteradamente solicitadas desde todos los ir entes de la

sociedad, muy en especial desde los medios sindicales, empresarios y

trabajadores, que consideran poco acordes con el actual momento económico y

social las anteriores restricciones en tttateria de salarios, sobre todo en lo

que afecta a la contratación colectiva.

Como ha señalado el ministro de Trabajo ante las cámaras de TV, E., no era

posible que los sacrificios implícitos en él ´mantenimiento de la estabilidad—

fundamental apoyo de los decretos-leyes de 27 de noviembre de 1967, sobre nueva

paridad de la peseta, y de 16 de agosto de 1968 para mantener el tope del 5,9 en

las alzas salariales—sean soportados predominantemente por los sectores obreros.

Por eüo, el nuevo decreto-ley aprobado por el Gobierno, ante-todo, ha querido

corregir esta situación no fijando ningún tope en las elevaciones de salario que

se establezcan en los convenios colectivos sindicales y estableciendo un

principio de mayor liberalización y flexibilidad para las partes negociadoras.

Sin embargo, es lo cierto que el desencadenamiento de un proceso inflacionista

recae siempre con mayor dureza en los perceptores de rentas fijas, y, sobre

todo, en los asalariados. Subordinar la estabilidad del sistema a una demagógica

interpretación de la justicia social que impulse alocadamente el crecimiento de

las rentas de trabajo supondría, precisamente, toda lo contrario de lo que se

pretende. Lo que .importa es asegurar por encima de todo que la capacidad

adquisitiva de los salarios se mantenga en continua progresión y que la

estabilidad del sistema permita una plena realización d.e . la política de

rentas, más efectiva.

Por ello, junto a la progresiva liberalizaciónn y flexibilidad que anuncia, el

decreto-ley, el Gobierno quiere- asegurar que tal libertad no deteriora los

supuestos mismos del creciente económico.

Se trata, en definitiva, de intentar un tratamiento global y no separado de los

salarios, rentas y precios. Y que el coste de la vida, manteniéndose dentro de

los límites previstos por el Plan de Desarrollo, permita que el crecimiento de

los precios sea inferior al de los salarios." Únicamente así, las medidas

descotigeladeras darán el fruto deseado y asegurarán, sobre todo en los

receptores- de rentas más bajas, una estabilidad que o todos interesa. La

llamada e la responsabilidad y "el reto a la imaginación" de empresarios y

trabajadores, pueden ser la mejor garantía de su efectividad."

 

< Volver